headerphoto

Los Guillén Benítez. 2

Andrea Benítez Barberán, madrina de los Guillén Benítez
En la postguerra José Guillén Delgado continua con el bar (hay un documento sobre racionamiento del café en 1940 que así lo demuestra), con un taxi  y con el camión. Tiene problemas con el estraperlo, que soluciona gracias a sus amistades políticas.

Los hermanos Guillén Benítez y una niña que no conocemos su nombre. En el patio de la calle Medina 33
En la correspondencia del archivo de Medina podemos leer: " El Jefe de la Guardia Municipal que suscribe ponen en conocimiento de V.S que el vecino de Benalup de Sidonia José Guillén Delgado condujo desde dicha Aldea a esta Ciudad un camión cargado de naranjas, espárragos, tagarninas y boniatos, para lo cual había obtenido de la Alcaldía Pedánea de la Aldea referida un conduce en el que solo se le autorizaba a transportar dichos artículos a esta Ciudad en cuyo Mercado de Abastos debía entregar la cantidad que le dijesen y solo lo que le sobrase podía trasladarlo a donde esta Alcaldía le autorizara y no obstante lo cual sin dar cuenta a nadie y limitándose a depositar en el referido Mercado una pequeña parte de lo que conducía el resto lo transportó a Sevilla infringiendo las órdenes publicadas sobre prohibición de llevar artículos de primera necesidad fuera de la provincia. Medina Sidonia a 5 de Diciembre de 1938”. 



Muere a principio de los cuarenta. Sus seis hijos son recogidos entonces por la madrina Andrea Benítez Barberán, en la foto leyendo el ABC. En la sociedad tradicional donde la esperanza de vida era muy baja, no superando la media de los cuarenta año era frecuente que murieron los dos padres quedando los hijos huérfanos. En esos casos la solidaridad familiar, que no caridad, funcionaba y alguien de la familia se hacía cargo del cuidado y de la educación de los hijos. En este caso Andrea era hermana de la difunta Isabel. Esta “madrina” no solo los alimenta y cuida, sino que incluso les deja en herencia lo que en la actualidad son las casas de los descendientes en la calle Medina. 
Antonia, Pedro, Alonso, Luis, Andrés y Ángel Benítez Guillén, en el patio de la propiedad familiar de la Calle Medina 33




En la fotografía aparecen  los seis hermanos Guillén Benítez. Antonia (1920) es la mayor y es la única que vive. Actualmente reside en un geriátrico de San Fernando, pero mantiene la propiedad de la calle Medina 33. Alonso murió muy joven y su familia reside en Jerez. Alfonso (1923) estaba casado con "Teresita ,la del Puesto" hermana de Antonio Grimaldi que tuvo una tienda en C/Medina junto a la Berenjena que eran íntimas amigas y continúan su amistad los descendientes de ambos. La foto   está tomada en el patio donde hoy viven los descendientes de esta rama de los Guillén. Toda esa manzana hasta el Callejón de la Rica era de Andrea que la repartió entre Antonia, Luis, Andrés y Angelín. Pedro, que trabajaba en Las Lomas junto con Luis y Andrés, se fue a Alicante. 
Pedro Guillén Benítez, con su familia



La historia de Pedro también es muy interesante. Pedro Guillén Benítez, al igual que el resto de sus hermanos, tuvo una infancia difícil, pero la postguerra lo fue aún más. Había nacido en 1922 y con apenas veinte años, huérfano de padre y madre, se vio abocado al mundo del contrabando de los años cuarenta y cincuenta. Fue compañero del “Liebre” a quien una partida de guardias civiles mató en una redada. Se refugió en las Lomas, cuyos dueños en un principio protegieron pero al final tuvo que emigrar a Alicante, donde se buscó, como pudo y las circunstancias le dejaron, la vida. Fuentes familiares aseguran que era el que más se parecía al padre. Dice un familiar de él: "Siempre lo vi como un hombre que fue atractivo y carismático...muy elegante... Conquistador de joven con quien su hermano Luis tenia una relación especial y que en la resta final de su vida quiso resolver algunas cosas pendientes echándole valor a la vida. Aun entonces viejito quería verse elegante..."

0 comentarios: