La caza. Los grandes señores se divierten y se entrenan. Y 3

Camilo Alonso Vega (Ministro de Gobernación), el camarero vejeriego Antonio Cepero,  Francisco Franco, Carmen Polo y Ramona (la esposa de Camilo Alonso). Dicha fotografía fue realizada el 4 de noviembre de 1970 en los jardines de la casa principal de las Lomas, durante una de las numerosas visitas que el General Franco realizaba a dicha finca.
Y el último capitulo de esta serie sobre la caza se lo voy a dedicar a las grandes monterías, a los propietarios, a la cacería de los más poderosos que siempre han deambulado por esta zona para cazar.


Foto Fran Sánchez Mazo. 
En el siglo IX Abderraman II solía pasarse largas temporadas cazando grullas con halcones en la laguna de la Janda. Luego Alfonso XI también se aficionó a venir  por aquí, pero en este caso para cazar osos. La caza era más que un deporte en aquella época, pues era una "forma de estar en forma", algo así como si  queremos conseguir la guerra y nos preparamos para la caza. En 1579 el rey de Portugal se alojó en el Ventorrillo de la calle San Elías. En el siglo XIX la Janda se puso de moda como paraíso cinegético para los románticos ingleses. Primo de Rivera, Miguel y José Antonio, que no eran reyes pero que ejercieron como tales, frecuentaban mucho la zona. De hecho, un familiar suyo murió en la Laguna de la Janda mientras cazaba patos. A Franco le encantaba venir a Las Lomas a cazar. Juan Carlos también ha continuado viniendo a cazar por la zona. No sólo en las Lomas, también ha frecuentado la Parrilla (finca de los Albertos). 
Nicolás Gutiérrez Suárez,tenía una fragua en Casas Viejas pero emigró con su mujer Isabel Romero García e hijos pequeños a Brasil en 1912. En la fotografía que aporta su biznieta Carmen Cuartero lo vemos posando con escopeta y dos perros



Pero no sólo han venido a cazar las familiares reales o los poderosos políticamente, sino que gran parte de la oligarquía española lo ha hecho o lo hace por esta zona. Berlanga podría haber rodado una de sus películas sobre la Escopeta Nacional en la zona. Las monterías siguen siendo habituales en la zona, pero ello no es un fenómeno actual. Hay documentada una de principio del siglo XX. Es la crónica del diario de Cádiz de fecha 18-11-1919  sobre una montería celebrada en las Gargantillas. Se pueden analizar muchos de los datos que aporta. Me interesan varios aspectos. En primer lugar la riqueza cinegética de la zona y cómo el corzo era el gran protagonista aunque luego, a partir de los años sesenta, le arrebató la preponderancia el venado; hoy en día el primero está de nuevo en progresión. En segundo lugar, cómo vienen a la montería las élites de la comarca y de los alrededores. El artículo del Diario de Cádiz se asemeja a una crónica de alta sociedad. Los Segovia y Guerra de Puerto Real (sus familias posteriormente seguirán visitando la zona). De Alcalá los Toscano y Fernández Piñero, de Medina (un miembro de los otrora afrancesados y luego ricos Montes de Ocas), de Arcos un Pina, de Sanlúcar un Hidalgo. De Casas Viejas la flor  nata: los dos médicos Ortiz Villalumbrales y Espina y los dos hijos del antiguo médico Antonio Vela (en ese momento grandes propietarios), Juan y José Vela Morales.
“En la dehesa de “Las Gargantillas” se ha celebrado una montería organizada por el Sr. D. Antonio Segovia, de Puerto Real, estando muy animada y concurriendo entre otros los señores siguientes que recordamos:
De Puerto Real, D. Antonio Segovia y D. Pedro Guerra; de Alcalá, D. Mariano y D. Julio Toscano, y D. Vicente Fernández Piñero, de Medina Don Rafael Martín y don Francisco Montes de Oca; de Casas Viejas, D. José Espina, D. Federico Ortiz y don Juan y D. José Vela Morales; de Arcos, don Francisco Pina y de Sanlucar, D. Eduardo Hidalgo.
Se cobraron muchas piezas, entre ellas dos hermosos corzos, uno de ellos lo mató D. Vicente Fernández. Los expedicionarios han regresado muy complacidos y elogiando grandemente al organizador Sr. Segovia”
El Doctor Segovia, familia y amigos de las Gargantillas



Mientras que la caza destinada al autoconsumo y con carácter depredador está desapareciendo con la modernidad, siendo duramente perseguida y adquiriendo claramente un carácter marginal, la caza como deporte y ocio se ha impuesto claramente. La caza mayor es en la actualidad la actividad económica más importante de la sierra, genera beneficios económicos, por la venta de puestos, por la contratación de batidores y secretarios, por el pago de los  perros en las realas, o las diversas guarderías. La caza mayor ha sido la gran beneficiaria de los cambios surgidos en los años sesenta, del éxodo rural y del vaciamiento de la población de la sierra. Prueba de esta importancia son proyectos como el aeródromo que proyectaba construir la finca de las Lomas en terrenos de su propiedad para fomentar las actividades cinegéticas de esta finca. Se trata de fincas dedicadas exclusivamente a la caza mayor y donde se extrema el cuidado y los mimos a los cérvidos. Tanto que a veces se aproximan a un coto de carácter intensivo. Dice Fernando Mateos sobre los ciervos: “El ciervo es una especie marcadamente errática, de forma que no suele pasar más de un día en un mismo lugar, aunque en fincas donde se les echa de comer suelen quedarse cerca de los comederos (como el caso de las fincas del Carrizuelo, El Torero o Los Tejones entre otras). En estas fincas están tan acostumbrados a que se les aporte comida por lo que apenas huyen cuando nos acercamos en un vehículo”. Alguien que entiende mucho de esto dice que aunque oficialmente no lo es, porque a la propiedad no le interesa, el Carrizuelo es el mejor coto de venados de Europa. Ha cambiado mucho la gestión de estas fincas de caza mayor. La última tecnología utilizada en la reproducción, cría y gestión nos aleja mucho de los tiempos de Juan Lobón. Lo que no ha cambiado es el rol social de los que la practican. Por supuesto, que se trata de un tipo de cacería que no está destinada al autoconsumo y que solo está al alcance de determinados bolsillos. Pero ya se sabe tierra de contrastes y dualidades. También en lo que a la cacería se refiere.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV