headerphoto

Mi amigo Acho. Por José Luis Pérez Ruiz, Santo. 1

Era un verano de mediados de los 60 y tendríamos entre 16 y 18 años. Por mucho que digamos ahora,las tardes de verano de entonces eran tan cálidas y tediosas como las actuales del mes de julio y agosto agravado todo por no haber ni aire acondicionado, ni ventiladores, ni duchas, ni mucho menos, hábito de lavarse diariamente,para refrescarlas. El colmo es que no hubiera... ni Facebook.
La segunda foto está hecha en la puerta del bar Acho. Aparecen Acho, Sebastián López Jordán,  Paco Trechica,  y Peporro.


Eso sí, funcionaba a la perfección el "face to face"  y se formaban ( como precedente de los ciber-cafés) pequeños grupos a la sombra de la marquesina de Andrés Ricardo, la del "Perchín" o la de Ignacio "El "Manco". En esta última coincidíamos  algunas tardes Perico "Berrenchín", Acho, hijo y ayudante de Ignacio, y yo que habíamos conectado previamente para la quedada en la barra entre copa y copa antes de comer. Perico tenía un pequeño taller de reparación de motos (entre la casa de Domingo "El chófer" y el garaje de "Comes",más arriba del Bar de "Polvarea" ) y en ese taller se dedicaba en sus ratos libres a acondicionar una Montesa convirtiéndola en una espectacular máquina de correr que más quisieran para sí Rossi o Márquez y que bautizó con el significativo nombre de "La Loca". 



Los únicos lugares donde refrescarse eran las fuentes del pueblo cosa que hacíamos continuamente bebiendo las deliciosas aguas que manaban de la de Cristobilla,el Lavaero,El Cañuelo, La Calera, la de los Vaqueros,La Calcetilla y sobre todo del Chorro Grande que estaban situadas en lo que era el centro y, prácticamente, el pueblo.También estaban en los alrededores las albercas, pero queríamos emociones y teníamos...una moto !! Entonces, los tres nos montábamos en "La Loca" y allá que íbamos rumbo a la primera playa rural de la provincia :¡¡ El Charco Lázaro !! Al pie del Tajo de las Figuras !! ¡¡Con aguas herrumbrosas y propiedades "curativas"!! ( ...Se rumoreaba que allí se había bañado un cura con sus partes pudendas ad líbitum ) ... Yo no sé "ná", aquí lo han dicho...

La famosa "La loca"


Por aquella época se dejaban ver por el pueblo los "Rivera" : Antonio Rivera padre, Paquirri, Tere y, sobre todo, José y Antonio jr que,desde su Barbate natal, habían adquirido una pequeña finca cerca de la Venta Pareja en el padrón que sube hacia lo que hoy es el Merendero. Finca pequeña, coqueta con una pequeña plaza de toros, huerta, chalet y una piscina que , en realidad, era una alberca al servir para el riego pero no tan rústica como las que existían hasta entonces en el pueblo . A cargo de la finca, ya que ellos venían en contadas ocasiones,dejaron a un joven, moreno con el pelo rizado, procedente de su mismo entorno y de aspecto tosco y desgarbado que, debía ser guapo, porque algunas chicas del pueblo, especialmente las estudiantes del Bachillerato Radiofónico inmediatamente, pasaron a beber los vientos por él , que todos los días al anochecer se subía al pueblo y paseaba por los lugares que paseábamos todos en grupos, la Alameda y la calle San Juan. Su nombre era Manolo y su mote: El Pavero.



Pues bien, una de esas tediosas y cálidas tardes de la marquesina de Ignacio decidimos Acho, Pedro y yo estrenar la flamante piscina a pesar de saber que íbamos a tener bronca segura con Manolo ( que se creía el encargado general de Las Lomas o de Los Ahijones)  y más con nosotros que nos sabía amigos de sus admiradoras estudiantes y querría chulearnos para después contárselo a ellas.  Sin más nos subimos a lomos de "La Loca"y tomamos la carretera de Alcalá hasta la Venta Pareja y subimos hasta la cancela de alambre, desde la que se podía divisar el porche del chalet con la " mala" suerte que allí estaba ese día Manolo sentado con dos Guardias Civiles, uno veterano de toda la vida en Benalup y otro joven recién llegado, que descansaban a la sombra de su ronda diaria de vuelta al Cuartel. Acho, que fue el primero en percatarse de la situación, sin tardar ni un segundo, me dijo : Santo, bájate de la moto y abre la cancela para que pasemos nosotros. Luego entras tú andando. Y así lo hicimos. Entraron ellos en la moto y entablaron conversación con el guarda y los guardias y al ratillo entré yo, como el que no sabe nada, desabrochándome la camisa mientras caminaba  hacia donde estaban los cinco. Manolo, que me tenía especial "cariño", se encendió de furia, sobre todo cuando, después de dar las buenas tardes, sin mediar más palabras, yo me desprendí de la camisa, y el pantalón quedándome en bañador y dirigiéndome a la  parte de atrás donde estaba la piscina mientras Manolo envalentonado por la presencia de los guardias y el "moco" que se iba a tirar con las niñas, empezó a vociferar : ¡¡ En la piscina no se baña nadie que para eso soy yo el guarda de la finca !! - gritando a todo pulmón cada vez más fuerte. Yo me zambullí en el agua-- diciéndole: Vete al carajo, "Pavero". El guardia nuevo preguntó:¿ Quién es ese niñato ? -refiriéndose a mí . 



Automáticamente saltó Acho como un resorte, con su enorme agilidad mental,  con su habitual sorna y desparpajo : Ese es el hijo del Capitán Bascuñana ! El guardia ( al que le faltó decir, tierra trágame )´sólo pudo exclamar : Aaaggg... Mientras, el veterano, que nos conocía por ser bastante amigo de su hijo, dibujaba una sonrisa irónica. 

0 comentarios: