Jerome Mintz, un andaluz en Indiana. La vida cotidiana. 10

En el fondo fotográfico de Mintz sobre la sociedad andaluza también hay un espacio privilegiado para el interior de las viviendas, las chozas y otras estampas del mundo rural. Nuevas formas para las mismas necesidades, como la fotografía de la nave que la muestra como derivación de las antiguas gañanías donde los jornaleros pasaban la noche. Es esa concepción de las tres variables del tiempo (pasado, presente y futuro) como un todo integral y global la que también se refleja en sus escritos y películas. En estas escenas de la vida cotidiana Jerome Mintz consigue reflejar su conocimiento sobre unas formas de vida que lo han fascinado, pero también muestra su respeto y su afecto. Consigue así elevar lo cotidiano a la categoría de extraordinario, lo corriente a excepcional y lo diario a lo sorprendente y artístico. Demuestra al mismo tiempo lo inmerecidamente desapercibida que pasa ante nuestros ojos la cotidianidad.




Estamos ante el interior de un casarón. Una niña sentada sobre la cama posa ante la cámara del americano. La fotografía recoge como en un habítáculo se reúnen otras estancias típicas de las viviendas normales. Así aparecen juntos el salón comedor, representado por la mesa, el dormitorio por el camstro y la cocina por la hornilla. Cuadros y almanaques de vírgenes y santos cuelgan en las paredes.




Estamos ante una fotografía de la miga que tenía Mercedes Lara en la calle Medina (hoy calle Independencia). En ella aparecen en torno a treinta alumnos, tanto niños como niñas: José Guillén, José Franco Guitito, Angelines Macías, Angelín y Miguel Casas (Fogarines), Begoña Cruz, Ramona Guillén, Ana Coronil, Paqui Pérez, José López, Antonio González Pérez, Zumaquero... y dos chicas jóvenes que probablemente ayudarían a Mercedes. Se encuentran en el patio, a la sombra de la parra, y con una ausencia total de cualquier tipo de material escolar o lúdico. La mezcla de niños y niñas, la ubicación de los alumnos libres en torno a una mesa central y el ambiente distendido, nos dan a entender que estas «migas» estaban muy lejos de la escuela reglada de la época.





Elena Guerra, Mª Pepa Vela, Mª Pepa García, Pili Gutiérrez, Antonia Rodríguez y Juani García con babi blanco, con las iniciales de sus nombres y lazo azul, esperan a que llegue doña Mercedes Pérez-Blanco para abrir la escuela. Esta aula estaba en la calle Fuentes debajo de la casa donde vivió Mintz durante un tiempo. Sólo había dos grupos de niñas, éstas eran las mayores, las pequeñas iban a una clase en la barriada de Corea. Había principios generales válidos para la educación masculina y femenina durante el franquismo; la espiritualidad frente al materialismo, la autoridad y la disciplina en vez de la libertad y la democracia, la vuelta a la tradición frente a las concepciones pedagógicas más modernas. La educación femenina estaba condicionada por la concepción de la mujer como responsable última del hogar y de la educación de los hijos, por tanto portadora de los fundamentos ideológicos del régimen.




Esta foto es de 1970. Estas chozas se sitúan al final de la calle Nueva, esquina San Blas, hacia Calle Medina (hoy Independencia). El primer plano está ocupado por la choza de la familia de Francisco Cortabarra, teniendo la entrada por la parra. La choza que hace esquina entre la calle Nueva y la de San blas era de José González y Josefa Cantera (“los Rechinos”). En frente, a la derecha de la calle San Blas aparece la choza de Ramona Vera y Cristóbal Salcedo. A la izquierda la de José Ortega y Francisca González (“los del picón”), cuya burra se encuentra amarrada a la cancela de la choza. En aquellos momentos, esta zona era la periferia del pueblo y, por tanto, estaba dominada por las chozas. Hoy en día esta calle pasa por estar situada en el centro geográfico del pueblo. 




Tertulia familiar en torno a la radio. La fotografía la hace Mintz en el rancho de José Ortega Herrera, el tío del Picón. Esta fotografía se realizó momentos después que la anterior. En la fotografía apreciamos a la dueña de la casa, Francisca González Pérez (Paca la del picón) escuchando la radio mientras cose. A su lado, su nieta. También aparecen dos vecinos de su misma edad, José González Bancalero y Josefa Carretero Torres, junto a dos jóvenes, vecinas del barrio. La radio, las máquinas de coser, las lonas, el baldo y las chozas conceden a la fotografía un carácter que más que exotismo o tipismo hay que catalogarla como la cotidianidad del Benalup de Sidonia de aquella época.




En primer plano con gorra, pantalón vaquero y cigarrillo en la boca es "El Pajarraco". El que está en 2º plano con vaquero, jersey de lana azul con cremallera y zapatos de lona es José Montiano Cruz. Vivía en la calle San Agustín. El que está por detrás de éste, con chaqueta y cigarrillo en la mano es José García. El del jersey naranja es un hijo de Perico Montes de Oca. El que se ve muy al fondo bajando por la calle; casi a la altura del balcón del actual pub de Gregorio es "El Lito"”. Este grupo de jornaleros en la esquina del bar de Alfonsito “el de Pérez” es el centro de la fotografía. Es invierno ha llovido y como los hombres no pueden ir al campo se reúnen en torno al bar. 




En la fotografía el interior de una choza del Tesorillo. Aparece Antonio Vera. Esta conjunción del retrato del niño, con el mobilario de la choza que le sirve de fondo es uno de las características más sobresalientes y repetidas de las fotografías de Mintz. Jerome Mintz retrata lo que le llama la atención. Evidentemente el cañizo, la castañuela, el suelo de jabaluna, la sillas de enea y el resto de mobilario capta la atención de este antropólogo americano procedente de Indiana, donde la sociedad tradicional hacía mucho tiempo que había desaparecido ya.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV