headerphoto

El área recreativa del Celemín. La prehistoria. 3

Tanto por la ubicación en contacto con la laguna de la Janda, como por el emplazamiento al sur del sur, entre Europa y África, esta zona ha estado poblada desde la prehistoria hasta la actualidad. En el Neolítico se produce una de las grandes revoluciones de la historia, el hombre pasa de ser nómada a sedentario, con lo que la economía se transforma de depredadora a productiva.
Del Neolítico son muchas las huellas que hay de la presencia del hombre en esta zona como las pinturas de las numerosas cuevas que hay por toda la sierra, las tumbas antropomórficas  y los numerosos dólmenes existentes.



Empezamos con el Tajo de las Figuras y el área del Celemín. Las sierras que bordean la antigua Laguna de la Janda constituyen un núcleo de más de un centenar de cavidades y abrigos rocosos con pinturas y grabados (ciento veinte lugares inventariados en los términos de Benalup y Medina). El arte de esta zona, presenta un claro singularismo desde el punto de vista estilístico, temático y técnico, que ha hecho que se individualice denominándolo Arte del Tajo de las Figuras. El conjunto del Tajo de las Figuras está formado por un total de siete abrigos rocosos (Cuevas del Tajo de las Figuras, del Arco, Cimera o de los Cochinos, Negra, Alta, del Tesoro o de la Paja y de los Pilones). En el entorno de la Garganta el Cuerno podemos destacar la Cueva de los Ladrones o Pretinas (cuatro abrigos), subiendo el arroyo de Gallardo , hacia el sur la de Luis Lázaro, el Tajo Amarillo, Negra de las Pradillas y de Levante. La cueva de Santa María  o la cueva de los números o la de la rana o la Cueva de las Mujeres o Ahumada, son algunos de los ejemplos de otras cuevas.







Otro elemento importante son las tumbas antropomórficas. Estas tumbas aparecen siempre cerca de algunas pinturas rupestres. Están orientadas hacia el este, hay quien dice que son de finales del Neolítico y en la Edad de los Metales, también hay quien les ha dado un origen medieval.  Están talladas en rocas, son alargadas y estrechas, tienen forma de figura humana. Tumbas de este tipo hay en varios puntos de estas sierras,  en la sierra Momia (en concreto en la Garganta del Cuerno), en la Finca Picazo, en el Tajo de las Figuras y en muchos más lugares del Parque de los Alcornocales.
  


Otros elementos prehistóricos son los dólmenes o túmulos que se extiende al pie de la cueva del Tajo de las Figuras. No se conoce a ciencia cierta la edad de estos dólmenes. Pueden pertenecer al tercer milenio y fines del segundo que podrían habitar una cultura homogénea en la Laguna de la Janda. Se han localizado unos quince. Fueron puestos en conocimiento de la comunidad científica por el abate Breuil y más tarde intentaron ser excavados en 1924 por Mergelina, pero los propietarios no lo permitieron creyendo que podría haber tesoros en ellos. Luego fueron saqueados. Muy recientemente han sido objetos de labores básicas de limpieza. Alguno de ello se ha incluido en la ruta del corredor dos bahías, poniendo algún cartel explicativo.



La hipótesis más probable es que tanto pinturas, como tumbas y dólmenes pertenezcan a la misma cultura que habitó en el Neolítico y Edad de los Metales en la Laguna de La Janda y las sierras que la rodean.  Esta importante presencia del hombre en el Neolítico y en la Edad de los Metales es una consecuencia de las relaciones que siempre han existido entre la Laguna de la Janda y las sierras que la rodean.



Evidentemente la joya de la corona del patrimonio prehistórico de la zona lo constituye la cueva del Tajo de las Figuras. Esta permanece cerrada desde el 10 de octubre de 2008. La misma área del Celemín o el centro de interpretación de la prehistoria de Cádiz  se crearon al rebujo de este importante atractivo histórico. Pero no sólo está lo que se ha descubierto, sino lo que queda por investigar. Se habló de un proyecto de la universidad de Cádiz de instalar un aula de prácticas  en la zona para investigar el rico patrimonio prehistórico existente. Martí Más Cornella terminaba de esta forma un artículo del Diario de Cádiz del 15-6-2003 sobre estas cuevas:" Este núcleo se ha revelado como uno de los más importantes de Andalucía y España, por lo que las Administraciones competentes deberían aunar esfuerzos, junto a los especialistas en diferentes materias, para investigar, proteger, conservar y difundir este patrimonio arqueológico, huyendo de diletantismos, ya que la documentación existente es impresionante y el trabajo tendrán que abordarlo varias generaciones de arqueólogos. Nosotros sólo hemos pretendido poner nuestro pequeño grano de arena, la sociedad debe definir si ésta es una de sus prioridades y exigir, en este caso, a los representantes políticos que la desarrollen". En un reportaje del 3 de mayo de 2015 se podía leer en el Diario de Cádiz: “En octubre de 2008 cerró definitivamente este enclave, aparentemente por problemas de seguridad en el acceso. Aunque la clausura también encierra otras cuestiones como el terreno pedregoso que conduce al Tajo, su ubicación en una propiedad privada, y la falta de iniciativa por parte de todas las administraciones competentes”.  




Personalmente, estoy convencido que es la desgana y la falta de voluntad política la culpable de que las cuevas permanezcan cerradas y la de que no se avance en la investigación arqueológica de la zona. Por eso creo que proyectos como el de Wakana Lake pueden ayudar a que las distintas administraciones cambien de postura y la sociedad civil presione fuertemente para que lo hagan.

0 comentarios: