headerphoto

Los albañiles de Benalup-Casas Viejas. Las banderas y los techos. 6

Reparación de la iglesia en 1965. La cuadrilla es de Andrés Cózar y aparecen Francisco Moreno Cózar, Francisco Ortiz, Andrés Barberán, Fernando Montiano, Antonio Romero, Juan Pérez Reyes,Abelardo y Gaspar Zumaquero. Aunque se están incorporando nuevos apellidos, los clásicos de la construcción benalupense continuan.
Traigo hoy a esta sección de los albañiles de Benalup-Casas Viejas dos prácticas que en la actualidad casi han desaparecido. Tienen en común la celebración de una fiesta con comida y bebida por la terminación de la obra, pero también son muy diferentes. La bandera es una comida que paga el propietario o constructor de una obra a su finalización. El techo tiene que ver con la autoconstrucción de las viviendas y la sufraga el humilde propietario de la nueva vivienda. 

Sé que es la celebración de la terminación de una obra en el campo. Pero desconozco lugar, fecha y nombre de los que aparecen

La puesta de bandera de una obra se realiza en el momento que se da por finalizada la fase de estructura en la construcción. Es una tradición que ha llegado al día de hoy y que tiene su origen en la Edad Media, cuando el poder y el prestigio de las ciudades se demostraba construyendo catedrales. Para la construcción de estas se utilizaban andamios de madera para sujetar durante el principio de la obra, los arcos y bóvedas. Estas estructuras eran mucho más débiles e inestables que las pesadas piedras por lo que había que tener mucho cuidado para que no se fuera a pique toda la construcción. Este es el origen  de la bandera. Cuando se estaban colocando las bóvedas y los arcos en los inestables andamios se colocaba un trapo en el punto más alto para detectar las rachas de viento y prever posibles accidentes.  Era el momento más crítico de la construcción de la catedral. Una vez que se pasaba, se celebraba una fiesta con abundante comida y bebida. Durante ella el trapo se sustituía por la bandera de la ciudad, para que desde el horizonte se oteara la pujanza y fortaleza de esta comunidad. La bandera nueva se mantenía hasta el fin de la obra. Posteriormente, esta fiesta ha ido evolucionando. En la modernidad la puesta de bandera se mantuvo en algunas empresas cuando finalizaba la primera fase de construcción de un edificio, es lo que se conoce por la estructura. Debido a la crisis por la que pasa el sector en los últimos tiempos están fiestas son cada vez menos.


Lo del techo es otra cosa, es una fiesta con comida y bebida también pero que no la paga el contratista, sino el propietario de la casa. Es a la bandera lo mismo que la solidaridad a la caridad. Es una práctica que tiene honda raíces entre las personas humildes en Andalucía, como era el caso del tornapeón, por el cual las familias se ayudaban mutuamente en las faenas de recolección. Pues algo parecido ocurría con los techos. El grupo de amigos y familia que eran casi todos albañiles o podían llegar a serlo colaboraban mutua y recíprocamente en la construcción de sus viviendas, en la sustitución de las chozas por las casas de mampostería. “Hoy por ti y mañana por mí”, era el lema que se seguía la mayoría de las veces. Se hacía en fin de semana, que era cuando no se trabajaba en la empresa de la Costa y el domingo cuando ya se terminaba la obra se celebraba con un guiso y se regaba con bebida.  Por ejemplo El barrio de Santo Domingo en B/CV se le denomina de esta forma porque la mayoría de sus viviendas se construyeron los domingos con la ayuda de familiares y amigos, como muy bien refleja la comparsa Carretera y Manta "Fin de semana a currar/Permiso de cerca, cimientos de amigos, que el Sábado están./Serones de arena, camión del Contrito, ladrillo a compás./Vivienda en alberca, bandera el domingo al aire ondeará/ Esfuerzo entre todos que calle por calle/ que codo con codo, guiso a guiso, nace/un barrio que solo vida cobrará” 
Pido ayuda para localizar esta foto. He reconocido a Fernandín Romero



Algunos norteños han querido ver estas fiestas, donde abundaba el cante, la risa, la comida y la bebida como otra manifestación más del “supuesto” carácter festivo andaluz, cuando en el fondo son una celebración de la solidaridad y el espíritu colaborativo entre iguales. Efectivamente guiso a guiso, fiesta a fiesta nació un barrio y un pueblo nuevo. Guiso a guiso, fiesta a fiesta, codo a codo el mundo sociológico del jornalero, que se había reconvertido en albañiles se construyó solidariamente unas viviendas dignas que el latifundismo clásico había impedido y que se limitaba a poner parches caritativos, como las famosas calamidades en desgracia. Es una pena que no haya publicadas fotos de celebración de techos, lo mismo conseguimos algunas aprovechando la difusión y seguimiento que está teniendo el Facebook de la Historia de Benalup-Casas Viejas en imágenes. Y a la historia de este pueblo le falta una imagen de la celebración de un techo.
Manolo Vidal: "Esta segunda foto que subo parece ser una bandera (comida-fiesta en la obra, que por cierto se están perdiendo), en lo que parece la construcción del Club de Las Lomas"

0 comentarios: