Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas. Válvula de escape y soplo de aire fresco.Las emigraciones del campo de Gibraltar. 7

Tras Medina y el Valle del Genal es el campo de Gibraltar el tercer lugar en importancia en la procedencia de los primeros pobladores casaviejeños. Dos características van a tener estos colonos. En primer lugar se sitúan mayoritariamente en la sierra casaviejeña de la que luego darán el salto hacia Casas Viejas. Eso pasó por ejemplo con la familia de Ricardo Rodríguez Pérez Blanco o José Suárez Orellana, que estuvieron primero en el molino del Monasterio el Cuervo o los Algamitas respectivamente.




Viven en ranchos del carbón, corcho, economía de subsistencia  y depredadora, además de monetarizar sus actividades acogiéndose a las peonadas que aparecieran. Pero en sus explotaciones domina el tornapeón, una forma de solidaridad y de afrontar las tareas del campo, en una economía con poco dinero circulante. Es esta gente la que incorpora al folklore popular el chacarrá.  



La otra característica es que se trata de segadores que provienen de otros lugares, fundamentalmente del Valle del Genal o de la Alpujarra. En cuanto a la procedencia de los pueblos concretos destaca Los Barrios (de ahí provienen los Zumaquero Vera, los Castros, los Calvente, los Correro o los Peña) con 80 casos, seguido de Tarifa (apellidos como los Serrano, Camacho o Jordán provienen de allí)  con 32, y luego Algeciras y San Roque (Rodríguez, Mendoza, Madueño…). 



Las relaciones con el campo de Gibraltar han sido muy intensas desde la formación del pueblo hasta la actualidad. Por allí pasaban los segadores que el tren  dejaba en Algeciras y venían andando a la Janda. O allí se han dirigido una  parte de los albañiles benalupenses que a finales del siglo XX protagonizaron la época de mayor crecimiento en la historia de este pueblo. 



Un caso concreto de estos pobladores que provenían del campo de Gibraltar es el de Diego Peña García y Juana Sánchez Rodríguez. El camino de la serranía hasta Benalup pasando por los Barrios, Alcalá y la sierra benalupense es seguido por muchos. Diego Peña Pérez había nacido en Los Barrios en 1905. Pero sus padres Juan Peña García y María Pérez Barca procedían de Jimena de la Frontera, los cuales habían establecido en esa población su residencia. De ahí se trasladan a la cercana Cañada de la Cebada donde arriendan tierras. En el censo de 1917 nos encontramos en la Cañada de la Cebada la unidad familiar compuesta por Juan Peña García y Francisca Pérez Barca con 48 y 38 años respectivamente. Los hijos eran Francisco, Diego, Ana, Juana, Francisca y Juan Peña Pérez, ya nacidos en la Cañada de la Cebada y con 13, 11, 8, 6, 2 y 1 año respectivamente.




Diego Peña casó con la alcalaína Juana Sánchez Rodríguez y tras un breve tiempo en la finca asidonense El asiento del duque, arrienda, como el padre,   tierras en la cañada de la Cebada. Allí vive en una choza y nacen sus hijos Juan, Cristobalina, Francisco, Diego, Ana, Francisca, Cristóbal, Carmen, Remedio, Amparo y José. Además a la muerte de su hermana Francisca se hizo cargo de sus sobrinos Pepe y María Ruiz Peña. 



En la postguerra la Cañada de la Cebada  era zona fronteriza entre contrabandistas, maquis, guardias civiles, furtivos, recoveros, carboneros, etc. Hasta el punto que tienen que trasladarse a vivir un tiempo al destacamento de las Algámitas donde la Guardia Civil proporcionaba cierta seguridad. En los sesenta se traslada a Benalup a la calle Nueva donde instala una panadería cuyo traspaso había adquirido de Francisco Sánchez Sanmartín. Esta casa se convertirá en el lugar de celebración de bodas, cumpleaños y demás eventos familiares, como se ve en las fotografías, aunque la familia nunca perdió la vinculación con la sierra. 



En la actualidad la familia Peña está muy extendida en Benalup-Casas Viejas. Al tronco de los Peña Sánchez pertenecen los Peña Serrano (Ana), Romero (Antonio, María y Francisca), Mateo (Francisca), Espinosa (José y Paco), Cabrales (Manolo), Cózar (Bernardo), Manzorro (José) y Pérez (Antonia). A los que hay que añadirles los respectivos hijos y nietos.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5