headerphoto

Mujeres las grandes olvidadas. Sobrevivir en tiempos revueltos. 16

Carmen Rodríguez, fotografiada por Mintz en la barriada de El Tajo. Conocida como Carmen Gabriel, había vivido en la calle Medina con su marido Gabriel Grimaldi Villanueva y su hija María. Gabriel estuvo en la cárcel por su participación secundaria en los «Sucesos de Casas Viejas», fue de los que huyó al monte y al no encontrarlo en casa se llevaron a su hermano Juan Grimaldi Villanueva El Turco Japonés que no había participado en los hechos, siendo asesinado en la corraleta de Seisdedos el 12 de enero de 1933. Gabriel entró después en la cárcel, muriendo en el 38 al caérsele el tejado de la choza donde dormía con su compañera
Carmen y su hija María, que salieron ilesas del accidente y fueron rescatadas por los vecinos. No estaban casados ni por lo eclesiástico ni por lo civil. Ya en el franquismo sí se tuvo que casar con su segunda pareja, Ramón Gil, con quien tuvo seis hijos más.




La mujer no hizo la guerra pero si la padeció. Como escribió Assumpta Roura en Mujeres para después de una guerra: «La guerra es de los hombres; la posguerra para las mujeres. A ellas les corresponde ahora enderezar la cotidianidad como si nada hubiese ocurrido, hacerse el loco con respeto al pasado precisamente para no volverse locas». Franco derogó el matrimonio civil, el divorcio. La coeducación y otras leyes vigentes en la República que avanzaban en los derechos de la mujer quedaron invalidadas. 



A Carmen Gabriel la hicieron no entender ni preocuparse por la política, la suya siempre fue sacar hacia adelante a su familia, como tantas otras mujeres que se dejaron la piel y se poblaron de arrugas en el intento. La madurez de sus facciones, la postura pausada, El Tajo borroso en el fondo convierten a esta fotografía de Mintz en un retrato histórico y psicológico.

0 comentarios: