headerphoto

Las tradiciones se rebelan. Los patios de vecinos. 10

Patio Varelo. Finales de los sesenta. Foto Mintz
Uno de los elementos más característicos de la sociedad tradicional eran los patios de vecinos. En Benalup-Casas Viejas había bastantes; los más importantes el de Cantalejo, el de Varelo, la casa de Campo, o el de Arsenio Luna. En la actualidad la mayoría han desaparecido.
Patio Varelo en la actualidad. Foto Manuel Cepero


Dicen Rogelio Ruiz y Luis Gómez en el libro las tradiciones se rebelan: “En Al-Andalus, durante los ocho siglos de invasión musulmana, junto a los castillos y dentro de las murallas, nace un estilo de viviendas. Tanto en la medina árabe como en nuestros cascos históricos, prevalecen aún los admirados patios de vecinos tan inconfundibles e inigualables. Adentrémonos pues en uno de esos peculiares patios: Después de franquear un gran portón, accedemos a la plata baja y a los recintos superiores por sus típicas y variadas escaleras. Hasta un número más o menos de seis familias solían habitarlos. Muchos de ellos disponían de corral interior, dedicado a la cría de gallinas, palomos, conejos… algunos eran tan grandes que poseían árboles frutales y huertos donde sembraban hortalizas… Para uso común, disponían de pozo, retrete, cuarto lavadero, cuadra…

Patio Cantalejos. Foto Manuel Cepero



El patio solía estar adornado con arriates y macetas de flores, colgadas de las paredes, llegándose a formar verdaderos jardines verticales admirados propios y extraños. Todas las primaveras se afanaban en blanquearlos hasta el último rincón, con la acreditada lechada de cal. La mezcla resultante entre el blanco reluciente y el colorido de las flores creaban tal ambiente que rayaba lo mágico… Pero lo más destacable e importante de todo patio de vecino fue el espíritu de hermandad que unía a todos sus moradores; se convivía compartiendo todos los segmentos de la vida cotidiana: penas, alegrías, comidas, fiestas y demás… Toda una alianza capaz de superar tiempo difíciles y de escasez, pues mediante el apoyo solidario de todos, podían solucio9nar la mayoría de los problemas del transcurrir diario de la vida. En caso de necesidad, las vecinas llegaban a ofrecersepara amamantar a un hijo ajeno o como mínimo a darle unos días de pecho a lo que llamaban “hacerle las entrañas”. Para afrontar unidos los ataques externos, fácilmente olvidaban viejas rencillas. 
Patio de Teresa Luna. Foto Manuel Cepero



Los patios de vecinos benalupenses se ubicaban en lo que hoy es el centro histórico. Uno de los más importantes y que todavía sigue activo es el patio Cantalejo. Este era propiedad de José Cantalejo, un concejal asidonense que compró varios inmuebles en Casas Viejas, a principio de siglo XX. Debido a problemas conyugales emigró a América y vendió sus propiedades. Este patio,  con el huerto incluido, los actuales jardines de Murillo, lo hizo a la familia Vela, cuyos herederos siguen siendo propiedad de él. Con respecto a los patios de vecinos benalupenses han escrito en el Facebook de la historia de Benalup-Casas Viejas en imágenes lo siguiente. Maria Marita Barberan:” Recuerdo que en el Patio Cantalejo vivía Juana Mateo, Bernarda Gallardo y los demás no recuerdo me fui de Benalup muy pequeña , Bernarda Gallardo era sobrina de mi abuela ,Maria Gallardo dueña de la venta Pareja
Maribel Barberán: " La mujer de Mario el del camió vivió allí (patio Cantalejo). Su primo Eusebio aún vive en ese patio. Lo recuerdo con grandes macetas con plantas verdes de esas que transmiten frescura ( ¿serían helechos?)"
Teresa Grimaldi Paredes:” PATIO CANTALEJOS. Vivían los hermanos espinitas. Miguel Paulita . Bernarda
Maria Marita Barberan:” Y mi abuelo Juan Pareja tenía unas habitaciones para cuando íbamos al pueblo o las hijas tenían que dar a luz”

Próximo al patio Cantalejo estaba el patio de Varelo. Este fue la sede de la Cruz Roja en 1933. Siempre ha habido una pensión, recalando en ella Mintz a finales de los sesenta. Ese es el origen de la gran amistad que hizo con las familias del Capaor, Marente o Carmen y Pepe el mecánico. 
Teresa Grimaldi Paredes dice en el facebook de las fotos históricas: "PATIO DE VECINOS: el que mejor conozco es el llamado PATIO DE VARELO. Es donde vive Pepa Ruiz Martínez conocida por Pepa la de Marente. Allí vivieron la familia de Marente, Luis Gutierrez (el capao ) , Francisco Sánchez (Varelo) y una familia de ellos conocida por (los agueras) que vendieron su propiedad a Luis y a Marente. Varelo tenía una fonda. Tenía camas y comidas junto con su bar.
Empezando por abajo a la izquierda aparecen  Mercedes Pérez Blanco - maestra nacional posteriormente-,  Ángeles Bedmar (maestra nacional, natural de Granada que ejercía en el pueblo) y Ana María Múñoz. Arriba, siguiendo por la izquierda aparece Leonor Pérez -Blanco, Mercedes Múñoz,  Manuel Sánchez (presidente de la Cruz Roja y maestro nacional), Amparo Alcántara y Paz Pérez-Blanco. La foto es de enero de 1933 en el patio de la pensión de Isabel Luna que actualmente se conoce como Varelo

A través del mismo facebook nos informamos de otros patios. Maribel Barberán: " Otro patio era "La casa Campo", allí vivía y vive Vicenta y Manolín( hijo de Paca la Pescaora), Juana Mari ( "la de la leche" , vendía leche y emigró a Valencia)..... También vivía Mari Pepa ( ahora vive barriada Matadero).
Otro patio es donde vivía Arsenio Luna, al lado de la tienda de Pedro Mateo, justo y vecino del colegio de Doña Mercedes
Antonia Grimaldi su hermano y Manolo Medina Pavón en el patio de la casa campo

Como en otros campo de la sociedad tradicional los patios de vecinos son muy dados para abonar la nostalgia. En el libro sobre las tradiciones de Tarifa se puede leer: "Con la llegada del progreso y del bienestar, los patios van quedando abandonados… Aquellos singulares patios de vecinos, en tiempos de penuria, se caracterizaban por una espiritualidad contagiosa, contrastando con el presunto bienestar actual, que si materialmente es un hecho tangible, no lo es del todo suficiente para satisfacción moral de las generaciones actuales”.Por su parte Susana Tirado (me debes un post) escribe: ” Oooooh las fotos de patios me encantan. Era el centro de reunión de las mujeres. Los hombres en los bares y las mujeres en los patios. En el de mi abuela viví momentos inolvidables. Siempre me encantó y me encanta observar mis mayores”.



A mi parece que no se pueden olvidar las condiciones de hacinamiento y penuria que implicaban estos patios, pero sobre todo que me parece una ocasión ideal para dos cosas. Una resaltar la amistad para toda la vida que proporcionaban los patios a sus vecinos, dos; solicitar la ayuda de todos los lectores de este blog y los dos facebook para conseguir más fotos e información de los patios de vecinos benalupenses.

0 comentarios: