headerphoto

Mujeres las grandes olvidadas. Y el tiempo pasa. 18

María Martínez, con la sartén en la mano, Josefa La Guareña y Antonia Márquez, con el bolso de la compra, posan disimuladamente para Mintz. María Martínez vino de Medina a vivir a Cucarrete. Su marido José Benitez, sus hijos y ella misma se dedicaban a hacer carbón en Espartina y en Las Lomas. Tres de sus 18 hijos tuvieron que participar en la guerra civil y uno de ellos resultó herido en la batalla del Ebro. Josefa La Guareña, el apodo explica su origen, de Guaro, Málaga. De este pueblo y de la zona son originarios muchos benalupenses. Antonia Márquez era la esposa de Pepe Pareja. En Los anarquistas de Casas Viejas cuenta Mintz que Pepe y Antonia fueron la primera pareja de Casas Viejas unida en amor libre, lo que les traería muchos problemas familiares y sociales, sobre todo a ella.




Este caso ejemplifica perfectamente cómo los logros y adelantos conseguidos por la sociedad con respecto al papel de la mujer en la Segunda República fueron aniquilados tras la guerra civil. "El matrimonio católico, apostólico y romano institucionalizaba una rígida división sexual del trabajo, adjudicándole exclusivamente a la mujer el dominio sobre el ámbito privado, además de adjudicarle la tarea de «ayudar al hombre en su cotidiana misión directora, ser el principal aliciente espiritual para su marido" (Teresa Recas). 



Prácticas como el amor libre que experimentaría Antonia Márquez en la Segunda República no sólo fueron prohibidas, sino que además el aparato propagandístico las igualó a prácticas promiscuas indeseables. De hecho Antonia Márquez se casó por el rito católico con Pepe Pareja cuando estaba en la cárcel en 1940 para disminuir el tiempo que su compañero tenía que estar en prisión.



Estas mujeres de la fotografía, María, Josefa y Antonia que nacieron en la Restauración, vivieron su juventud en la República y su madurez en el franquismo constataron en sus propias carnes que la historia no significa siempre que el paso del tiempo traiga progreso uniformemente acelerado.



La foto es impactante. Tres mujeres que acumulan muchos años, muchos sufrimientos y mucha experiencia.

0 comentarios: