Las bicicletas de Mintz



En los años sesenta y setenta se está produciendo el tránsito de la sociedad tradicional a la modernidad. En esta época la energía mecánica se está imponiendo. Los tractores, los camiones, los coches, las motos sirven para el trabajo y el desplazamiento de los trabajadores. Pero a los sectores más humildes de los trabajodres, a los jornaleros todavía no le llega la generalización y tienen que utilizar todavía la bicicleta como instrumentos de trabajo o método de transporte.
En esta primera fotografía realizada a la altura de donde hoy se ubica el teatro vemos como los jornaleros regresan a casa después de su jornada laboral en las Lomas. Unos van al Tajo y otros al pueblo. En 1966, copiando a Paco Alba hizo este pasodoble sobre la bicicleta en la comparsa Los turistas del Tajo de las Figuras
Pasodoble
Los Turistas del Figuras 1966 Ángel Guillén 
Vienen desde las Lomas y otros cortijos
hombres en bicicleta de trabajar
y el día que hace levante pa que le cuento
harto algodón y cemento darle al pedal
cuando llegan a casa van agotados
después de haber almorzado chorizo y pan
se comen si lo tienen otro bocado
y a la seis de la mañana vuelta a empezar, 
para estos hombre no existe 
la jornada laboral
ni ninguna otra ventaja
de nuestra ley social
da pena verlos en fila
sudando en la carretera
sin más luz de esperanza que les dé vida
que el farol que alumbrando va su verea
y pero que todo esto
es que el trabajo no es fijo
y “pa” contar con algo cuando no haya
se llevan por delante a todos sus hijos.



En la segunda fotografía está Pedro vendiendo pescado al final de la calle Independencia, donde hoy está el hostal García. Como las posibilidades económicas no permitían la adquisición de vehículos movidos por motores la bicicleta se convirtió en el medio de transporte predilecto. Aquí la bicicleta no sólo es un medio de transporte, sino que es un instrumento de trabajo, pues sirve no sólo para ir a Barbate a comprar el pescado, sino también para venderlo por todo el pueblo. Con el tiempo, y así lo demuestran las fotos de Mintz, Pedro el del pescao se compró una moto y sustituyó a la bicicleta. 


En la fotografía de 1968 aparece Juan Antonio Montiano Gutiérrez en su bicicleta para incorporarse a la recogida de Algodón. Solía coger unos veinte kilos de algodón al día y se lo pagaban a 2 ó 3 pesetas el kilo. Esta fotografía está realizada en la finca de “Buñuelito”.  En un primer plano se observa él, junto a la bicicleta que le sirve de transporte y en el fondo la gente que está empezando a trabajar. La foto es un primer plano de Juan Antonio Montiano en su vieja bicicleta que le sirve para ir a recoger algodón. Sólo aparece en la composición fotográfica una mínima parte de la bicicleta, pero es suficiente para mostrárnosla sin grandes alardes, ni complemetos. Austera, sencilla, como la vida del que la utiliza para ir a trabajar. Posa Juan Antonio sobre la barra de la bicicleta y aparece con las botas de agua y los pantalones introducidos en ellas para defenderse en lo posible del barro. El gesto, la mirada, la mano sobre la frente denota cansancio, trabajo duro, de una persona que ni es un niño, ni por edad ni por ocupación, ni todavía es un adulto. El fondo, como otras tantas veces, majestuoso, la vega del Barbate sirve como transición hacía las sierras de Alcalá que se atisban a los lejos. En la Vega se intuye que muchos trabajadores recogen el algodón





Vienen Cristóbal Durán Moya y Antonio Casas González de trabajar de Las Lomas, la gorra, la ropa, el saco de detrás, la misma bicicleta los delatan. Cristóbal Durán Moya, alias "el Tartana" era hijo de Juan Durán Fernández y María Moya Paredes. El de la izquierda, Antonio Casas González, alias Fogarín, era hijo de Ana García y Antonio Casas. Vivían en el Tajo, justo al lado derecho de la foto, enfrente de la casa de la madre de "Curro Tolino" que es la casa que se ve en la esquina de la foto. Lo que más impresiona de las fotos de Mintz son el fondo tan amplio que tienen todas y la complicidad de las caras que fotografía. Si las observáis fijamente estan posando, pero sin posar, no miran a la cámara directamente, hay una naturalidad y una empatía impresionante. Dos jornaleros del Tajo en bicicleta, que como toda su familia tuvo que luchar por salir adelante en unas condiciones adversas, buscando espárragos, tagarninas, cazando, trabajando en las Lomas, emigrando... volviendo...En el fondo el padrón, las chozas, los casarones, las casas con techo de uralita, las tunas... 



En la segunda foto  Francisco Aragón Torrejón, más conocido con el apodo el Noventa. Venía de trabajar de las Lomas montado en su bicicleta, se paró en la Venta Nueva donde estaba Mintz. Este le pidió permiso para echarle una fotografía. al fondo el sombrajo de la Venta Nueva y el camión que transportaba a las Lomas a los trabajadores que no tenían bicicleta. La empatía que tenía Mintz con estos trabajadores le permitía echar fotos costumbristas, donde luchaba contra la superficialidad y artificialidad mostrándolo sin posar. Una vez que había terminado la foto, Noventa le preguntó si él algún día vería esa foto. Era consciente de que el americano se iría y posiblemente no vería esta foto nunca. Jerome Mintz le contestó que sí y se fue. Nunca sabremos si fue una contestación de compromiso o una convicción, lo cierto es que luego pudo ver esta fotografía. Apareció en el libro de los anarquistas de Casas Viejas. 



La última fotografía tiene una gran carga expresiva. Antonio Benítez Candón le dicen "Boquerón", Francisco Ossorio Torres "Orejillas" y Antonio García "El Nene" suben a pie la bicicleta por la cuesta que hay para llegar al pueblo. A la altura de la casa de María Espina y Eduardo Pérez. En la actualidad se repite muchas veces esta escena, pero se trata de jóvenes que vienen de pasear. En este caso la ropa y sobre todo "la Vinaera" los delata que vienen de escardar, en concreto de "Majaverde"



En todas las fotos aparece la bicicleta como un instrumento de trabajo o de transporte, pero no de ocio que es como la utilizaba la familia de Mintz y que tanto extrañaba en el pueblo. Son hombres, humildes, jornaleros... los que aparecen. Por supuesto que por esta época ya había coches o motos pero eran utilizados por gente con otro poder adquisitivo y condición social. También tengo muy claro que si Mintz no hubiera estado viviendo tanto tiempo en Benalup, estas preciosas, humildes y sencillas fotografías de bicicletas no existirían. 


Comentarios

Entradas más vistas

Tal como eramos en 1992

Los outtakes de Mintz. Buenas noticias de Washington

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería