headerphoto

Las matanzas. La preparación de las chacinas. 3

No conozco quien aparece en la foto, ni lugar, ni fecha. Se agradecerá la información....
Veíamos en la anterior entrada que las tareas se dividían por grado de especialización. Pero donde la división se hace más cultural es cuando entran en acción los hombres y las mujeres del grupo.
Los hombres trabajaban al aire libre, las mujeres en las cocinas y los interiores. Los primeros se encargan del sacrificio del cerdo, del descarnado y de todas aquellas tareas que requieran mucha fuerza física. Las mujeres por su parte se encarga de limpiar las tripas y hacer morcillas, chorizos y demás embutidos. Además de todo lo relacionado con la comida y la limpieza.


Aquella fiesta duraba dos días, a veces tres si había muchos cerdos que matar, puesto que en la mañana del primero, era matado el cerdo, por un  "matarife" o "matancero "abierto en canal" y finalmente, era colgado "al sereno" para que quedase seca u oreada la materia prima que al día siguiente iba a ser convertida en fuente de aprovisionamiento para todo el año.



"En la fotografía pueden observarse varios elementos indispensables para llevar a cabo la matanza. El bidón que se observa en la foto, está llenos de agua hirviendo que será usada, una vez muerto el cochino, para pelarlo. La cuerda que se ve que sostiene un palo por el centro, en el que el cochino será amarrado para sacar sus vísceras y dejar que escurra toda su sangre, será la encargada de sostener todo el peso del animal una vez que esté colgado del palo. Para matar al cochino se le pinchaba con un puñal largo en el cuello y se tanteaba por su interior en busca de las venas que riegan el cuello para cortarlas con el puñal. Mientras tanto, una persona con un cubo se sitúa al lado de la persona que mata al animal y acerca el cubo a la herida del cerdo para que la sangre caiga en su interior. La misión de esta persona es mantener el cubo en movimiento haciendo un pequeño balanceo para evitar que la sangre coagule y echándole sal ya que ésta también puede consumirse posteriormente en forma de morcillas. Esta fotografía fue realizada en el año 1970 en la casa de Manuel Sánchez y Antonia Tirado. En la foto aparecen de izquierda a derecha: el “Tano” (el hombre de la gorra), Manuel Sánchez, detrás de él Rafael y el cuñado del “Sherif”, más a la derecha, el “Fogarina”, a continuación Antonio Tirado  y por último, sentado, Manuel Sánchez (el “Sherif”)". Manuel Sánchez García.

"Mari Paz Montiano Vargas y Blanca Zumaquero Montiano en una matanza. Se aprecia las morcillas esto es en la calle mirador en aquel entoces el TAJO más o menos sobre el año 75 o 74" (Paqui Zumaquero)


El primer día se mataba el cerdo, se hacían las morcillas. Una vez rellenas las tripas y atadas se cocían en la caldera, se pinchaban con una aguja y se colgaban en cañas al oreo como se ve en la fotografía. La canal de la carne del cerdo quedaba esa noche al raso o sereno hasta el día siguiente.
Foto Mintz



En el segundo día se descuartizaba la canal de la carne y se aliñaba para hacer las chacinas como los chorizos, los salchichones, las costillas adobadas o el quedo de cerdo. Una vez acabada la matanza era común que todo el mundo que había participado se llevara un presente o regalo compuesto por morcilla o chorizo o salchichón, también se mandaba a otros amigos y familiares que no habían asistido. Esta costumbre hundía sus raíces en la edad moderna y la finalidad era distinguir a los cristianos viejos de los moros o judíos en tiempos de la Santa Inquisición.

0 comentarios: