headerphoto

El caciquismo en Casas Viejas a finales del siglo XIX. Y 2

El 10 de febrero de 1877se celebraron las  elecciones municipales comentadas en la anterior entrada de la serie. El alcalde resultante, según se puede leer en un acta capitular del 3 del 3 de 1877  nombró a los alcaldes de Barrio del Municipio de Medina Sidonia:
"D. Miguel Corbacho Aparicio, para el de Santa Catalina, D. Manuel Muñoz Montalvo para el barrio Alto. Don Manuel Marente Fuentes para el del Cuerpo de la Ciudad. Don Joaquín Candón Mesa para el de Santiago. Don Francisco Ruiz González para el de San Sebastián y Don Francisco Vela López y don Dionisio Villalba González, para el de Casas Viejas"
 



Este nombramiento de Francisco Vela y Dionisio Villalba demuestra como los propietarios  apoyan y representan al régimen liberal y como el poder político y económico son dos caras de una misma moneda. El poderío urbanístico del primero es una variante más de lo que estamos comentando.


Pero Casas Viejas seguía siendo una aldea marginal y abandonada. Prueba de ello es el escrito que se lee en el pleno del 14 de diciembre del mismo año: “Leída una carta del alcalde de la Aldea de Casas Viejas (Francisco Vela López) en la que manifiesta que carecen de absolutamente medios para admitir en su casa y custodia los detenidos que les entrega el Cuerpo de la Guardia Civil para ser conducidos a esta Ciudad, así como tampo puede sufragar los gastos que con este motivvo se le ocasionan está decidido a no consentirlos más en dicha su casa, por lo cual llama la atención del Ayuntamiento sobre este asunto para que resuelva lo que tenga por conveniente; la Corporación acordó que se oficie al Ser Jefe de la Guardia Civil de esta Provincia con objeto de que ordene que los detenidos en la Aldea de Casas Viejas sean depositados en el Cuartel que dicha fuerza tiene en la citada aldea, mientras que esta Corporación no pueda habilitar un Depósito”. Curiosamente el cuartel de la Guardia Civil estaba situado en la calle del mismo nombre, en un inmueble alquilado a Francisco Vela López. 



Otra casualidad (¿o no? ) es la circular publicada también en el BOP de la provincia el siguiente año con fecha 8 de abril. En ella el gobernado Federico de Sawa dice: “Los Sres. Alcaldes de los pueblos de esta provincia, Guardia Civil, Inspectores de Vigilancia y demás dependientes de mi Autoridad procederán a la busca de las caballerías cuyas seña se expresan a continuación, las cuales han sido robadas en la madrugada del 29 de marzo próximo pasado de la posada de la Aldea de Casas Viejas, propiedad de D. Dionisio Villalba, y caso de ser habidas con las personas en cuyo poder se encuentren serán puestos a disposición del Sr. Juez de primera Instancia del partido”
Dionisio Villalba González, había nacido en  Olvera, recaló en Casas Viejas, donde casó con Manuela Cózar Ortiz, la hija menor de Bernardo Cózar Romero, de familia originaria de Algatocín. Llevaba la posada de Casas Viejas, donde, como era habitual en aquella época, descansaban las cabellerías. No sé si se refiere al Ventorrillo del Tuerto Vela, cito en la calle San Elías, u otra que hubiera en la localidad.


Lo cierto, es que el poder económico y político, pertenecían a unas élites, que hacían de intermediarias entre Medina y la administración central y los habitantes de la aldea. Unos habitantes, cuya mayoría no poseía las condiciones mínimas de vida, no teniendo acceso, ni a la propiedad, ni al poder político, pues el caciquismo se encargaba de que el voto no sirviera de nada. He estado apunto de colocar este artículo en la sección historias de ayer y hoy, pero al final he optado por colocarlo en la historia de Benalup-Casas Viejas en sus documentos.

0 comentarios: