Los aprendices. Las tradiciones se rebelan. 4

En la fotografía de la zapatería de Vázquez de la calle Fuentes se observa como había una alta proporción de aprendices, todos aquellos que eran jóvenes o niños tenían esa categoría.
En la actualidad el mundo al acceso laboral se hace a través de un largo proceso de aprendizaje basado generalmente en conocimientos teóricos, cuanto más cualificación tenga el futuro trabajador  más factible será el acceso a un buen puesto de trabajo y mejor su remuneración. Aunque hay un periodo de prácticas tanto si se accede al mundo laboral a través de los ciclos formativos o la universidad la formación teórica adquirida se antoja fundamental. En la sociedad tradicional no era así. El conocimiento y el dominio completo del oficio tradicional se conseguía como fruto de un concienzudo aprendizaje basado en la experiencia.
El aprendiz solía ser un niño de cortad edad, siendo el primer grado en un oficio manual. El origen de los aprendices hay que buscarlos en los gremios artesanos medievales.  Nadie podía ejercer ningún arte u oficio sin haber estado como aprendiz por un periodo de tiempo que aunque variaba oscilaba entre los seis o siete años. Los aprendices se ligan al maestro para aprender el oficio. Este los alimentaba y normalmente no le pagaba salario alguno. Si superaba la prueba convenida pasaba a la categoría de oficial. En el libro de las rebeliones se rebelan sobre las tradiciones de Tarifa se puede leer:”Las familias numerosas siempre predominaban en las capas humildes de la población.... correspondía igualmente a un estilo de vida, pensado para sobrevivir porque el tener muchos hijos se convertía en una "inversión". En efecto los siete u ocho hijos trabajaban desde los cinco o seis añillos y contribuían así a los ingresos familiares, hasta su emancipación. Incluso se decía de esas familias que vivían de manera desahogada. Fue una época en la que sólo estudiaban los niños de padres acaudalados, de los que se decía que eran hijos de "tíos gordos". Los demás se conformaban con aprender a leer y escribir para conseguir un oficio y convertirse "en hombres de provecho"; pero la mayoría formaban un entramado social que llegó a convertirse en una verdadera casta:los aprendices. En la construcción y en las cocinas son los pindhes, en la marina los niños del barco, en los hoteles y bancos los botones, en los comercios son los nñiños de los recados... con los años, aquellos imberbes hasta llegaban a los más altos cargos de las empresas, ya que la experiencia es un grado. Ellos conocía todos y cada uno de los secretos de las profesioes. Un caso muy peculiar es el de los mancebos de las farmacias... lTodo aprendiz diligente, y que además le tocara en suerte un buen maestro que tenía el deber moral de transmitir todos sus conocimientos, aportaba bienestar a la sociedad"



Con respecta a Benalup-Casas Viejas del oficio que más información tenemos sobre los aprendices es el de zapatero, ya hemos comentado que fue el oficio emblemático de la sociedad tradicional casaviejeña. Dice Peporro:  “Aprendí mirando; por ejemplo, había diez bancos y en cada uno de ellos había cuatro personas y cuando se ponían a hacer algo  me ponía a mirar y luego lo hacía yo y así aprendí, poco a poco”.  



En el caso de Juan Moreno también accedió al oficio a través de la categoría de aprendiz. El abuelo materno y el padre de Juan Moreno eran zapateros. Los oficios pasaban de padres a hijo como parte de una tradición familiar.  Como le ocurrió a Juan Moreno, que aprendió con su padre. Luego cuando este se tuvo que ir a la zapatería de Vázquez lo acompañó. En un audio de Mintz se lo cuenta:”
J.M.- ¿En qué manera aprendías?
Juan Moreno.- Primero le daban uno unos zapatitos pequeños, cuando pasaba un mes le daba otros más mayores y cuando pasaba otro mes más grandes, hasta que ya estaba uno bien perfecto en lo que tenía que hacer y uno hacía zapatos grandes



Mintz cuenta en coplas de carnaval el caso de Manolo Lago: “Manolo había estado de aprendiz varios años antes de poder ganar el salario de un día completo. No tenía ninguna tienda propia y trabajaba para dos ex-zapateros de mayor edad que tomaban encargos de individuos y proveedores de la ciudad”.

Foto Mintz


Pero los aprendices no sólo eran del gremio de los zapateros sino que afectaban a todos los oficios, por ejemplo al de camarero. En la fotografía, además de Pepe Candón en primer plano, aparecen Manolo González Rodríguez, José González Rodríguez, Paco Vidal y Miguel El Pato como integrantes de una joven plantilla en una época en la que todavía existía la categoría profesional de aprendiz. 


Susana Tirado Jordán dice sobre los aprendices en el Facebook de la historia de Benalup-Casas Viejas en imágines:” Mi padre entró de aprendiz en una carpintería con 8 años Miguel Tirado Cruz. Imagínate un cuerpo de un crío de 8 años todo el día de pie. Estuvo en varias carpinterías. Y ya en la adolescencia estuvo por la zona de Marbella con su caja de herramientas buscando trabajo de taller el taller hasta que encontró trabajo en uno. Para ir de una obra a otra allí iba haciendo dedo hasta que un coche lo montaba si no tenía que andar los kms que fueran andando y cargando con su caja de herramientas. En fin tendria mucho que contar. Y a todo esto siendo un niño aprendiz si algo no salía bien te llevamos una torta que otra. “ 


En el mismo facebook Juan Manuel Gutiérrez Vidal le contesta: “Miguelito el carpintero no dejaba ni respirar y es verdad que alguna cacheta se perdía. Lo enseñó mucho, pero lo que sufrió tu padre allí el nada mas lo sabe y sin cobrar nada”



Otro caso de aprendiz es el de esta fotografía de Mintz donde aparece Miguel García con el propietario de la carpintería Francisco Rodríguez.
Foto Mintz



En el libro de las tradiciones se rebelan se toman partido por estos aprendices tradicionales:" Hoy en día, los oficios se enseñan  mayoritariamente en los colegios y a losjóvenes se les prepara más bien teóricamente, faltándoles lo que los aprendices de antaño les sobraba:la práctica. Aquellos, en su ímpetu y en la escula de la vida ayudaron a levantar un gran país. Este sistema funcionaba y lograba triunfar cuando el aprendiz conseguía superar al  maestro"



Particularmente opino, como siempre, que han cambiando las circunstancias y que no se pueden juzgar momentos históricos anteriores con los presupuestos actuales, cualquier tiempo pasado ya se sabe, que ni fue ni peor, ni mejor, simplemente anterior. 



Ahora bien soy un firme defensor de la educación pública y me parece esta el mejor y más equitativo ascensor social de todos los posibles. Además de que la educación reglada posibilita cotas de igualdad y libertad que no lo hace otro ámbito. El hecho de que los niños aprendieran tan pronto y empezaran a trabajar como aprendices los imposibilitaba a acceder a otro tipo de enseñanzas y trabajos solo dirigidos a los más privilegiados. Por otra parte también creo que los ciclos formativos actuales no gozan el prestigio, el cariño, la dedicación y la asignación de fondos presupuestarios que las autoridades educativas le asignan en teoría. 



Independientemente de esto me ha gustado mucho intentar profundizar sobre el mundo de los aprendices, ahora solo falta que a través de los comentarios de este blog o del facebook enriquezcáis este post con vuestras aportaciones personales, ya sea en forma de fotos, anécdotas, experiencias, opiniones...

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV