Los lugares de los Sucesos de Casas Viejas. La casa de os Espina o del Veterinario. 10

Campua 1933

El solar que va desde la derecha de la actual calle San Francisco hasta la derecha de la calle San Elías y que por el sur llegan hasta la calle Clavel era de Francisco Vela López, el primer gran propietario del siglo XIX de Casas Viejas.  La parcela que daba directamente a la Alameda se utilizará como cárcel o depósito municipal. Con ese uso continuó desde 1877 hasta 1929 pasando en herencia a Francisco García Vela y al médico José Espina Calatriú. En estos casarones vivieron bastantes benalupenses y Antonio Barberán Romero en el solar que daba a la alameda, instaló un bar con un sombrajo de castañuela; La Buhardilla. En 1929 el matrimonio Espina García comienza a construirse una casa en esos solares, pero en tiempos del bienio progresista le detienen la construcción alegando falta de permisos.

Foto Serrano


Ese estado es el que presenta en las tres primeras fotografías. Desde los muros a medio construir es desde donde disparan algunos campesinos al cuartel la madrugada del 11 de enero del 33, como señala un sargento de la  Guardia Civil al fotógrafo Campúa, en la primera foto el 14 de enero de 1933. El empedrado de la calle San Francisco nos indica que estamos en la calle de los propietarios, el tándem Vela-Espina, en una de las zonas nobles del pueblo. 



Las dos siguientes fotografías son del 19 de febrero, de Serrano y corresponden a la visita de la Comisión Parlamentaria extraoficial. En una El Sr. Cordero Bel, diputado por Huelva y  la derecha el diputado Rodrigo Soriano vienen de la calle San Elías. En la siguiente se observa al diputado Fanjul en la calle San Elías repleta de gente de Casas Viejas. La foto constituye un hermoso documento histórico de las gentes de Casas Viejas en 1933.



A principios del Franquismo la familia Espina termina de construir la casa, trasladándose a ella desde la cercana de la calle San Francisco pues su centralidad en la plaza les daba más seguridad ante los secuestros de los maquis. Vendiéndola posteriormente al veterinario Don José Romero Bohollo, que fue alcalde pedáneo diez años desde el 3-7-69 hasta 1979.  La cuarta fotografía es de mediados de los setenta de Jerome Mintz y en ella se observa en plenitud la majestuosidad de esta casa tan especial para la historia de este pueblo. La última es de los años sesenta. En la actualidad lleva bastante tiempo en venta.


Comentarios

Entradas más vistas

Tal como eramos en 1992

Los outtakes de Mintz. Buenas noticias de Washington

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería