Las empresas de Benalup-Casas Viejas. Los sectores productivos. 3


Recordemos que son los sectores productivos en los que se dividen tanto las empresas como la población activa. El primario serían aquellas empresas que se dedican a extraer bienes relacionados con el campo, el bosque, el mar o la minería. El sector secundario aquellos que transforman en productos manufacturados las materias primas del primario. El sector terciario sería aquel que produce servicios. La diferencia entre bienes y servicios radica en que los primeros del sector primario y secundario son tangibles, los del sector servicios no lo son.
En Benalup-Casas Viejas hay 20 empresas del sector primario que representan un 5%, 132 del sector secundario que representan un 33% y 252 que significan un 62% del sector terciario. Este claro dominio del sector terciario es el mismo que en todas las sociedades occidentales desarrolladas, lo que ocurre que en el caso de Benalup-Casas Viejas lo ha hecho de forma más tardía, de hecho esto se consumo a raíz de la crisis del 2017. El cambio o consecuencia fundamental de esta crisis ha sido el trasvase de la hegemonía productiva del secundario al terciario. 



En la sociedad tradicional había un claro predominio del primario, seguido del secundario y de terciario, el paso al actual 3,2,1 se hizo primero a tráves de un 2,1,3 y luego un 2,3, 1. En la actualidad la terciarización es absoluta y ello conlleva varias características. Mientras que la producción de bienes del primario y secundario tiende a la deslocalización y mecanización con lo que se pierden empleos y empresas, los servicios tienden a ser más locales y sobre todo no son susceptibles de ser sustituida la mano de obra por máquinas, aunque algunos casos como la tendencia reciente de las gasolineras constituyan la excepción. Por otra parte, y esto es lo más interesante, aunque en el sector servicios exista una clara división entre aquellos empleos que necesitan cualificación a los que no, la terciarización está ligada a la sociedad del conocimiento, al desarrollo endógeno, a la necesidad del emprendimiento y al desarrollo sostenible, premisas todas ellos promovidas por la UE con el objetivo final de fijar la población rural en sus núcleos de población. 



El  hecho de que el 62% de las empresas benalupenses pertenezcan al sector terciario, el más avanzado y propicio al emprendimiento endógeno es muy significativo, además denota los grandes cambios que ha sufrido la sociedad y la economía benalupense. Hace cincuenta años el predominio agrario era absoluto, solo existían algunos comercios y bares al margen del mundo agrario, hoy es todo lo contrario. La economía benalupense ha sufrido un proceso de diversificación, multifuncionalización. Son diversas las empresas del sector secundario sobre todo relacionadas con la construcción, sus industrias auxiliares y las empresas agroalimentarias. Pero la multifuncionalización se ha extendido en el sector servicio. Los empleos en el campo de la administración local, educación, sanidad, turismo, empresas de limpieza, de servicios sociales, academias, geriátricos, etc se han hecho con el predominio de la población activa y del número de empresas. Pero es más, parece claro que esta tendencia no ha hecho más que empezar y a corto y medio plazo tiende a aumentar.



Además la terciarización no sólo ha sido un proceso cuantitativo, también cualitativo.  Parece claro que personas que trabajan como guardas de coto, pilotando una avioneta fumigadora, administrando una empresa como BIO o las Lomas o gestionando una cuadra de caballos realizan más un servicio que una actividad del primario o secundario. Por eso decíamos que la terciarización es el gran fenómeno reciente y que está ligado a conceptos tan importantes como la cualificación de la mano de obra, la globalización y el dominio de lenguas extranjeras, el desarrollo endógeno y sostenible, todo ello dentro de las premisas generales que establece la UE. 

Comentarios

Entradas más vistas

Tal como eramos en 1992

Los outtakes de Mintz. Buenas noticias de Washington

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería