headerphoto

El maratón y la comunidad educativa de Benalup-Casas Viejas


A Juan Moncayo
el primero que se dio cuenta
de lo importante que sería en este pueblo
el deporte y la educación
Estamos en la semana del 38 maratón de Benalup-Casas Viejas. En esta edición la organización ha decidido dedicarlo a la Comunidad Educativa de Benalup-Casas Viejas. No sólo me parece estupenda esta idea, sino que también pienso que la consolidación del maratón y la extensión de la educación en Benalup-Casas Viejas han sido dos de las cosas más importantes  en estos últimos cuarenta años. Ayer tuvieron lugar la jornada de inauguración y los discursos oficiales. Sobre las relaciones que existe entre el desarrollo del maratón y la Comunidad Educativa  versa el post de hoy. 




El maratón, algo de deporte y bastante de espectáculo, irrumpió con fuerza en la transición, desplazando a un segundo lugar a su hermano mayor el fútbol, hoy es una fiesta de verano, prólogo de la feria. Es la fiesta de la participación, del deporte y de la democracia.  Además otorga originalidad y señas de identidad  a un pueblo tan necesitado de ellas como este. Es el evento de todo los que se celebran a lo largo del año en el pueblo que más orgullo y consenso despierta entre sus habitantes. Evidentemente hay muchos maratones en Andalucía, pero que tengan el carácter tan especial, tan participativo y tan significativo para su gente, ninguno como el de Benalup-Casas Viejas. No se puede entender Benalup-Casas Viejas sin comprender su maratón. Lo mismo que no se pueden explicar estos 38 ediciones sin conocer Benalup-Casas Viejas. Su origen fue producto de la ilusión de un grupo de amigos, encabezados por Paco el de la Cueva, que sin financiación y protección oficial consiguieron crear un evento que con el paso del tiempo se identifica con el pueblo. Luego llegaron los años del boom, del despegue, del crecimiento, el maratón pasó de la sociedad civil a la institucionalizada y se adaptó a las nuevas circunstancias consiguiendo las cifras y características que tiene ahora. 



Dentro de las distintas actividades que se organizan  para darle la espectacularidad y grandeza que hoy tiene hay que reseñar el hecho de que cada año se dedica a un pueblo, a una asociación o institución determinada...con la que mantiene cierta relación. Este año, como ya dije, se ha optado por la Comunidad Educativa de Benalup-Casas Viejas. Creo que otro de los consensos existentes en el pueblo es que gracias a la generalización de la educación, a la extensión de la cultura, a la existencia de una amplia red de centros educativos, Benalup-Casas Viejas ha logrado las cotas de bienestar y desarrollo de las que hoy goza. No se entiende el Benalup-Casas Viejas actual sin el maratón y sin la consolidación del mundo de la cultura y el conocimiento. 



Además de la importancia del maratón y de la Comunidad Educativa, otro punto que tienen en común ambas cuestiones es su origen. El evento deportivo se inició en 1979 en pleno proceso de la transición, cuando toda la participación popular y  energías que se habían reprimido en el franquismo, se destapan  y emergen con la fuerza, igual que todo lo que se somete a alta presión. La represión sufrida en Casas Viejas durante el franquismo fue de grandes proporciones y la transición trajo aires de libertad, de creación, de participación...Es la época del resurgimiento del carnaval, de la creación del concurso de cante Casas Viejas y de la reactivación del proceso de segregación. 



Es también la época en que el desarrollo económico que se impone progresivamente hace necesaria la idea de formación, educación y cultura. La demanda es tan fuerte, que la oferta es claramente insuficiente. Si a finales de los sesenta se construye el colegio Padre Muriel, no será hasta finales de los ochenta cuando se edifique el Tajo de las Figura y luego, a principio de los noventa, el IES Casas Viejas, es este el momento en que se completa la creación de centros educativos. Ese crecimiento en la oferta permitió no sólo que estudiaran cuantitativamente más gente o que muchos jóvenes no tuvieran que desplazarse a otras localidades, también un cambio cualitativo en el origen del alumnado. 



Esta democratización que significa la aparición del maratón y la consolidación de la educación es el tercer nexo de unión entre ambos. El rol de este acontecimiento deportivo en el pueblo no se entiende sin contextualizarlo en su creación a finales de los setenta en la Alameda. Hubo que superar los obstáculos de quienes pensaban que este lugar era patrimonio personal o de los que creían que el futbito era una actividad menor. Las raíces son tan profundas y las alas tan fuertes, curtidas en la superación de tantos obstáculos, que evidentemente se ha instalado en la categoría de los imprescindibles. Esa apropiación popular de lo que era patrimonio de una élite, esa inclusión de mujeres, niños, viejos y jóvenes en su celebración, hacen de él un evento con un gran carácter democrático. Hay muchos maratones de futbito en España, de más prestigio, de más calidad deportiva y con más dotación económica, pero de mayor participación cuantitativa y cualitativa ninguno. 



En ese carácter democrático tiene mucho que ver la participación de la Comunidad Educativa. Es cierto que padres, madres, PAS y profesorado participan a título individual, pero si en la educación lo más importante es el alumnado, en el maratón la base hay que buscarla en esos alumnos del Padre Muriel, del Tajo de las Figuras, del Casas Viejas y de los que estudiaron en algunos de estos tres centros y hoy están en la Universidad y/o en otros centros académicos. 



Igual de democrático que el maratón, resulta la extensión de la educación en Benalup-Casas Viejas. Ya no sólo estudian los hijos de los propietarios, de los altos funcionarios y de los comerciantes, ahora puede hacerlo quien quiere. Tenemos médicos, abogados, arquitectos, ingenieros, profesores, licenciados y diplomados de todo tipo que han cursado sus estudios en los centros públicos de Benalup-Casas Viejas y que gracias a becas y al estado del bienestar general, no ha sido un impedimento un origen familiar humilde. Pero la generalización del conocimiento ha permitido cortar de raíz ese intento interesado de que crezcamos proyectados a un futuro que se empeña en negar un pasado.  Parece claro que el caso de este pueblo es paradigmático para comprobar que la educación es el único camino para cambiar el mundo. Y no sólo se trata de conseguir la excelencia educativa, sino armonizarla con la equidad, constituyendo ello una de las características de los centros públicos de Benalup-Casas Viejas. 



Y terminemos con los aspectos económicos. Me parece que el remanente económico que se destina al maratón en concreto y a otros deportes y el dirigido a educación no es un gasto sino una inversión. Si el dinero que se invierte en educación y deporte puede resultar caro, no hacerlo sale mucho más costoso. Y a las pruebas que nos da la historia de Benalup-Casas Viejas me remito. El maratón es sano, es deporte, es cultura, es socialización, es llenar la vida de cosas de nuestra gente y alejarla de esas adicciones nocivas (¡gran problema!) que produce el nihilismo y el vacío. La educación es oro, es libertad, es futuro, es equidad, pero sobre todo es patrimonio. Porque lo que se sabe es lo que se tiene. El maratón y la Comunidad Educativa son tremendamente agradecidas y devuelven con creces lo que nosotros le aportamos. El maratón y la comunidad educativa nos harán crecer, tanto cuantitativa como cualitativamente, tanto a nivel personal, como pueblo. 


P.D.- Ayer fue la inauguración del maratón. La exhibición de gimnasia rítmica una maravilla. Es un lujo tener en el pueblo a una profesora como Michelle Denholm. No sé si lo valoramos en su justa medida. Tenía mucho interés en escuchar los discursos de la directora del Padre Muriel y del concejal de fiestas, no los pude oir, el sonido no funcionó adecuadamente, una pena. (Me comentan que hubo gente que lo escuchó bien, por lo visto el problema fue mío, debería haberme cambiado de sitio). Por lo demás y como siempre magnífica organización, gran trabajo, mucha implicación y complicidad y, sobre todo, mucha asistencia de público. He dicho varias veces que esta área es de lo que mejor funciona en el pueblo, ojalá otras funcionaran igual. 

0 comentarios: