headerphoto

Hasta septiembre

Son ya nueve años que en estas fechas cierro el blog por vacaciones y lo despido con un post en donde reflexiono sobre el mismo y el sentido que tiene su existencia. Ha sido un buen curso, tanto a nivel individual como en lo que se refiere a esta herramienta, lo que no quiere decir que no hayan existido dificultades, sobre todo en el plano personal, pero como dicen en Cuba: “No nos podemos quejar”.

El 23 de octubre de 2007 salí del armario y escribí mi primer post. Desde entonces, salvo los periodos vacacionales (verano y Navidad), he publicado al menos una entrada diaria relacionada con la historia de Casas Viejas. Van 4335 entradas. Han pasado diez años, muchos para un elemento informático como este. 



La verdad es que uno de mis temas favoritos es el paso del tiempo (sobre el que no me cansaré de escribir), de él estamos hechos. Ilustro esta entrada con el famoso cuadro de Goya sobre Saturno devorando a uno de sus hijos. Saturno es la forma romana del Dios Cronos griego. Este se comía a los hijos recién nacidos de Rea, su mujer, temiendo ser destronado por uno de ellos. Es la metáfora personificada del paso del tiempo.  



Hace ya unos años un amigo, comentando las adversidades de la vida, pronunció una frase lapidaria: “Vivir es perder”. La tengo clavada en el cerebro e irremediablemente acude a mi encuentro de vez en cuando. Quien me conoce sabe que no estoy seguro si será cierta o falsa esa expresión, pero sí que pongo todo el empeño en que mientras mi tiempo pasa,  no se cumpla. "Vivir es un juego, unas veces se gana y otras se aprende", lo comparto. El paso del tiempo aporta experiencia,  al mismo tiempo resta ilusión. 



Esa misma contradicción encuentro en mi blog y en su transcurrir a lo largo de estos diez años: ahora no tiene la ilusión, la frescura, los sueños… del inicial, pero es más maduro, posee más experiencia y, sobre todo, sabe más. Y esa es la clave. "Tenemos lo que sabemos, somos lo que conocemos". El blog me ha permitido socializarme  y aumentar el conocimiento de la historia de Benalup-Casas Viejas. 



Por tanto, está claro que lo que me hace seguir escribiendo es la posibilidad de disponer de un espacio personal de comunicación en el que, con total libertad y de forma directa, pueda compartir y dejar registrado, para mi propio uso, todo aquello que creo de interés relacionado directa o indirectamente con la historia de Benalup-Casas Viejas. 



Es duro afrontar el reto de editar en el curso que viene una entrada diaria. Tengo claro que publicar es exponer y ello conlleva riesgo. Hay gente a la que no le gusta lo que hago y está en su pleno derecho de manifestarlo. No obstante, en democracia el fin no debería justificar los medios. También sé que este pueblo es especial, su historia lo ha llevado a una extensión del fatalismo frente al cual es muy difícil luchar. Los poderosos siempre han conseguido que se viva proyectado a un futuro, pero negando el pasado. La historia está hecha, pero no es conocida, por tanto no valorada,  por tanto no protegida por todos. En tercer lugar, Cronos sigue comiéndose a sus hijos por temor a que uno de ellos le arrebate al poder. Y siempre te queda la duda de si fuera cierto aquello de que vivir es perder. Así que entenderéis que miles  de veces piense dar carpetazo al blog y otras cuantas seguir publicando. Creo que es una nueva adicción (¿cabezonería?) pero tengo claro que  un día acabará o mutará, y aquí paz y después gloria. 



Está claro que estoy enganchado a esto del blog, pero, la verdad, prefiero este vicio al de vaguear, aburrirme o llenar la vida de nada. Me siento mejor escribiendo un post que jugando al solitario (juego del ordenador). Pues nada, que feliz verano, que nos vemos en los bares y que en septiembre nos volvemos a leer en los blogs.

2 comentarios:

Paqui Barberan dijo...

Merecido descanso, que, siendo egoísta, espero alimente tus ganas de seguir. Un abrazo

Salvador Escalona dijo...

Que le vaya bien las vacaciones... Aquí estaremos esperando. Saludos.