headerphoto

El caciquismo en Casas Viejas a finales del siglo XIX. 1


A través de cuatro documentos vamos a analizar el caciquismo en Casas Viejas al final del siglo XIX y en que condiciones tan especiales se daba en esta localidad. Se define el caciquismo como un sistema de dominación política de unos pocos, la oligarquía, sobre unos muchos. Juan Pinto se lo va a definir a Mintz como "solo había la cosa de ser ellos".
Es propio de sistemas democráticos o pseudodemocráticos, en las dictaduras el caciquismo es de índole económico, social y cultural. Se da en sociedades rurales, pasivas, con poca cultura y mucho aislamiento. Por ello tiene su máxima expresión en la Restauración (1875-1931) y se concreta a través de las elecciones. Otra característica del cacique es que funciona como elemento de enlace entre los administrados y la administración. Es quien otorga los favores que pueda dar la administración a su red clientelar y ésta a cambio da los votos al partido que cada elección convenga. Se trata de una organización plenamente jerarquizada, que empieza por el gobierno y termina en los caciques locales, pasando por el Ministro de Gobernación, los diputados y los gobernadores civiles. La red clientelar del cacique es básica para su funcionamiento, así una de las leyes de este es para mi enemigo la ley, para el amigo el favor. Políticamente significa que el poder económico y político se concentra en unas reducidas élites, la oligarquía, que tiene una ramificación provincial, asidonense y casaviejeña. Hemos visto otras veces como la desamortización consigue fidelizar a los propietarios con el régimen liberal, el sistema canovista es otro paso más en su consolidación.


Como dice Diego Caro Canela en su Historia de Medina Sidonia en la página 326 “El último escalón de este sistema caciquil era el control de los Ayuntamientos, como la instancia política más cercana a los ciudadanos y los procesos electorales, a la conveniencia del partido que las convocaba. Por esta razón, para estos cacique monárquicos el control del poder local resultaba vital y de ello se encargaba una élite política, que contaba con menores recursos económicos y políticos y que hacia realidad el intercambio de votos por favores. En ese sentido, no tenía nada de extraño que cada convocatoria electoral se viera acompañada por la dimisión o el cese de los Ayuntamientos que no ofrecían la debida “lealtad” al partido que “hacía” las elecciones o al cacique que mandaba en el distrito, como ocurrió con varias de las Corporaciones asidonenses de este periodo”. Pero si en las elecciones al parlamento nacional, el turnismo, el pucherazo y el encasillamiento era la tónica general, el fraude aumentaba en las elecciones municipales. Lo más habitual era que se aplicará el artículo 29 de la ley electoral y no se celebrarán elecciones cuando sólo se presentaba una lista. Lo más común es que conservadores y liberales se pusieran de acuerdo en su lista de concejales y también a la hora de elegir el alcalde”


El primer documento nos sirve para conocer las condiciones paupérrimas de los equipamientos de esta “aldea” que se había desarrollado al hilo del problema agrario en la situación de aislamiento y marginalidad. En el Boletín Oficial de la provincia de Cádiz se publica la siguiente comunicación del Ayuntamiento de Medina: Don Pedro Macanaz Palazón, primer Teniente de Alcalde en funciones de Alcalde esta ciudad. El Ayuntamiento de la misma, teniendo presente lo dispuesto por el Sr Gobernador civil de esta provincia… ha acordado en sesión de 30 del anterior, declarar su término municipal un solo distrito, y este en cinco barrio e igual número de Colegios electorales, que se denominan.
El 1º Ayuntamiento, cuya mesa electoral se establecerá en el piso bajo de sus Casas Consistoriales
El 2º Pósito, cuyo Colegio se instalará en la plata baja del referido establecimiento.
El 3º Victoria baja, que se establecerá en la planta baja del Exconvento de la Victoria
El 4º Victoria alta, que asímismo se situará en el local de la Escuela de la Calle Marín, nº 2
Y el 5º Casas Viejas, se situará, en la Choza de costumbre de la referida aldea.
Medina Sidonia a 2 de enero de 1877. Pedro Macanaz. José de la Vega Secretario.
El dato es muy significativo de los equipamientos que poseía Casas Viejas en aquella época, mientras que en Medina la sede electoral se sitúa en edificios adecuados, en Casas Viejas se hace: “en la choza de costumbre”. En todo el campo español los equipamientos urbanos eran escasos y amplias condiciones de misería, pero estos se radicalizaban en las zonas rurales marginales y aisladas como era el caso de Casas Viejas.

0 comentarios: