José Olmo y María Bollullos en Unión libre

El documento que traigo hoy a esta sección es un recorte del periódico anarquista Tierra y Libertad, fechado el 3 de noviembre de 1915. En él se da cuenta de que María Bollullos y José Olmo han vuelto a ser padres.
FRUTOS DE LA UNIÓN LIBRE
El hogar de nuestros compañeros María Bollullo y José Olmo, de Casas Viejas, ha aumentado con una niña a la que han puesto por nombre Acracia.
En aquel hogar, constituido por la unión libre de dichos compañeros, sigue respirándose el ambiente de los seres libres de todo prejuicio; cuyos cuatro hijos, Porvenir, paz, Germinal y Acracia, da la ilusión de un ramo de flores dentro de un pedregal, pues tanto en Casas Viejas como en los demás pueblos de Andalucía, hasta hombres que se precian de libres no se salen de la rutina en todos los actos de la vida, por temor al que dirán.
Sirvan de lección los actos de estos compañeros a los jóvenes timoratos, que todo su valor se reduce, si acaso, a separarse de la Iglesia. 
Las ligaduras civiles no son menos duras que las eclesiásticas.
Tierra y Libertad 3-11-1915


Por supuesto, el hecho del nacimiento de una nueva hija en la pareja toma relevancia para el rotativo libertario no sólo por tratarse de la familia del líder anarquista de la zona José Olmo, sino también por otros motivos que podemos ver tras el análisis de la citada noticia. En primer lugar, hay que tener en cuenta la fecha. Estamos en noviembre de 1915. El 4 de julio de ese año se ha cerrado el sindicato de Casas Viejas. Dos días después, el 6-7-1915 el diario La Información dice: “El señor juez especial que entiende en la causa con motivo de la muerte del presidente de la sociedad obrera de la aldea de Casas Viejas remite a este Gobierno Civil certificado del auto recaído suspendiendo en sus funciones a las sociedades Centro Obrero de Agricultores y Centro Instructivo de obreros, por el delito de conspiración para el de sedición”. Se trata de alguna manera de pese a la clandestinidad forzosa seguir apoyando las ideas libertarias en la “aldea”. De todas ellas, se aprovecha el nacimiento del cuarto hijo de la pareja para fomentar y patrocinar la unión libre de las personas, rechazando tanto el matrimonio civil como eclesiástico. Como dice expresamente el periódico “ pues tanto en Casas Viejas como en los demás pueblos de Andalucía, hasta hombres que se precian de libres no se salen de la rutina en todos los actos de la vida, por temor al que dirán”
María Bollullos



Por tanto, se le dará especial importancia a la lucha contra las convicciones sociales, que el mundo ácrata considera una manera de ligar al sistema a las personas. Mintz lo cuenta en los anarquistas de Casas Viejas. “El control social en Andalucía rural no se operaba por medio de regulaciones gubernamentales y supervisión policiaca, sino por medio de sanciones sociales a rumores y otras formas de crítica y censura públicas. Por Carnaval, las conductas dudosas se pregonaban en pública en forma de canciones”. Otra prueba del intento de ruptura con las formalidades sociales, es el nombre de los cuatro hijos. Ninguno tiene nombre de procedencia cristiana, como era y sigue siendo habitual, sino que se eligen dentro del universo libertario; así Acracia, Germinal, Paz y Porvenir. Entre los anarquistas de comienzos del siglo pasado fue costumbre usar nombres sacados del calendario revolucionario francés para así huir del santoral católico.



En el Casas Viejas de la segunda república la unión de parejas mediante amor libre (ausencia de boda y firma de contrato) se dio con frecuencia y como dice Mintz en Los Anarquistas de Casas Viejas "Era una afrenta directa a los representantes del estado y de la Iglesia. El amor libre era la consumación de la igualdad entre los sexos. Exigía pureza y lealtad sin las interferencias ni el control del clero o del gobierno...Sin embargo, el término "amor libre" fue empleado por personas ajenas al movimiento para significar promiscuidad, lo contrario del ideal anarquista". Llegado el franquismo esta práctica desapareció. Incluso a Pepe Pareja y Antonia Marquéz se les puso la condición de que se tenían que casar si quería el primero salir de la cárcel.



En la imagen José Olmo posa en traje de faena detrás de una imagen de cartón

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV