headerphoto

Mujeres las grandes olvidadas. Rosa y azul.9

Elena Guerra, Mª Pepa Vela, Mª Pepa García, Pili Gutiérrez, Antonia Rodríguez y Juani García con babi blanco, con las iniciales de sus nombres y lazo azul, esperan a que llegue doña Mercedes Pérez-Blanco para abrir la escuela. Esta aula estaba en la calle Fuentes debajo de la casa donde vivió Mintz durante un tiempo. Sólo había dos grupos de niñas, éstas eran las mayores, las pequeñas iban a una clase en la barriada de Corea.




Había principios generales válidos para la educación masculina y femenina, la espiritualidad frente al materialismo, la autoridad y la disciplina en vez de la libertad y la democracia, la vuelta a la tradición frente a las concepciones pedagógicas más modernas. La educación femenina estaba condicionada por la concepción de la mujer como responsable última del hogar y de la educación de los hijos, por tanto portadora de los fundamentos ideológicos del régimen. 



Como observamos en la foto, era estricta la separación por sexos en las aulas. En los varones el maestro ejercía de modelo, en las hembras la maestra. Pero la razón no sólo tenía ribetes morales, sino que también estaba marcada por los distintos objetivos educativos que tenían para unos y otras. Relacionada con este principio se encuentra la feminización de la enseñanza, la elaboración de un currículo y de unas prácticas educativas que ayuden a una formación diferenciada de las mujeres, potenciando los valores considerados como femeninos. Y por ello la educación de las mujeres debe ser contrapuesta de manera considerada a la masculina, es decir, específica y separada del hombre, y que va a cumplir una misión distinta de la del hombre; ser la esposa y madre en el hogar. La mujer para el franquismo era la mujer de siempre, abnegada, sufridora, casta, piadosa, pura, hogareña... y para ese fin había que educarlas desde pequeñas. 



En la actualidad la educación se ha democratizado, el proceso enseñanza-aprendizaje es igual para el hombre que para la mujer. De hecho estas están superando al género masculino, son ya más las universitarias que los universitarios, por ejemplo.
Foto Mintz

0 comentarios: