XXV ANIVERSARIO DE LA SEGREGACIÓN DE BENALUP-CASAS VIEJAS.Precedentes. Conclusión. Y 11

Podemos terminar estableciendo que en Casas Viejas siempre ha habido un poblamiento disperso, pero que será en los cambios producidos del paso del Antiguo al Nuevo Régimen con la llegada de la desamortización y el liberalismo cuando aparece el poblamiento concertado y una población estable en torno al sitio de Casas Viejas.
Desde estos inicios mantendrá una serie de características. Así el latifundismo clásico impondrá una mayoría social de jornaleros, algunos provenientes de Medina y otros del Valle de Genal cuyo primer contacto con el pueblo son las campañas estivales de siega. Políticamente se depende de una Medina que está muy lejos y que no quiere perder el control administrativo, político y económico de un territorio que considera propio. Económica y culturalmente el origen agrario y la situación periférica originan un subdesarrollo que genera malas condiciones de vida, una alta conflictividad social y laboral y una inestabilidad política profunda. Los más de 15 kilómetros de distancia, la distinta idiosincracia económica, social y política y los distintos intereses y planteamientos forman a un pueblo totalmente distinto al de Medina y con necesidad de libertad.  En esas circunstancias, los habitantes de Casas Viejas siempre han querido y luchado por mejorar sus condiciones de vida, entre las que incluía la independencia de Medina, pero la superioridad asidonense era aplastante y apabullante. 



Los deseos de Segregación se van a hacer realidad cuando se consolida  la modernización económica y política en Casas Viejas, tras un largo proceso que se inicia en 1977. Si bien estaba claro que la segregación iba a ser un hecho, el conflicto se localizaba en el término. Los habitantes de Casas Viejas reivindican un término “natural y justo” que además de racional, coincide con lo que siempre se ha conocido como el campo de Casas Viejas y los de Medina no están dispuestos a otorgárselo pues perderían posiciones políticas y económicas. Esta lucha coincidió con el establecimiento del sistema de partidos en la comarca de la Janda y la jerarquía absoluta del PSOE. En ese juego político, Medina volvió a tener superioridad y la balanza se inclinó hacia sus intereses, pues la Diputación o/y la ejecutiva provincial del PSOE zanjaron el problema otorgándole a Benalup 5935 hectáreas. 



No obstante, la segregación coincidió y continuó con el gran desarrollo económico iniciado en la zona a finales de los setenta y que se extiende sin solución de continuidad hasta 2007. El boom de empresas como las Lomas o el desarrollo de la construcción en la costa del sol y campo de Gibraltar se completó con la independencia política y posibilitó la época de mayor bienestar y desarrollo de toda la historia del pueblo. En este contexto el tema de la extensión del término fue perdiendo relevancia, lo que unido al típico conformismo incubado desde 1936 ha hecho que la reivindicación del término “natural y justo” tuviera un carácter minoritario y marginal.



Tengo para mí que la historia de Casas Viejas es la de la lucha por su libertad. Nació encadenada a la dependencia política de Medina y a la del subdesarrollo económico que generaba un latifundismo clásico y ha crecido en ese intento de zafarse de las malas condiciones generadas por esa dependencia. Es una larga lucha repleta de derrotas. Siempre se han enfrentado una posición utópica e ideal, con otra pragmática y real, imponiéndose la segunda. En su creación la utopía de que la desamortización y los repartos generan una copiosa masa de campesinos con propiedades medianas y pequeñas que estimularan una rica y floreciente agricultura fue derrotada por el pragmatismo de los grandes propietarios que se hicieron con las tierras provenientes de los repartos y las subastas. En el siglo XX los intentos por luchar contra las consecuencias del problema agrario para los jornaleros terminaron con sonoras y mediáticas derrotas. Con la llegada de la democracia y la modernización económica el crecimiento del pueblo hizo irreversible la segregación de Medina, pero el término conseguido se acercaba más a lo pretendido por Medina que a las aspiraciones benalupenses. De nuevo se imponía el pragmático ante la ilusión y la utopía. 



Pero se consiguió la independencia y con ello mucho más recursos y posibilidades para ganar la guerra. Como terminaba su artículo Antonio Morillo: “Benalup es libre, 25 años de protagonismo. Ya eres mayor, ya te puedes dejar bigote y ...hasta barba”. Y esta me parece la principal conclusión, Benalup lleva 25 años siendo independiente, ahora ya tiene más posibilidad de buscar su libertad, de labrar su propio futuro, de crearse su propio camino. Y en esta circunstancia conocer su historia, saber de donde venimos es fundamental. Por eso me parece un error lo intentos de ningunear nuestro pasado, de diluirlo, de meterlo debajo de la alfombra. Como dice Agustín Coca: “ La memoria es vital en aquellos sectores que han sido humillados y masacrados, ya que permite la cohesión del grupo y la reivindicación de la justicia”. Esta es la razón fundamental por la que pensaba que era necesario aprovechar la celebración del 25 aniversario de la segregación para ahondar en la historia del proceso, a fin de que nos proporcione cotas más altas de justicia y señas de identidad. Conceptos ambos tan necesarios y escasos en esta tierra.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV