Los albañiles de Benalup-Casas Viejas. Las Lomas cuna de la albañilería. 3

Esta foto fue tomada hacia el año 1950, en ella aparecen Juan Mena Estudillo y sus compañeros de trabajo Paco Lago, Manolo Montes de Oca y Andrés Guillén.
Ya hemos dejado analizado que fue la desecación de la laguna de la Janda el punto de inflexión entre la sociedad antigua y moderna. Con ella empezaron a desaparecer las chozas, sino también aparece el consumismo, la emigración o la construcción como sector central. Pero no sólo como consecuencia general, como sinergía, sino como una causa efecto inmediato.


En efecto, tanto la construcción de los dos pantanos, como los dos poblados necesitaron de una ingente cantidad de mano de obra, que como ha siempre ha ocurrido en las Lomas, una buena parte era de Benalup-Casas Viejas. La parte del proyecto de construcción más importante, al menos cuantitativamente, fue la realización de 150 viviendas para los trabajadores de la explotación agraria, evitando así que tuvieran que desplazarse desde pueblos cercanos, en la misma explotación, lo que se conoce como el poblado de las Lomas. Se siguió un plano en cuadrícula u ortogonal, todas las casas tienen características similares, a las calles se les puso nombres de aves y se tuvo especial cuidado en fomentar el desarrollo armónico con la naturaleza. Tanto los faisanes como las perdices formaban parte natural del mobiliario urbano, existiendo un alto respeto hacia estos animales por parte de los habitantes de este poblado. Una vez construido el poblado, la misma familia propietaria extremaba las medidas de limpieza, no se permitían gallinas o cerdos en las casas y la mayor parte de los gastos de las casas eran sufragados por la empresa. En el año 2000 la comparsa Carretera y Manta escrita por el Santo decía respecto a este poblado: 
Hay que edificar cien casas y, que impresione, una gran iglesia
hotel, club y supermercado, cine en medio de una plaza; 
levantaremos también una escuela


¿?


Pero estas obras no sólo generaron ingresos económicos, sino que también posibilitaron que muchos jornaleros se traspasarán al sector de la construcción. 
Construcción del Celemín



En un trabajo sobre la construcción en 2005 de  Laura, Gema, Lorena y Rocio se dice: "A finales de la década de los cincuenta, la finca de las Lomas empieza un proceso de expansión que la va a convertir en el latifundio más rentable de Europa. Para dar acogida a la gran cantidad de mano de obra necesaria se construye un poblado, que en sus mejores momentos llegó a tener los mismos o mejores equipamientos urbanos que los pueblos del entorno. La construcción de este poblado se hizo en un corto espacio de tiempo y sirvió de laboratorio, de taller... para la gran cantera de albañiles que se convertiría posteriormente Benalup-Casas Viejas. El comienzo fue una obra con unas vigas, que había sido encargada a una empresa del Coronil (Sevilla). Por diversos motivos esta empresa abandonó y llamaron para terminar la obra a la cuadrilla de los Cózar. Este fue el inicio de la relación entre las Lomas y los albañiles benalupenses, que  iba a perdurar en el tiempo e iba a posibilitar la formación y consolidación del sector productivo por excelencia en Benalup en la actualidad; la construcción". 
Dice Antonio Castellet: "De izquierda a derecha: de rodilla y como que escribe, mi padre Bernardo Castellet Grimaldi, sobre el tubo Diego Jimenez Barberan (muerto en accidente de trabajo, creo recordar) y el que está más a la derecha mi tio Paco hermano de mi padre. Desconozco el año y aunque creo reconocer a alguién más, no estoy seguro, por ello no aventuro nombres. Mi padre fue listero en Las Lomas y pienso que la foto fue tomada en las obras de desecación de la laguna de La Janda"



Haría falta un estudio más profundo, pero con los datos que tenemos, parece ser que los trabajadores que trabajan de albañiles, una parte proviene de las familias de albañiles de Casas Viejas, de toda la vida, pero otra gran parte, provienen de jornaleros que se reconvierten al mundo de la construcción. Siendo las Lomas donde aprenden su oficio. Sobre este hecho, el Santo escribió en el 2010 un pasodoble para la agrupación Carretera y manta. Decía así:
Agustín, Manolo y Juan Mena en 1950

Las cinco de la mañana, la madre a los hijos llama
y al padre: venga, a la escuela.
Lavado de gato en la cara, salpicón de palangana
sobre encaje de madera.
Pantalón de las mil rayas con mil remiendos cortadas,
basto cinturón de empleita.
La camisa remangada, de esparto las alpargatas
por casco gorra de tela.
En la vieja el más anciano, suben los niños a la más nueva, 
que no hay “parne” “pa” tres bicicletas.
Tres cafés, Andrés Ricardo, Calle San Juan van dejando
¡Cuantas gentes para el correo! Coño, el Coscorrón, qué feria.
“Polvarea” al final del pueblo, resplandece la calera
y su olor sirve de aliento
a chumberas, pino, higueras.
Coronan los tres el puerto, llega el cruce “pa” la izquierda.
Del “Josco” a curva el Teniente,
Espartina, Cucarrete,
tras Cantarranas les abren las puertas.
En su maleta-capacha, el chusco “pa” la jornada 
y en su plumier-espuerta,
las herramientas para la escuela.

Esta foto fue tomada en 1952, en ella aparece Juan Mena con sus compañeros de trabajo Paco Lago y Manolo ¿?
"Bernardo Castellet Grimaldi, sobre el tubo Diego Jimenez Barberan (muerto en accidente de trabajo, creo recordar) y el que está más a la derecha mi tio Paco hermano de mi padre. Desconozco el año y aunque creo reconocer a alguién más, no estoy seguro, por ello no aventuro nombres. Mi padre fue listero en Las Lomas y pienso que la foto fue tomada en las obras de desecación de la laguna de La Janda"

De los 22 versos que tiene el pasodoble 20 se los dedica a contarnos una escena cotidiana de muchas familias benalupenses de los años sesenta. Los padres y los hijos se levantaban y se iban a las Lomas a trabajar a la construcción en esa finca. El detallismo es interesante, la hora que se levantan, como se asean, como se visten “por casco gorra de tela” y el medio de transporte, la bicicleta, que utilizan. Luego pasa al itinerario desde el bar de Andrés Ricardo, donde toman el café, hasta las Lomas sirviéndose del recorrido para describir bares, Coscorrón o Polvarea, o lugares, Orativa (chumberas, pino, higueras), Calera, Las Grullas (Coronan los tres el puerto) Josco, curva del Teniente, Espartina, Cucarrete y Cantarranas. Termina esta parte contándonos que “En su maleta-capacha, el chusco “pa” la jornada”. Ese maleta-capacha que en principio puede sorprende no es más que el precedente para los dos últimos versos, que como en otras ocasiones se convierten  el remate, en la sorpresa de la copla. “Y en su plumier-espuerta, las herramientas para la escuela”. 



Padre y dos hijos van a trabajar a la construcción en las Lomas, pero también van a aprender. Y es que las Lomas son la cuna, la escuela  del floreciente sector de la construcción que ha sido la base de la economía benalupense hasta fechas muy recientes. Podríamos aprovechar las redes sociales, sobre todo el facebook, para poner más fotos y comentarios, profundizando así en el conocimiento de este interesante asunto.
Poblado de Varelo. Foto Mintz

Comentarios

Entradas más vistas

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

La cafetería Alameda