Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas. Válvula de escape y soplo de aire fresco. El perfil del emigrante a Alemania. 22





El perfil del emigrante benalupense a Alemania es un varón entre 24 y 35 años, que ha comenzado trabajando como jornalero, fundamentalmente en las Lomas,  completando tareas con el corcho, carbón o actividades depredadoras,  aunque muchos pasaron a la construcción y al no consolidarse recurren a la emigración como tabla de salvación.



El efecto llamada, o el reclamo como ellos lo llamaban, era la forma en la que la llegada de amigos o familiares se producía. Los que ya eran emigrantes conocían la existencia de un puesto de trabajo vacante y le decían a su jefe que conocían un familiar o amigo apto para ese puesto. Así se firmaba el contrato y cuando venía el emigrante del pueblo lo hacía con convenio de trabajo.



Los emigrantes benalupenses encontaron trabajo fundamentalmente en la construcción, automoción, plásticos, metalurgia, ferrocarriles y obras públicas, cárnicas y servicios. Se instalaron en la región de Hamburgo, Baja Sajonia, Renania-Westrfalia, Renania-Palatinado, Baden-wurtemberg, Baviera y Hesse. Aunque se les respetó sus derechos laborales y sociales, no se produjo una verdadera integración. 



Los emigrantes europeos tuvieron que apiñarse entre ellos, refugiarse en sus viviendas, no aventurarse entre los naturales del país a no ser estrictamente necesario. 



Se trata de una emigración no definitiva, sino temporal, entre una media de 5 o 10 años, al contrario que la dirigida a Torrent que tiene carácter definitivo. Razones culturales, idiomáticas sobre todo y de forma de entender la vida explican esa diferencia entre uno y otro tipo de emigración. 



En 1973 se acabó la emigración, pues la crisis económica cerró uno de los vasos comunicantes, al no haber puestos de trabajo y producirse  despidos. En el mural fotografías de emigrantes benalupenses en Alemania en 1966 y 1971.

Comentarios

Entradas más vistas

la Bossa Nova, el equilibrio entre el fondo y la forma

"La fregona mágica" en A vivir que son dos días.

Los monstruitos. Los primeros que han pisado la final del Falla

Las Guerrilleras. Un manual de carnaval

La madrugada. Una gran comparsa

Pepe Colmlena, profeta en su tierra

El Gallo Blanco. Vivencias de aquellos años en la Alameda 1.B. Por Francisco J. Martínez Guerra