Benalup, un proyecto en marcha. Por José Luis Pérez Ruiz

En mayo del 94 el Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla organizó unas jornadas denominadas CLAVES PARA EL DESARROLLO LOCAL DE ANDALUCÍA. Uno de los ponentes fue el concejal de Cultura y Desarrollo Local de Benalup José Luis Pérez Ruiz. Me ha parecido muy interesante la introducción que hace, porque a mi juicio no solo ayuda a entender el proyecto, sino también lo que fue de él.



"Benalup es una localidad situada en el centro de la mitad sur de la provincia de Cádiz, integrada en la comarca de la Janda y distante unos 140 Kms de Sevilla.



Con 6.071 habitantes al 1 de enero de 1994, su término ocupa una extensión provisional de 5.935 Has, su economía tradicionalmente se ha basado en la agricultura combinándose esta a partir de los años setenta con la construcción que proporcionaba unos ingresos bastantes sustanciosos a los numerosos trabajadores de este sector que se desplazaban semanal o diariamente a distintos puntos de la costa del sol y de la costa mediterránea y atlántica gaditana al producirse el boom turístico de sol y playa. 



Su merecida fama de buenos albañiles les llevó a ser llamados para realizar trabajos a Sevilla e incluso Madrid en las fechas anteriores a los acontecimientos del 92, sin embargo, la crisis económica y los cambios estructurales que se viene produciendo en la agricultura hacen que los dos sectores se encuentren en un periodo de recesión.
Es de destacar aquí, ya, aunque insistiremos luego en la importancia que para los habitantes de Benalup ha tenido la Finca "Las Lomas", explotación agrícola modelo que aunque situada en término de Vejer de la Frontera ha sido la principal fuente de economía y desarrollo de esta localidad no solo por el valor material de los salarios que los trabajadores agrícolas conseguían con su esfuerzo sino porque al mismo tiempo sirvió de escuela de albañiles, en los que se fueron reconvirtiendo muchos de los jornaleros del campo durante la construcción de las infraestructuras; el cortijo y el poblado de las Lomas. 



Por último antes de entrar en la exposición directa del tema que nos ocupa hay que destacar dos singularidades históricas del pueblo de Benalup, sin el conocimiento de las cuales sería prácticamente imposible comprender el enorme valor y la gran importancia que para los benalupenses tienen los incipientes y por ahora pequeños resultados que nuestro proyecto de desarrollo va desgranando lentamente.



La primera de ellas es que Benalup no es ni más ni menos que el pueblo conocido históricamente por "Casas Viejas", y en el cual se produjeron durante la II República los renombrados sucesos de enero de 1933 y en los cuales como todos sabéis murieron quemados en su choza Curro Cruz apodado "Seisdedos" y varios de sus familiares, con el agravante de producirse al día siguiente un fusilamiento masivo de personas sospechosas de ser anarquistas a manos de la guardia de asalto a las órdenes del capitán Rojas. Estos hechos con las repercusiones que tuvieron en el gobierno e incluso en la propia República, hasta tal punto que Franco lo ponía como uno de los justificantes de su levantamiento militar, condicionarían la vida y el carácter de los habitantes de Benalup y de sus generaciones posteriores ya que Casas Viejas llegó a ser denominada "la aldea maldita" y parecía un pueblo destinado a ser borrado del mapa.



La segunda de las singularidades de que hablamos es la situación municipal de Benalup, anteriormente denominado Benalup de Sidonia por su dependencia administrativa de Medina Sidonia. Efectivamente hasta el 20 de marzo de 1991 en que logró su autonomía, Benalup con más de 5.5000 habitantes y a 22 Kms. de Medina Sidonia figuraba como un barrio de esta ciudad con un alcalde de barrio designado por el de Medina y con unos cuantos funcionarios que no tenían poder de resolver ningún expediente ni incluso un simple certificado de empadronamiento, que tenían que pasar obligatoriamente por Medina Sidonia.



Esto traía consigo múltiples dificultades de todo tipo y creaba una sensación de dejadez, impotencia y complejos a la población que desde el año 1953 llevaba inútilmente luchando por conseguir la segregación y que por fin llegó hace ahora tres años. No obstante, continua el descontento a pesar de lo conseguido ya que de las casi 55.000 Has del término que tenía Medina Sidonia sólo 5.935 han quedado para Benalup y, lo que es peor aún si cabe, al nuevo Ayuntamiento como patrimonio propio solo le quedaba el edificio donde tiene su sede, que ya se queda pequeño, un viejo matadero y una edificación en el centro del pueblo que acogía la antigua administración de arbitrios y que próximamente será derribada y en su lugar construida una plaza pública.



Añadir que las vacas gordas que también llegaron a los Ayuntamientos a finales de la década de los 80 se iban acabando por las fechas de la segregación sin haberlas podido disfrutar Benalup por su dependencia".


Tendremos tiempos de analizar pormenorizadamente los distintos proyectos que se plantearon, hoy sólo le tocaba el turno a la introducción. 23 años después creo  que la represión de los sucesos no se ha superado, sí la dependencia política de Medina, pero sobre todo que estamos saliendo de una crisis que exige debatir las posibles salidas existentes. Solo quiero decir, que en este debate deberíamos participar cuanto más gente mejor, que no pase lo que ha ocurrido tradicionalmente, que unos pocos han decidido por unos muchos. Y ya se sabe que las decisiones de cada uno están muy relacionados con los intereses de cada cual y la gente que representa. Esa es mi opinión. ¿y la vuestra?

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV