headerphoto

Las gañanías, los hoteles del campo

En la sociedad tradicional al carecer los trabajadores de medios de transporte adecuado estos se quedaban a dormir y a comer en el lugar de trabajo. Las gañanías son los espacios que se habilitaban en los cortijos para que los campesinos o gañanes durmieran. Además, aquí se pasaba gran parte del escaso tiempo libre que tenían estos gañanes, así, además de dormir, se come, se cuenta, se hacen labores artesanas, se canta,… De hecho, el flamenco va a tener una relación muy estrecha con la gañanía, porque este cante se va a convertir en un instrumento de diversión, de desahogo y de reivindicación en ese contexto jornalero.




Mintz lo cuenta de esta forma en Los anarquistas de Casas Viejas “ … Si las tierras a trabajar estaban lejos, los hombres permanecían en el lugar de trabajo y dormían en las gañanías, en las que cabían unas treinta personas. Trabajaban entonces por espacio de diez días, volviendo a su hogar en la tarde del décimo día para cambiarse de ropa y regresar al campo a la mañana siguiente…En las gañanías, los trabajadores continuaban sus labores después de anochecer a la luz de una lámpara de aceite, tejiendo cestos de hojas de palma para guardar el grano trillado. Por la noche dormían en colchones de paja. Las gañanías tenían muy mala ventilación… A los trabajadores se les llamaban gañanes, por lo que chisteaban: “Eso es porque siempre estamos engañados”. En el audio Pepe Pareja y Juan Pinto hablan sobre aspectos relacionados con estas gañanías.



En esta fotografía ya de principios de los setenta observamos como la gañanía clásica ha dejado paso a otro tipo de estancias. En este caso se ha habilitado en una nave agrícola espacio para que los trabajadores puedan dormir allí. Se cuenta la anécdota sobre que fue un día el viejo Antonio Maura, presidente conservador de la primera mitad del siglo XX, a visitar a un viejo amigo terrateniente. Este se jactaba de tener las mejores instalaciones del país. " Aquí duermen los puercos, aqui las puercas – decía el terrateniente -. Todo estaba limpio, claro, reluciente." Y llegaron a una cuadra inmunda, alfombrada de paja y sacos viejos. ¿ Qué es esto ” – preguntó Don Antonio Maura -. Este es el lugar donde duermen los gañanes – le respondió el dueño de la finca -. Y entonces Maura le avisó, a modo de consejo: "Pues… procure usted que no despierten”. Y no despertaron, que se sepa. En los años sesenta la crisis de la agricultura tradicional acabo con las gañanías, gracias a la mecanización del campo y a la irrupción de los modernos medios de comunicación como el automóvil. No obstante, las malas condiciones de vida de los trabajadores del campo no han cambiando tanto como otros aspectos.


5las gañaniasPepePareja1979JuanPinto1966.mp3

0 comentarios: