Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas. Válvula de escape y soplo de aire fresco.La Guerra Civil. 13


A partir de julio de 1936 aparece el movimiento migratorio por causas políticas más importante de la historia de Casas Viejas. Una minoría participó en las acciones bélicas con los nacionales o sublevados, pero la mayoría marchó a zona republicana. El hecho diferencial de la Guerra Civil en Casas Viejas fue el precedente de los Sucesos de Casas Viejas. El miedo se extendió como la pólvora.




Los falangistas de Medina quemaron y destruyeron las dos sedes de los sindicatos UGT y CNT.  Luego comunican en el cuartel de la Guardia Civil que todos los que habían estado en la cárcel por los Sucesos se tenían que presentan en los cuarteles de Medina. Y vuelven a Medina llevándose algunos detenidos. Más de cien personas marcharon a la zona republicana huyendo de las posibles represalias por su actividad política. 



El recorrido inicial fue el mismo para todos. Se dirigieron a Alcalá, para tras pasar la Sauceda adentrarse en los pueblos malagueños del Genal. Era el mismo recorrido pero a la inversa que hacían los sopacas cuando iban a segar a la Janda. Muchos se quedaron en estos pueblos donde tenían familiares, otros bajaron hasta Málaga. En esta zona estuvieron trabajando mayoritariamente en el campo, en cortijos o en colectividades agrarias. Una veintena regreso en febrero de 1937 tras la caída de Málaga, otros en 1939 finalizada la guerra. 



También los hubo que perdieron la vida como Gallinito o José Durán, Antonio Lino y José Jordán que murieron en Mathaussen, en el campo de concentración nazi. Manuel Vera, Sebastián Cortabarra y Juan Pérez en las cárceles franquistas. Sebastián Grimaldi Duarte murió en la guerra en el bando nacional. 



El perfil de estos cien benalupenses nos da muchas pistas sobre el carácter de esta guerra. Dominan los solteros sobre los casados (46 a 38). En cuanto a la instrucción dominan los que la tienen a los que no (56 a 26). Políticamente dominan los que habían estado afiliados a la CNT (56) por 8 a la UGT, así como los que habían sido encarcelados con anterioridad, todos por su participación en los Sucesos de Casas Viejas de 1933, 52 casos. En cuanto al domicilio son mayoritarias las calles Medina  Nueva, Benalup, Miraelrío, Cervantes… Noventa y ocho  eran obreros agrícolas. 



Ante la caída de Málaga en febrero del 37 unos regresaron, como Francisco Moreno Cabeza y otros se integraron en la zona republicana como Francisco Jiménez Candón, Miguel Pavón, Gaspar Espinosa, Antonio Barberán Lara o Francisca Ortega regresando finalizada en la contienda, siendo detenidos en prisión y sometidos a juicio sumarísimo. Pero los hubo que no regresaron porque perdieron la vida en la contienda como Gallinito, en Pozoblanco, o Antonio Lino, en Mauthausen. Antonio Cruz regresó de Francia en 1945, sin embargo Catalina Silva Cruz aún permanece allí. 



Los que regresaron tuvieron que soportar la represión y el ninguneo por parte de los vencedores. Algunos incapaces de soportar las dificultades y obstáculos que se les ponía para encontrar trabajo, relacionarse o simplemente vivir optan por emigrar de nuevo como Antonio Durán en Daya Vieja o José Suárez Orellana, otros se refugiaron en la sierra como maquis y después de su fracaso y paso de nuevo por la cárcel terminaron en Sevilla como Francisco Vargas, en Torrent como Pedro Moya o en paradero desconocido Sebastián Pavón. Otros como en el caso de José (Lino)  Reyes Estudillo se quedarían en Benalup hasta que en los sesenta emigraron con la familia a Torrent.

Comentarios

Entradas más vistas

Tal como eramos en 1992

Los outtakes de Mintz. Buenas noticias de Washington

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería