headerphoto

Se acerca el 11 de enero. Por José Luis Gutiérrez Molina

Esta foto aparece en el artículo comentado sobre los sucesos, pero no pertenece a este episodio.
También recomiendo este artículo del mismo José Luis sobre Catalina Silva Cruz
Me ha parecido interesante publicar este artículo de José Luis Gutiérrez Molina que ha escrito en su facebook.
Se acercan las fechas del aniversario de la matanza de Casas Viejas. Como siempre hay quienes quieren aprovechar de que el Pisuerga pasa por Valladolid.

Es lo que le ha ocurrido a Mercedes Valdivia, una autora muy atraída por el falangismo, que publica una texto en el diario digital derechista XYZ (http://xyzdiario.com/…/memoria-historica-la-masacre-casas-…/) en el que une memoria histórica y matanza con la finalidad de comparar los miles de asesinatos cometidos por los golpistas de 1936 y el franquismo con la Segunda República, esa etapa de la historia reciente de España, escribe la autora, "más sangrienta y cruel".

Termina con el habitual desbarre de la extrema derecha hispana, sobre la barbaridad que significa que las familias de los asesinados quiera recuperar los restos de sus deudos, "de los que no queda nada". Son unos sectarios pontifica que quieren que sólo prevalezca su versión, que quieren ocultar la historia eliminando nombres y violar el descanso de quienes lo hacen en Cuelgamuros.
Digo desbarre porque si hay alguien sectario es quien sólo quiere que permanezca la versión de 40 años de dictadura apenas modificada, en sus características estructurales (la culpa fue de la República, todos fuimos culpables, hubo dos bandos que mataron, etc.) durante otros tantos de democracia.
Si hay alguien poco respetuoso es quien pretenden que los espacios públicos, referentes simbólicos de una sociedad, continúen ocupados por figuras cuya mayor bondad reside, en el mejor de los casos, en haber vencido a sangre y fuego y prolongado la victoria sin piedad durante décadas.
Si hubo alguien que violentó a muchos de los que "descansan" en el monumento funerario del dictador fue quien, sin comunicárselo a nadie, y mucho menos a sus familias, trasladó aquellos restos.
Dijo alguien que sólo la verdad es revolucionaria. En los días próximos asistiremos al habitual reguero de artículos y comentarios sobre lo sucedido en Casas Viejas en enero de 1933. Habrá quienes pretendan arrimar el ascua a su sardina y justificar lo injustificable o aprovecharse para seguir repartiendo bilis y rencor. Un año más.

0 comentarios: