Leer para vivir


Ahora que se aproxima la navidad, tenemos más tiempo de leer y más necesidad de regalar. Me voy a atrever a recomendaros tres libros que de una manera u otra están relacionados con nuestro entorno. Siempre pensando que el regalo no sólo retrata al que regala, sino también al regalado.





El primero es Nubes en el corazón, de Juan Pino Palma. Juan es un guarda forestal de la Sauceda, enamorado del parque, de su patrimonio histórico y cultural. Es mi Cicerone y mi erudito en cuestiones de historia de la Sauceda. Nubes en el corazón es un viaje a través del paisaje y la memoria por el parque natural de los Alcornocales. Es una novela histórica del siglo XVI que narra las aventuras de los primeros bandoleros andaluces en el bosque de la Sauceda. Nombre por cierto que tiene mucho que ver con la novela. Se puede adquirir en Benalup-Casas Viejas en la posada Casas Viejas.



El segundo libro es Los años de la Ballena de Antonio Díaz González. Ya he hablado aquí de ella, recordaros que además de tener un personaje casaviejeño, es un recorrido geográfico por la provincia de Cádiz e histórico desde la Segunda República hasta la actualidad. Una gozada para los que nos gusta reivindicar la importancia de la historia en nuestras vidas. Se puede comprar en el Estanco de Miguel Roman y en la papelería Paqui de la calle Barbate.



El tercero es el nuevo libro de Alejandro Pérez Guillén, Re-flexiones desde el corazón, el único de los tres que todavía no me he leído, pero que voy a hacer inmediatamente. Alejandro es uno de los nuestros y es un gran acontecimiento que saque nuevo libro. Siempre que pasa eso me alegro mucho, me alegro de que siga escribiendo, soñando, pensando, aprendiendo...viviendo. De alguna manera me lo traspasa a mí también. 



Yo creo que en los tiempos que corren, de tanta hipocrecia, tanta imagen, tanto facebook, tanto twitter, tanta rapídez... a veces, es necesario pararse y beberse la vida a sorbo, lentamente y que mejor con un buen libro. Una buena manera de encontrar el sosiego necesario es apartarse en un rincón, con un libro en la mano y si encima están relacionados con nuestro entorno, nuestro contexto mejor todavía. En tiempos que está tan de moda todo lo físico, todo el culto al cuerpo, no podemos olvidar que la lectura es a la mente, lo que el ejercicio al cuerpo.  Además, la lectura es un acto revolucionario, reivindicativo,  luchamos contra la ignorancia que nos amenaza pues la lectura la perjudica seriamente, ya que si la ignorancia es la fuerza de los "malos", la lectura la nuestra. En tiempos de activistas de sofá como los de ahora nunca hay que dejar toda la combatividad que te aporta el acto de leer. 


Además, los tres autores que os recomiendo, que entre ellos no se conocen de nada, tienen en común, que ni buscan dinero, ni fama, ni poder publicando. Son una especie de románticos, creo, que sólo pretenden robarle vida a la muerte, llenar, a ellos y a nosotros, la vida de cosas. Buen provecho, buena lectura.

Comentarios

Entradas más vistas

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

La cafetería Alameda