headerphoto

La ruta de los dólmenes del Celemín. Los número III y II. 6

III.8.- El número III
La apatía, el poco interés por el patrimonio y la matorralización producida por la desaparición de las cabras en la zona tras el éxodo rural de los sesenta hicieron que el rastro de estos monumentos megalíticos desapareciera. Como dice María Lazaric: “Tras un gran vacío de investigación en la zona, en la década de los años noventa del siglo pasado, se reanudan los trabajos de prospecciones, afirmándose sin embargo de que no hay rastro alguno de los dólmenes ni de sus túmulos (Mas 1993 y 2000)”.


Dolmen número 3

En mayo del 2007 Vicent Jenkin los vuelve a encontrar y pone su hallazgo en conocimiento de la profesora María Lazarich de la universidad de Cádiz. A partir de ahí se hacen tímidos intentos de limpiarlos y darlos a conocer, hecho que ocurre a partir de 2011.



Sobre este dolmen número 3 Brevil dice: “ Su longitud es de 6 m
Dibujo de Brevil del dolmen número III
. Forma cerro en el borde de la terraza. Su orientación es siempre la misma. La cabecera no es visible pero la gran losa que recubre el fondo de la cámara está en su sitio, mide 2 m 35 de largo por 1 m 55. La galería está hundida; los cuatro pilares oeste están caídos lado a lado y yacen paralelamente los unos a los otros; son visibles en una longitud de 1m 50, 1m 42, 1m 23, 1 m 20. Tres piedras de la otra fila se ven aun, de las cuales la más grande aparece a 63 cm y 67 cm.     Otro bloque alargado hacia la mitad de la galería mide 1 m 62 por 68 cm; otras piedras arrancadas y rotas recientemente, yacen en la proximidad, del lado sudoeste”. 


III.9.- El número II
Dibujo de Brevil
del dolmen número 2

    Sobre estos dólmenes dice Brevil en 1917: “Los dólmenes comienzan en un punto situado al sudoeste del Tajo de las Figuras, se escalonan, casi alineados oeste- sudoeste, este- nordeste, en la cima del pequeño talud de gravas que domina inmediatamente la llanura de tierra negra y aluviones modernos. Otros varios forman una segunda línea a 115 pasos más al norte.
    Todos han sido rodeados de un túmulo de gruesos guijarros, más o menos bien conservados. Todos los que han conservado su forma están orientados claramente como los del Aciscar, la “cabecera” entre el nordeste y el este- nordeste.

El número dos es un monumento de alrededor de 5 m de largo con túmulo de guijarros bastantes visibles, y ajustado a la gran piedra de cabecera. Esta, partida en dos, presenta una altura de 54 cm por encima del suelo, por 1 m 30 de largo y 18 cm de espesor.
     La cámara es bastante indistinta y en gran parte encubierta por las tierras; varias porciones de losa yacen en el llano, y cinco soportes son visibles, de los cuales dos simétricos hacia la abertura de la galería, el principal cercano a los restos de losas deja ver una altura de 55 cm por la misma longitud y 15 cm de ancho.
    La orientación de la “cabecera” al nordeste es muy clara”.

0 comentarios: