headerphoto

Bodas de plata del Padre Muriel

Folleto sobre el evento. Archivo familia Sánchez-Pérez Blanco
Tal día como hoy de hace sesenta años se celebraron las bodas de plata del Padre Muriel. Para entender la magnitud del evento tenemos que situarnos en el contexto de 1957 y de la figura del Padre Muriel. Estamos en pleno franquismo, Benalup es una aldea que depende de Medina y el catolicismo es el principio ideológico básico de aquella sociedad.

Portada del album de fotos del evento. Archivo familia Mota Muriel
En este contexto, el Padre Muriel era algo más que un cura. Era la máxima autoridad del pueblo, y no solo religiosa. Hacía de intermediario con los grandes propietarios y con el Ayuntamiento de Medina Sidonia. Así podemos entender que con motivo de sus bodas de plata como sacerdote se organizaran unas actividades de tal calibre que hoy serían imposibles para cualquier personaje público. Fue un evento de gran importancia  en el pueblo, ya que nunca antes se había celebrado un acto que creara  tanta expectación. 
Trabajadores llegando al homenaje. Archivo familia Mota-Muriel



Al acto asistieron numerosas personalidades del ámbito católico, político y social, tales como el Obispo, profesorado y compañeros del Seminario, Alcalde de Medina Sidonia, autoridades de Benalup y familias representativas de la época con apellidos tan conocidos como los Vela Barca, Pérez-Blanco, Mora-Figueroa... La Comisión Organizadora estaba constituida por Ángel Guillén Benítez, Eugenio Espinosa Martínez, Antonio Fernández Pérez-Blanco, Nicolás Vela Barca y Francisco Bancalero Miceas. La élite cultural y social de la época. 
Entrada en la iglesia del Padre Muriel, junto con las autoridades. Archivo familia Mota-Muriel



Las actividades las podemos dividir en cuatro actos. En primer lugar, como mandaban los cánones, la obligada misa. En segundo lugar, la inauguración de la placa conmemorativa, que todavía permanece en la fachada de la iglesia. Terminada la Misa en la Parroquia se celebró un desayuno privado en el bar de Ricardo, al que asistieron autoridades, la comisión organizadora y la familia Mora Figueroa. Luego el Padre Muriel junto a las autoridades se dirigió al Cine Román donde se ofreció el homenaje popular, en el que intervino Ángel Guillén Benítez como orador y que leyó para el homenajeado dos poesías escritas por dos compañeros. 
Inauguración de la placa conmemorativa. Archivo familia Mota-Muriel



El Padre Muriel había nacido en Medina el 4 de junio de 1908. Manuel Muriel había nacido el 24 de octubre de 1908 y murió con 58 años, en el acta de 1 de abril de 1966 del pleno del Ayuntamiento de Medina se puede leer:”… había fallecido en Benalup de Sidonia el pasado veintidos de Marzo, el Cura Párroco de Ntra. Sra. Del Socorro de aquella localidad Don Manuel Muriel Guerra (q.d.e.p), hijo de esta Ciudad, fue durante treinta años había ejercido su ministerio con un gran celo y diligencia, que le había hecho merecer el cariño y la consideración de aquel vecindario que ha sentido de manera unánime esta pérdida irreparable. La Corporación hace anotar en Acta su sentimiento y condolencia…”. 

Desayuno privado en el bar Ricardo. Archivo familia Mota-Muriel


En el imaginario colectivo del pueblo están las regañinas por no ir a misa A la iglesia no voy porque estoy cojo, al bar si me voy poquito a poco, el control del largo de las faldas en los bailes o el de la carne en semana santa. También la ayuda en que llegará la colaboración de las Lomas o el papel del ayuntamiento de Medina. 
Acto multitudinario en el cine Román. Archivo familia Mota-Muriel



El Padre Muriel fue un personaje singular, estuvo 30 años de cura en el pueblo, pues murió un 22 de marzo de 1966. Llegó tras los sucesos, en 1934,  y se mantuvo en el pueblo tanto tiempo, pues este tenía el clima adecuado para la enfermedad que padecía. En la Guerra Civil tuvo un papel clave pues hizo de intermediario entre las distintas facciones y consiguió integrar a la burguesía moderada republicana en el régimen franquista. Ese papel de árbitro lo siguió manteniendo hasta su muerte, incluso en cuestiones como la de la segregación con respecto a Medina. También asistió a los grandes cambios de los años sesenta. Ya vemos en la celebración de las bodas de plata el lugar especial que ocupa la familia Mora Figueroa, de las lomas.
Ángel Guillén Benítez, Eugenio Espinosa Martínez, Antonio Fernández Pérez-Blanco, Nicolás Vela Barca y Francisco Bancalero Miceas. Comisión organizadora. Archivo familia Mota-Muriel



Por todo ello, la celebración de los 25 años de su sacerdocio tuvo la monumentalidad y espectacularidad que muestran las fotografías.
Autoridades y Comision organizadores posan con el homenajeado. Archivo familia Mota-Muriel

0 comentarios: