headerphoto

La ganadería en la zona. Por José Romero Bohollo. Y 2

Fotos Jerome Mintz
Otro estudio de similar naturaleza al anterior sería recomendable desde el punto de vista socio económico de las fincas que el IRIDA tiene parceladas en el término de Medina Sidonia, Malcocinado y Las Torrecillas desde su implantación durante la 2ª República, igual se debía de hacer previo muestreo en los “huertos de secano” en las proximidades de Medina sidonia; de los núcleos familiares de los denominados rancheros y de las denomiandas hazas de suerte de Vejer y Barbate, con lo que se pudiera llegar a la conclusión de cual sería la superficie ideales de explotación y los métodos aconsejables para la misma y naturalmente su estructuración socio-económica. 

Todo lo expuesto anteriormente tiene una relación directa con la producción ganadera particularmente cárnica. En relación con esta producción consideramos que se deben ordenar los cultivos de la comarca con plantaciones de forrajeras donde proceda, intensificar y mejorar los prados naturales y evitar a toda costa las roturaciones caprichosas o en pendientes no adecuadas. Se debe actuar enérgicamente en el mantenimiento de nuestras razas indígenas, base matriz de nuestra ganadería y susceptible de mestizajes que procedan así como el contro zootécnico y sanitario de los sementales. Igualmente debe procurarse con medios claros el elevar el índice de fertilidad, evitando enfermedades productoras de aborto, como así mismo aquellas causas productoras de esterilidad (alimentación, carencias vitamínico minerales, etc.)


Fotos Jerome Mintz

Hay que tratar de mentalizar a ganaderos y agricultores para que manejando las reservas necesarios (ensillajes, henificación, siembra de granos, pienso) se traten de anular las paradas vegetativas anuales. Se deben organizar campañas sanitarias subvencionadas o primadas por la Comunidad Autónoma en materia sanitaria que unida al desarrollo de campañas de Seguro Ganadero lleven como fin al centro de las enfermedades infecto-contagiosas y parasitarias y del desarrollo ganadero.  También los servicios oficiales deberán suministrar pienso para el ganado en las épocas necesario a un costo razonable.



Estimamos que los mataderos municipales constituyen a nivel de pueblo y comarca, eminentemente ganadera, que deben continuar su funcionamiento con sus peculiaridades propias, ya que su existencia soluciona los problemas propios de la comercialización de los ganados de los pequeños productores. En la comarca debe de funcionar un laboratorio de sanidad animal y productos agrarios de un nivel adecuado.



Como recomendación final estimamos que en esta comarca tienen una fundamental importancia, desde el punto de vista social y económico, el promover el desarrollo, y de manera espacial su defensa y reglamentación de los productos naturales (caracoles, espárragos, tagarninas, palmitos, caza menor y mayor, pequeñas aves autorizadas) y todo lo relativo a la fauna y flora que mantenga el equilibrio ecológico imprescindible y necesario; para lo cual, es importante la reglamentación para todo aquello que no lo tenga, normas de recolección y comercialización, control sanitario a las expediciones de estos productos y promocionar las normas factibles para el control de las enfermedades infectocontagiosas de los animales objeto de caza.



Como colofón de lo expuesto anteriormente procedía ensayos para establecer lonjas a nivel local para la promoción, control y comercialización de todos estos productos garantizando de este modo muchas horas de ocupación e importantes ingresos para las clases campesinas, que ayudaría a paliar épocas de paro estacional en nuestros campos.

0 comentarios: