Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas. Válvula de escape y soplo de aire fresco. La emigración a Marbella, 20

La emigración a Marbella ha sido muy importante desde los años sesenta hasta 2007 que la crisis la cortó. Ha sido de dos tipos; la definitiva y la pendular. Dentro de la primera muchas familias se instalaron en Marbella atraídos por la pujanza del sector servicios, sobre todo aquellas profesiones relacionadas con el turismo y todo tipo de servicios asociados a él.





Ese fue el caso de la familia Flor Román. La madre y sus dos hijas se trasladaron a Marbella después del fallecimiento de Manolo Flor que había regentado un bar en la calle San Juan. Lo mismo ocurrió con la familia Moreno López. Los hijos de Juan y María se establecieron en Marbella y sus padres los siguieron a continuación, aunque ellos siempre habían evitado la emigración. El mismo camino siguió la familia Montes de Oca, de Isabel la pescaora, o los Coronil, o los Mateos, o los Flor o tantos otros, de tal manera que Marbella, después de Torrent es el lugar de España donde más emigrantes benalupenses se establecieron. 






El otro tipo de emigración a la costa del sol se ha mantenido hasta fechas recientes. Se trata de una emigración pendular con carácter semanal que tiene su base en el sector de la construcción. Mintz dice: “ Como los lugares de trabajo estaban demasiado lejos de Benalup para ir y venir cada día, durante la semana, los trabajadores o pagaban por una habitación para dormir en algún lugar cercano, o improvisaban literas en el sótano del edificio en construcción. Allí instalaban cocinas portátiles  para preparar su café matutino y la mayoría de sus comidas diarias. Cada sábado por la tarde, los trabajadores volvían a Benalup. Pasaban el domingo en casa y, antes del amanecer del lunes, tomaban el autobús o marchaban con alguien en coche a sus lugares de trabajo”. A veces esta emigración era de carácter diario. 





Bartolomé Dominguez Camacho, nació el 27 de Marzo de 1948 en Facinas. Es un ejemplo paradigmático de emigración, pues pasó toda su vida de un lugar a otro, aunque siempre volvía a Benalup, donde le hubiera gustado jubilarse. A los 6 años de edad se trasladó con sus padres a Benalup-Casas-Viejas, concretamente a la finca “Valle Hermoso”, donde trabajaba como guarda. Él desde esa edad trabajó guardando pavos y cabras. A los 17 años de edad, fallece su padre y es entonces cuando se va a vivir al pueblo con su madre y sus hermanos. A los 18 años se va a la Costa del Sol a trabajar en la construcción.








Es allí donde conoce a su mujer Conchi. Aunque la Costa del Sol siempre va a ser su punto de referencia, se trasladan a Benalup pero seguía trabajando allí. Se iba los lunes de madrugada y volvía los viernes. Es uno de los muchos benalupenses que aunque viven en Benalup, de lunes a viernes trabajan en la construcción de la Costa del Sol. 







Luego alterna sus estancias en Benalup, los trabajos en la Costa y en la construcción en Burgos  y Madrid. En el año 1989, decide alquilar una casa en Fuengirola y se lleva a toda la familia. Para entonces son 8 miembros, seis hijos, su mujer y él. Desde el año 2006 aproximadamente, deja la construcción y trabaja de jardinero, hasta el 27 de Agosto de 2012 en el que muere de un infarto.



Su gran pasión fue el cante flamenco. Participó en numerosos concursos de fandagos de Canal Sur TV, y como premio le editaron un disco. Su pueblo le encantaba, estaba enormemente enamorado de él. Su ilusión era pasar  su vejez en Benalup pero desgraciadamente se murió demasiado pronto.

Todas las fotos de Juan Moreno son de Jerome Mintz.

Comentarios

Entradas más vistas

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

La cafetería Alameda