El olvido de los olvidados. 2

Francisco Fernández Guerra de la Vega, asesinado en agosto del 36

Está claro que el problema agrario y el intento de resolverlo desde el punto de vista campesino está en la base de los sucesos de Casas Viejas de 1915 y 1933, pero también en la definitiva derrota de estos ideales que supuso la Guerra Civil y el franquismo. Declarado el golpe y victorioso en Medina y Casas Viejas, desde allí comunicaron que todos los que habían participado en sucesos del 33 se presentaran en los cuarteles de Medina Sidonia.




La reacción mayoritaria fue la huida masiva a la zona republicana vía la Sauceda. Eso explica que en Casas Viejas hubiera tan pocas víctimas mortales en la represión interna. Los anarquistas se salvaron casi todos, peor suerte corrieron los socialistas. También huyó José Suárez, el hombre de la Reforma Agraria en la comarca, y por eso salvó la vida. El mismo lo dice: “Dieguito Alzugaray fue famoso por sus hazañas y este fue el promotor de los que me destrozaron los muebles y se llevaron una biblioteca que tenía regalada por el Ministerio de Instrucción Pública, y el poco dinero que tenía dejando a mi familia con lo puesto. Este Dieguito, me buscaba para darse el placer de matarme, por el sólo hecho de que este tenía una gran finca (Charcodulce) y la Reforma Agraria se la arrendó y colocó ochenta casas de familias que estos vivían allí muy bien, y él cobraba la misma renta que le daba el colono anterior, y esto no le perjudicaba en nada sus intereses y además debía haber estado orgulloso de que su finca, fuera objeto de una obra tan justa y humana, que él no había sido capaz de hacerla de propia voluntad. Como es de suponer, esta fiera, (porque no tiene otro nombre) arremetió contra aquellos indefensos  lanzándolos a puntapiés y matando a los que llevaban la dirección de aquello, y se quedó con la finca otra vez y la dedicó a ganadería con el fin de no tener que dar sueldos”.



Su cuñado Francisco Fernandez, su mano derecha en la Comunidad de Malcocinado fue detenido y matado por los falangistas de Medina.  Lo cuenta María Luisa Fernández, su hija,  en la película La cosecha de las revueltas: “ A mi padre lo mataron a principios de la guerra, estaba en casa, durmiendo la siesta, llegó un compañero que había sido de colegio, Diego de Alzugaray y con un coche con unos cuantos falangistas, le dijeron que le acompañara y entonces, él le acompañó y no volvió más… A mi padre lo mataron por bueno… la causa era que se había metido con mi tío Pepe Suárez a organizar una reforma agraria en propiedades que no eran explotadas de gente rica de Medina Sidonia y de Benalup, entonces estas fincas se repartieron entre cuarenta obreros que se morían de hambre”.



La misma suerte corrió a cargo del mismo grupo falangista Francisco Guinea Pérez, calabacero de Charco Dulce, de la parte explotada por los asidonenses. También este grupo falangista asidonense está detrás de la muerte de un grupo elevado de alcalaínos, que la encontraron en el cruce de la carretera del Castaño con la de Alcalá, cerca del Punto. Habían sido detenidos por la falange de Alcalá y conducidos a la cárcel de Medina Sidonia. De allí el 20 de Agosto fueron llevados a Benalup y asesinados. 



Dice en los anarquistas de Casas Viejas página 279 Antonio: “Otros veintidós de Alcalá y Paterna, incluyendo a Antonio Gallego, el diputado de alcalde, Domingo, el sastre, fueron asesinado en el cruce de Benalup, Antonio Gallego y Domingo habían ido a Cádiz en 1932 para solicitar una cooperativa de reforma agraria”.



De nuevo vuelve a quedar en evidencia los asesinatos en la Guerra Civil con el intento de los asesinados de resolver el problema agrario. 

Comentarios

Entradas más vistas

Tal como eramos en 1992

Los outtakes de Mintz. Buenas noticias de Washington

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería