Testamento de pasado y futuro. 2. Por Ángel Guillén Benítez

Después vino la célebre aventura protagonizada por Pepe Fernández, Antonio Estudillo, Juan Rodríguez, nuestro inolvidable amigo, que tanto podría estar gozando ahora, pues fue el benalupense que más ha querido a nuestro pueblo y yo. Entonces sí que trascendió al ambiente popular. Fue uno de los mayores movimientos populares que ha vivido Benalup.



Constituyó una verdadera explosión de alegría, optimismo, unión y entrega total y absoluta por parte de todos los benalupenses. Se llevó a cabo una masiva recogida de firmas. El pueblo estaba delirante ¡por fin íbamos a ser independientes de Medina! Y cuando todo parecía al alcance de la mano, cuando se pensaba más en la celebración de esta efemérides que en su propia consecución, todos se vino abajo estrepitosamente. El pueblo sufrió una desilusión tan grande como grande había sido su entusiasmo. ¿Qué había pasado? 



Yo creo que fuimos objeto de una conjura, por parte de los que entonces constituían la clase rectora de Benalup, unos por lealtad a su pueblo ya que, eran de Medina y otros quizás para esperar otra ocasión en la que pudieron ser ellos los protagonistas. Empezaron por mandar a Medina unos pasquines que habíamos colocado para citar al pueblo al acto de la firma y que por no tener pie de imprenta fue objeto de una denuncia por propaganda ilegal. Pasamos un día en calidad de detenidos en el Cuartel de la Guardia Civil y después fuimos citados ante el Capitán de Medina. Ya no recuerdo bien lo que allí pasó pero sí recuerdo que el viaje de vuelta yo sabía positivamente que todo había terminado.
José Fernández. Foto Jerome Mintz



Pepe Fernández, que se había hecho responsable de la cuestión económica no quiso más complicaciones. El abogado que había cobrado veinte mil ptas para hacer frente a los primeros gastos no pagó al notario y éste paso su minuta de más de 30.000 ptas, de entonces, a la junta en la que el pueblo había delegado sus poderes.
En estas circunstancias pudimos haber recurrido al pueblo que, sin duda, hubiera contribuido con creces a los gastos, como lo quiso hacer en el acto de la firma, pero los componentes de la Comisión, en su mayoría no quisieron saber nada del asunto y se limitaron a exigir de Pepe Fernández que hiciera efectiva la cuenta del notario que estaba dispuesto a proceder judicialmente, contra la Comisión. Yo estaba entonces destinado en Jerez y con un sueldo de poco más de mil ptas no podía permitirme el lujo de desplazarme siquiera fuera semanalmente a Benalup para tratar de reorganizarlo todo ya que contábamos con el total apoyo del pueblo y estábamos constituidos legalmente en Junta delegada ante notario. Y me pregunto ¿Dónde estaban entonces los que hoy alardean de haber trabajado tanto por la independencia de Benalup? Quizas, me digan que no era el momento oportuno, pero entonces no dijeron nada. Se limitaron a no enterarse de nada y dejarnos en la estacada.



Más tarde en Cádiz fui vecino del que por aquellos años era Alcalde de Medina y en cierta ocasión me dijo que nosotros mismo no supimos hasta qué punto habíamos estado cerca de conseguir nuestro propósito. Pero en el Ayuntamiento oficialmente no supieron nada ¿No hubiera ido una buena ocasión para los que entonces eran concejales haber formulado la propuesta? Y ¿quiénes eran esos señores? 



Pero lo que aparentemente pudo haber parecido un fracaso no lo fue en la realidad. Por primera vez se había hablado públicamente de la independencia de Benalup (antes era un tema tabú), por primera vez se había visto en la calle hasta que extremos la deseaban todos los benalupenses,  por primera vez se había escrito un documento que conservo estas palabras: Constitución de Benalup en Municipio independiente, mediante segregación de parte del término de Medina Sidonia. ¿y quién me dice que este movimiento de ahora no sea la consecuencia de aquel?

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV