headerphoto

Torrente de Alegría. Por Eugenio Espinosa

"TORRENTE DE ALEGRÍA
Si siempre es alegre regresar al hogar después de haber estado fuera, pero para vosotros que hace más de treinta años tuvisteis que marcharos de Benalup ¿qué alegría os embarga ahora que nuestra ciudad se hermana con la valenciana de Torrente?

Me dirijo a todos pero en especial a quienes desde entonces no habéis venido por aquí y haré de improvisado guía.


Cuando lleguéis al cruce vuestro corazón latirá con fuerza pero al mismo tiempo os asaltará una pregunta ¿es este mi Benalup o me lo han cambiado?


A la derecha veréis la barriada de Santo Domingo que ocupa lo que se conocía como la Loma de la Grulla. De lo antiguo solo queda el terreno, los pinos y los eucaliptos.


Hoy contamos con un magnífico instituto, con el colegio "Padre Muriel", la piscina municipal, los depósitos de agua y modernos parques y viviendas.


Más allá, de la avenida de Andalucía y la barriada del Tajo, que en aquellos tiempos era una doble hilera de chozas que gracias a la laboriosidad de los benalupenses han sido sustituidas por bonitas casas unifamiliares.


Al otro lado queda Paternilla, donde se ubica el campo de deporte que este año ha vivido la efeméride del ascenso del Club Deportivo Benalup a la primera regional preferente.


Seguimos la cuesta de entrada y aquí la cosa es más espectacular: en lo que era el Cerro de Cordones hay hermosas avenidas, solares para vivienda, una pequeña capilla a la Virgen que recuerda un acontecimiento reciente, la guardería infantil, etc. Es lo que será el centro moderno de Benalup. Al otro lado de la carretera se encuentra el nuevo ayuntamiento con jardines y zonas verdes que sustituyen a las canteras.


En el Cercado del Cura hay una bonita barriada con la casa de la cultura y la biblioteca y otro colegio público que lleva el nombre de "Tajo de las figuras" en alusión a la riqueza prehistórica de la zona.


Este año la feria tiene un aspecto especial y emotivo por el hermanamiento de nuestro pueblo con Torrente. Bienvenidos a casa"
El 24 de julio de 1994




Con motivo del hermanamiento de Benalup con el pueblo levantino de Torrent que se realizó durante las fiestas de Benalup el 23 de julio de 1994, Eugenio Espinosa, el maestro jubilado que había pronunciado el primer pregón de la independencia, escribe en la sección Tribuna Libre del Diario de Cádiz, este artículo. Eugenio, gran escritor de artículos y que se proliferaba en esta labor jugando con muchos artificios literarios, lo hace en este caso guiado por el título. En el no sólo podemos entender que va sobre el hermanamiento con el pueblo de Torrent (Torrente en castellano) o sobre la alegría que produce recibir a los benalupenses que se fueron a vivir allí en los sesenta, sino sobre todo la satisfacción de que treinta años después de que tuvieran que emigrar tanta cantidad de benalupenses a Torrent el pueblo había cambiado tanto que seguro que dirían "¿es este mi Benalup o me lo han cambiado?".

Maruja Ortiz del Rio,  Angelita Casares y Francisco OrtizSánchez.  El día del hermanamiento de Torrent - Benalup


Para entender en el artículo hay que contextualizarlo después de conseguida la segregación de Medina y en pleno boom económico, político y demográfico que creaba un clima de optimismo y satisfacción del que rezuma el artículo por los cuatro costados. Desde la década de los ochenta a 2007 Benalup-Casas Viejas conoce el mayor periodo de expansión de su historia. Pero para ello tuvo que desaparecer la sociedad antigua, entrar en crisis la agricultura tradicional y los jornaleros agrícolas fueron sustituidos por los albañiles. Esta modernización, este cambio fue posible por el éxodo rural, por la emigración, por la expulsión masiva de la abundante mano de obra...de la que una buena parte se dirigió a Torrent. Es decir, que sin el sacrificio que tuvieron que hacer estos emigrantes al abandonar su tierra, no se entendería el estado en el que se encuentran el pueblo cuando regresan.



Un año más tarde  los benalupenses le devolvieron la visita y el acto se realizó en Torrent el 29 de abril de 1995. La crisis del 2007 no sólo hizo desaparecer el optimismo de Eugenio en este artículo, también los contactos institucionales de los dos pueblos. Una lástima muy grande, porque rescoldo siempre queda, como pudimos comprobar al ser tan bien tratados cuando fuimos a presentar en el 2008 el libro coplas de carnaval de Mintz a Torrent. 

0 comentarios: