Entradas

Mostrando entradas de septiembre 11, 2016

Restitución del monolito de los sucesos a la Alameda. Por Frank Mintz 3

Imagen
La moción presentada por el grupo municipal de Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía, para recolocar el monolito dedicado por la CNT, en 1983, a los sucesos de Casas Viejas, un intento de jornaleros del sindicato CNT del pueblo de instaurar, en 1933, un régimen de comunismo libertario, me parece justa, sensata  y digna.

Restitución del monolito de los sucesos a la Alameda. Por José Luis Gutiérrez Molina. 2

Imagen
A principios de semana el grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas presentaba una moción para que el pleno acordara recolocar, en el sitio donde originariamente estaba, el monolito que la CGT –entonces CNT– Andalucía, colocó en enero de 1983 en la Alameda, la principal plaza del pueblo, cuando se cumplía el cincuentenario de la masacre de 1933.

Restitución del monolito de los sucesos a la Alameda. Por Manuel J. Moguel 1

Imagen
Con motivo de la moción de IU de Benalup- Casas Viejas sobre la restitución del monolito de los sucesos a la Alameda le he pedido su opinión a una serie de personas que yo creo que pueden tener un punto de vista interesante. A parte que publicaré todas las que me lleguen. Empiezo hoy con la de Manuel J. Moguel.

Mora Figueroa se interesa por Benalup de Sidonia

Imagen
Dicen que una imagen vale más que mil palabras y al hilo de este documento a mí se me ocurre que una fuente documental puede ayudar a entender la historia de todo un pueblo. Me explico, estamos ante una carta de 1967 del dueño de las Lomas D. José Ramón Mora-Figueroa a D. José Romero Bohollo, veterinario del pueblo y que al mismo tiempo es alcalde pedáneo. En ella le hacía una especie de acuse de recibo de una carta anterior suya donde le exponía las carencias del pueblo.

Jerome Mintz, un andaluz de Indiana. Retratos 4

Imagen
Pero ¿por qué tomó Mintz cientos de retratos? Estas imágenes son el máximo exponente de la relación que «El americano» entabló con los andaluces. No se hicieron por encargo, ni para regalarlos a los retratados, ni para ilustrar sus publicaciones, salvo alguna excepción. Solo fueron conocidos cuarenta años después, una vez desaparecido Jerome. Formaban parte de su vida más que de su trabajo de campo y fueron una especie de homenaje a la supervivencia en circunstancias hostiles. El permiso concedido para la realización de la fotografía constituía un pacto entre ambas partes. Y Mintz, que vino a «cazar», a investigar los sucesos de Casas Viejas, fue «cazado», quedándose atrapado y encantado con esta gente.

El pregón de D. Eugenio Espinosa. Introducción. 1

Imagen
Para el primer aniversario de la consecución de la Segregación el Ayuntamiento de Benalup decidió que fuera él el encargado de dar el primer pregón. Fue el 20 de marzo de 1992. La idea me parece magnífica, no sólo por lo que D. Eugenio representa en la historia de este pueblo. Por su lucha por la extensión de la cultura, de la consecución de la Segregación y por su participación en la cosa pública, sino también, por el pregón que dio.

Los lugares de los Sucesos de Casas Viejas. Maneras de vivir. 3

Imagen
Hasta la década de los sesenta en que con la desecación de la Laguna de la Janda, la emigración y la llegada de la construcción y de las Lomas se acabó la agricultura tradicional en esta tierra se vivió casi exclusivamente del sector agrario. Tres subsectores fueron importantes, los molineros maquileros, los hortelanos y los zapateros, pero todo ellos supeditados a la supremacía de los jornaleros. Se trataba de una economía que mezclaba las peonadas eventuales con la tradicional economía de subsistencia y depredadora.

Jerome Mintz, un andaluz de Indiana. Retratos 3.

Imagen
Muchas de las fotografías realizadas por Mintz se catalogan como retratos. Son fotografías con una gran carga expresiva, no sólo por los rostros -a veces llenos de arrugas- o por la vestimenta ajada y remendada, sino también por los escenarios, el paisaje o la arquitectura que sirve de fondo. No hay posturas forzadas, no hay escorzos, no hay sonrisas hipócritas. Son retratos que denotan la confianza entre fotógrafo y fotografiado.