headerphoto

Para muestra, basta un botón


Ayer fuimos a visitar los dos museos de Benalup-Casas Viejas, primero el centro de interpretación de la prehistoria de Cádiz y después el Espacio Conmemorativo Casas Viejas 1933. Habían venido de EEUU unos amigos de Carla Mintz. Ellas es profesora de Historia en la universidad de Indiana y está en Barcelona el mes de julio impartiendo un curso en la universidad catalana.


Son amigos de Carla y esta los había convencido para que conocieran Casas Viejas. Así que cogieron un avión y este fin de semana han estado por aquí. La primera sorpresa positiva de la jornada es que el ayuntamiento ha considerado la visita institucional, al tratarse de amigos de Carla y no nos ha cobrado la visita a los dos museos, se agradece y se valora. En segundo lugar la técnica de turismo le presentó la oferta turística de la zona, lo que podían ver este fin de semana. Les ofreció folletos de la ruta de las fuentes, del museo las Cúpulas, del Corredor Verde, de Wakalana Lake y de la ganadería Rehuelga. Esto resultó una novedad para mí y me parece estupendo que se pueda poner en valor la marca de la ruta del toro. La oferta me pareció super atractiva. Si a ello le unimos otros recursos como el propio centro de interpretación, el ECCV, la ruta por los lugares de los sucesos, el patrimonio de Mintz u otros que ahora no se pueden utilizar por estar cerrados al uso público como el legado árabe en torno a la morita, el mundo eremítico en relación al Monasterio del Cuervo, las pinturas rupestres y los dólmenes y un largo etcétera concluiremos que tenemos grandes posibilidades en la industria del presente y del futuro; el turismo, teniendo en cuenta además que cuando se mejoren las comunicaciones B-CV como segunda línea de playa será una realidad. 



En el ECCV uno de los visitantes, que era la primera vez que visitaba el pueblo me comento que se percebía que este pueblo tenía un problema con su pasado. Yo le dije que sí y que aquel espacio era una forma de que cicatricen las viejas heridas. Le dije que otro problema era el territorial, pues la eterna dependencia de Medina se terminó en 1991, pero con un término no natural,  no justo. Después estuvimos en la Alameda donde quedaron gratamente impresionados con el maratón, con la participación y con la implicación del pueblo en este evento deportivo. Único en su planteamiento, desarrollo y dimensión en Andalucía y España. Después de comer se dieron una vuelta por los pueblos vecinos, Arcos, Medina y Vejer. Por la noche tuvimos dificultades para cenar, todos los restaurantes estaban repletos de gente. El maratón es único y espectácular. Tanto para los que lo ven por dentro, como por fuera. Se fueron encantados con el pueblo, ("ahora puede decir que conozco España, Barcelona solo no es España. Hemos disfrutado y aprendido muchísimo"). Como casi todas las despedidas,esta también fue muy emotiva. Nosotros encantados porque les hubiera gustado tanto el pueblo y su historia. Personalmente opino que este un ejemplo aislado, pero que puede servir para la cuestión de fondo o general, que es el atractivo de este pueblo para la gente de fuera, para el turismo.



En la película de Mintz Carnaval de Pueblo cuya introducción aparece al inicio de este post el relojero, Pedro Buendía,  hace al principio la siguiente presentación del pueblo: “Este pueblo se llama Benalup. Tiene 5000 habitantes. Este pueblo es un pueblo aburrido, de poca industria. No hay nada que hacer. Tenemos dos o tres fiestas. Tenemos Santa Ana en Julio, Semana Santa donde hay vigilia y no se come. Después tenemos el carnaval... Un pueblo muy aburrido, muy chico y nada más. No sé que más decirle. Aquí la industria está perdida. Aquí no hay trabajo. Esto está perdido”. Yo creo que casos como el de la familia Mintz, el hotel Utopía que reabre en Agosto, la familia Pascual que ha apostado duro por el Fair Play, el proyecto de Wakana Lake  o el de esta profesora universitaria  americana  de historia demuestra que Pedro el relojero no tenía razón, que este pueblo tiene muchos atractivos.



Pero lo primero que hay que hacer es luchar contra el fatalismo que sigue manteniendo que este pueblo es muy chico y no tiene nada. Tengo un amigo que es profesor de la universidad de Cádiz especializado en turismo. Le pido recomendaciones y me manda el plan turístico que han realizado para el Ayuntamiento de Sanlucar de Barrameda. Uno de los objetivos principales es dar a conocer a la población local los recursos turísticos de la localidad. Ese es uno de los grandes problemas que la gente del pueblo no conoce las potencialidades de su propio pueblo y más en una zona como esta donde los mejores recursos solo los han disfrutado unos pocos y se han encargado de que el resto de la población ni los conozca, ni los valore, ni los defienda. Quien nos iba a decir hace menos de diez años que el mundo de las setas iba a tener el protagonismo que tiene hoy en el pueblo. Conozco un concejal que mantiene que la ruta de la tapa de las setas y el maratón son de las mejores iniciativas que se desarrollan en el pueblo. Yo coincido. Alfonso Pecino, técnico de medio ambiente del Ayuntamiento de los Barrios, elogiaba enormemente el otro día la labor de la asociación micológica y decía que para la gran recolección elegían la finca pública de Murtas, de los Barrios, porque en Benalup pese a su riqueza micológica no se podía hacer.





Lo mismo que la preocupación desaparece cuando se toma la decisión, una vez que se ocupa uno del problema, también para resolverlos hace falta identificarlo. Creo que hay un problema con el conocimiento. Aquí siempre ha interesado que los recursos naturales y culturales solo los conozca una élite privilegiada que egoistamente disfruta en exclusividad. Les pongo un ejemplo. Hasta los años sesenta mucha gente vivía en la sierra y las cabras eran un complemento fundamental para la economía familiar. Además las cabras contribuían al desarrollo sostenible pues impedían la matorralización y dificultaban los incendios. Las cabras eran un ganado que aportaba riqueza y que necesitaba de la intervención del hombre. Eran pastoreadas. Con la llegada de la modernización los venados expulsan a las cabras, estos pastan libremente sin ser pastoreados por el hombre. Además de que esta carga cinegética excesiva perjudica el medio ambiente (todo el mundo coincide que el venado es uno de los factores de la temible seca) y la bunkerización de la sierra. Ahora se ha impuesto la caza del venado a rececho, con lo que los días festivos y fines de semana no se puede andar por la sierra, perjudicando a los recolectores de setas, de espárragos o simples senderistas. Y para mantener estos usos egoistas es necesario que la gente no proteste, no conozca, no sepa, no se movilice... es decir, funcione lo que mi amigo el Santo llama el INFOCA (el instituto de fomento del catetismo).


Pues yo quería escribir que hay gente de Indianapolis que cuando viene a Barcelona a dar clase a la universidad se acerca a Casas Viejas a conocerlo y además lo encuentra muy interesante. Otra muestra más de la enorme deuda que tiene este pueblo con la familia Mintz. Cuentan que el mariscal prusiano Paul Von Hindenburg durante una revisión de la tropa le echó una bronca a un soldado porque le faltaba un botón de la guerrera. A los oficiales les pareció un tanto exagerado, pero el argumentó que los pequeños detalles son los que demuestran las grandes realidades. Terminando su discurso con una frase que luego pasaría a la historia: "Por eso, para muestra, basta un botón". Conocimiento, cultura y desarrollo económico son compatibles con un disfrute equitativo de los recursos que fomente el desarrollo endógeno y sostenible. Para muestra el reciente interés que está volviendo a despertar B-CV. Pero para que salgamos beneficiados todos es necesario que unos pocos no se apropien de lo que es de todos. Ya ha habido demasiado botones que nos deberían haber servido de muestra.


0 comentarios: