headerphoto

El área recreativa del Celemín. El medio físico. 2

El 5 de junio se celebró una jornada de puertas abiertas en el área recreativa del Celemín, donde se va a desarrollar el proyecto Wakana Lake por parte de la empresa Natural Channel Adventure a la cual ha cedido el terreno la Junta de Andalucía para explotar el proyecto durante 50 años. Esta zona se encuentra al inicio de la Sierra, en lo que se ha denominado La puerta natural al parque de los Alcornocales. Me ha parecido interesante dedicarle una serie de entradas poniendo en relación el proyecto y la importancia histórica de esta zona para Benalup-Casas Viejas. El primero de esta serie va dedicado al medio físico, como no podía ser de otra forma. 


El charco Curra


La sierra ocupa más de una tercera parte del término municipal en datos oficiales, en la práctica la parte de la sierra a oriente de nuestro término municipal aunque administrativamente pertenece a Medina, histórica y sentimentalmente es parte del tradicional campo de Casas Viejas. De hecho, a medio plazo la necesaria explotación integral de la sierra debe incluir esta zona que administrativamente pertenece a Medina. 



La sierra benalupense es parte de las primeras montañas más al sur del sistema bético, formando parte del flysch del campo de Gibraltar. Los puntos más destacados son la loma de las Momias a 344 metros, la Sierra del Cuervo a 526 metros y los puertos del Hombre y Garlitos a 633 metros. Como estamos ante la orogenia más moderna suele presentar relieves marcados, con un nivel de crestas muy agudas y pronunciadas. Tanto las laderas como los valles son estrechos y marcados. Litológicamente dominan las areniscas silíceas de color amarillento, muy deleznables debido a su poca cimentación. Ello hace que abunden las oquedades, las cuevas y las formas caprichosas. Como llueve bastante, la vegetación es abundante lo que ha hecho que la erosión haya sido moderada. Esto ocurre en las zonas de mayor altura y más visible. En las zonas más bajas de las montañas y los faldones dominan las pelitas, calcarenitas y calizas del Secundario. En ellas hay tres formas de relieve: las cimas, laderas y barrancos.  Es modelado es llano u ondulado, abundando también las llanuras y las lomas, ocupando el fondo de los valles. Son tres los ríos que forman las vegas aluviales. Los tres se corresponden a los cursos medio-bajo de los ríos, donde el perfil del valle se abre facilitando la colmatación y la formación de llanuras aluviales. Por tanto son materiales blandos cuaternarios depositados por ellos mismos. Las Vegas fluviales del Celemín son de relieves alomados, tabulares,  depósitos fluviales y arcillas terciarias. Es en este lugar donde se sitúa el Aréa Recreativa objeto de nuestro estudio. 
 
Foto de Raúl Casal

       
La gran característica del clima benalupense es que un clima mediterráneo oceánico, con unas temperaturas benignas y poca amplitud térmica. Pluviométricamente se caracteriza por la existencia de una estación húmeda y otra seca. El resto de elementos climáticos están marcados por la humedad y el levante. La coincidencia estival de altas temperaturas y la ausencia de lluvias es un rasgo definitorio de este clima, del que deriva se acusado déficit hídrico. El otro elemento es el levante, una de las señas de identidad de la comarca de la Janda, que produce abundantes molestias, ya que el efecto Venturi y la disposición en el Valle del Celemín del área recreativa hace que por estos lares se manifieste con inusitada fuerza. 



El río Celemín, uno de los ejes  vertebradores de la sierra benalupense, nace al norte de la sierra Blanquilla , a 400 metros, y desciende en dirección noroeste hacia el embalse homónimo. En Los Charcones, a unos 5 km de Benalup-Casas Viejas, desemboca en el Barbate. Tiene un recorrido de unos 25 km, y sus principales afluentes son, por la derecha, los arroyos del Carpio y de los Charcones; y, por la izquierda, el arroyo de San Fernando y la garganta de la cañada del Valle. Tiene dos cursos totalmente diferenciados el alto y el medio y bajo. El primero, tremendamente erosivo, cuando termina este curso alto y se encuentra con el medio hace unas pozas profundas ya que se acaban las pendientes y llega el terreno llano. En estas pozas tanto al final de la primavera como del otoño tienen agua mientras que el resto del río no lo tiene porque no se ha llenado o se ha producido ya el estiaje. Así, mientras el Celemín permanecía una parte del año seco, en esta zona, desde lo que hoy es el pantano hasta la Motilla había unas pozas que no perdían, ni pierden el agua durante todo el año. Estas pozas, charcos o lagunetas le han dado el nombre a esta zona y tradicionalmente han tenido muchos usos. La gente del lugar y de otros de la provincia venían a bañarse, pescar o utilizan sus aguas para regar los huertos próximos. Conocidos son los charcos de la tía Curra, de Lázaro (la piscina de Benalup durante muchos años), Redondo,  o los dos de los Arrieros. Una parte del curso medio del río Celemín esta hoy ocupado por el pantano. Este embalse se encuentra entre la Sierra Momia y la Sierra Blanquilla, y su presa se apoya en los cerros Campanillón y Pico Puerto de Reyes. 



El alcornoque es el árbol característico de la comarca, pero ni es el único, ni en todas las zonas nos lo encontramos con la misma intensidad. Estamos ante el alcornocal más extenso y mejor conservado del mundo. El Parque Natural de Los Alcornocales constituye una evocación de las primitivas selvas ibéricas. De hecho, ha sido elegido el "mejor bosque de España". Además del alcornoque hemos de destacar como especies que se dan en el parque el quejigo, la encina, el acebuche, los madroños, la carrasca, el labiérnago, el majoleto, el mirto... Especial mención merecen la drosófila y los canutos. La drosófila es una planta insectívora de unos 10 cm. de altura y flor amarilla en primavera, sus hojas se hallan cubiertas por unos pelillos que segregan unas gotas pegajosas para cazar y digerir a los insectos de los cuales extrae el nitrógeno que no puede tomar del suelo. También podemos encontrar en este parque las gargantas o canutos, un bosque de ribera peculiar de estas sierras, que se hallan en las cabeceras de los ríos y arroyos, denominadas gargantas. El microclima que se produce hace que aparezcan especies propias de zonas tropicales formando el bosque de laurisilva, compuesto por hiedras, helechos, laureles, acebos, madreselvas y ojaranzos. 



Entre la fauna de los alcornocales encontraremos gran cantidad de rapaces e insectívoras, además de mamíferos como la jineta, el tejón, el turón, la comadreja, el zorro, el meloncillo, el ciervo y el corzo; reptiles como la culebra de escalera, la bastarda, la de herradura, el lagarto ocelado, lagartijas y la víbora hocicuda; y una gran cantidad de anfibios.



Como en el resto del pueblo no va a ser hasta la mitad del siglo XIX cuando esta zona empiece ésta a estar medianamente poblada. La cantidad de personas que vivió en la sierra fue importante, pero nunca la densidad ni las actividades desarrolladas en ella fueron de tal forma que causaran daños irreparables en el medio ambiente. En los años sesenta ese bosque humanizado que era la sierra, empezó a dejar de serlo, lo que junto a la declaración de parque natural de los alcornocales el 18 de julio de 1989 explican que sea el espacio mejor conservado de Benalup-Casas Viejas. También como el resto del pueblo, históricamente ha sido, como tendremos ocasión de comprobar, un lugar periférico donde el desarrollo económico ha sido menor que en el resto del estado español lo que también ha contribuido a un mayor grado de conservación medioambiental. 



En definitiva, nos encontramos en un lugar que reúne unas condiciones físicas excepcionales para el desarrollo turístico de bajo impacto medioambiental, como es el proyecto Wakana Lake. Sobre las humanas e históricas versarán las próximas entradas.

0 comentarios: