La caza. Planteamiento 1

Una de las actividades que aparecen reflejadas en las fotos de la historia de Benalup-Casas Viejas en imágenes es la caza, por ello, utilizándolas e incorporando las que yo tengo voy a hacer una serie sobre ella. La caza siempre ha sido muy importante en esta zona, hasta tal punto que su abundancia y proliferación se convierte en una de sus señas de identidad del entorno.
La razón es doble, por un lado por cuestiones geoestratégicas (posición geográfica entre dos continentes, dos mares, llanura y sierra…) y por cuestiones económicas (menor desarrollo que el resto de España por lo que los impactos medioambientales han sido menores) la oferta en cantidad y calidad es superior a la media nacional. Precisamente por eso también lo es la demanda, tanto la de las grandes personalidades para satisfacer sus instintos deportivos o/y militares, como  por el pueblo llano para atender  sus necesidades básicas de alimentación antiguamente o meramente de ocio y deporte en la actualidad. 



Y en ese dualismo existente en la demanda, donde coexisten los cazadores que lo hacen desde una posición económica más que desahogada motivados por intereses deportivos o de ocio o raigambres militares como han querido ver algunos antropólogos y por otra parte, el pueblo llano que hasta la década de los sesenta lo practica no como deporte, sino como otra fuente de alimentación más, como una actividad depredadora que la venían haciendo desde la prehistoria los habitantes de esta zona. 



Hay una tercera vía que la recogen las fotografías, los habitantes del pueblo podían participar como bueno conocedores del terreno en las cacerías que se organizaban para los pudientes foráneos, o en el franquismo la incipiente clase media empieza a practicar la caza, también como deporte.  De esta tercera vía son las cuatro fotografías que aparecen en el post. 



En la primera aparece una escena típica de cacería. Un señor pudiente, como reflejan sus vestimentas, se encuentra cazando con dos perros y un secretario. La foto  de 1913 es de Juan Cabré en la cueva de Luis Lázaro. 


En la segunda fotografía, gente importante de la capital viene a cazar al cortijo de los Aguijones. Allí se fotografían con los casaviejeños que han hecho de enlace y conocen el terreno. Esta foto está realizada hacia 1935 en el cortijo los Aguijones. A la derecha aparece el periodista de Cádiz, José Cantos, la que está sentada es su hija Rosita Cantos, el de al lado es Francisco Sánchez Vera. Después hacia la izquierda esta Miguel Román con su hija en brazos; Andrea Román Sánchez. Siguiendo hacia la izquierda aparece José Auera, Pepe ¿? y José "Melón". El último es Manuel Sánchez, hijo de Francisco Sánchez Vera. La fotografía está realizada después de una jornada de caza menor, donde se han cobrado abundantes conejos y perdices. Los fotografiados aparecen con sus escopetas, el perro y las piezas cobradas. La comarca ha sido, y sigue siendo, muy rica cinegéticamente hablando, por ello, tradicionalmente, se trasladan personajes importantes ajenos al pueblo para cazar, haciendo los habitantes de la zona de guías locales. 



La tercera fotografía es de 1930. También se trata de una instantánea después de una jornada de casa. Los protagonistas son foráneos, salvo Gaspar Espinosa, de los Badalejos, que es el único que tenemos localizado. 



Por último, la cuarta fotografía es más moderna, de los años sesenta. En ella un jovencísimo Feliciano Rodríguez viene de una jornada de caza con dos amigos. Ojalá aparezcan más datos de estas fotos y más fotografías de cacerías, que como las brujas gallegas, habeílas, haylas.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV