La iglesia en Casas Viejas


Los audios de hoy tratan sobre la religión. Uno de los temas, como antropólogo que era, que a Mintz le interesaba más. Hablando sobre el siglo XX dice sobre la iglesia en Los anarquistas de Casas Viejas: "En los pueblos pequeños la sombra de la iglesia llegaba a todas las casas. Los ritos y doctrinas católicos penetraban en la vida cotidiana: el saludo diario(¡Vaya con Dios!); el calendario; las misas; y una miríada de costumbres sociales ofrecían homenaje a Dios, la Iglesia y el cura. La Iglesia controlaba la educación: establecía las normas de conciencia y de conducta, ordenaba los ritos y archivaba las partidas de nacimiento, los certificados de boda y de defunción. La asistencia a misa y la actitud frente a la Iglesia señalaban alianzas de clase social e indicaban el grado de conformidad social...Los hombres y mujeres de clase social media y alta (terratenientes, funcionarios y muchos dueños de tiendas de clase media), los que trabajaban para ellos (los capataces de los cortijos vecinos y los dependientes de las tiendas) y los defensores del orden social (el guardia civil y los carabineros) asistían a Misa los sábado por la tarde y los domingos por la mañana".  Es lo que le cuenta Juan Moreno al principio del audio a Mintz.




Ya he contado muchas veces que lo que más escondió Mintz en su estancia en Benalup era su condición de judío. También como esta le hace entender la necesidad de preservar la memoria y explica su querencia por toda la memoria histórica de este pueblo que estaba perdida. Pero Mintz era más un judío cultural, que un estricto cumplidor de los ritos religiosos sionistas, teniendo siempre muy claro como dijo Mañez en su homenaje que “el cura era el que mandaba en el cotarro”. 



Prosigamos con Los anarquistas de Casas Viejas: "Pocos campesinos iban a misa. La iglesia se mostraba hospitalaria con las clases media y alta, haciendo sentirse excluidos a los campesinos. Estos se reunían en el café, no en la iglesia". Es lo que dice Juan Moreno en el audio. Ante esa actitud de los campesinos los curas se lo recriminaban utilizando el refranero, como aparece al final del audio. De hecho esa canción de "la iglesia no voy porque estoy cojo..." cuentan que era la favorita del Padre Muriel cuando se acercaba a los bares y se encontraba con gente que no solía frecuentar la iglesia. 



En el audio queda muy clara la postura de un hombre tan esceptico y al mismo tiempo moderado como Juan Pinto cuando habla sobre las procesiones que se organizaban para que lloviera o su concepción de los curas y la iglesia. Sobre lo primero cuenta Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas: "Aunque Casas Viejas no tenía santuario, su población local no quedó inmune al encanto de los milagros y su magia. Cuando había sequía y se percibía la necesidad de una intervención divina, Don Diego, el cura, organizaba una procesión en que aldeanos y niños llevaban en hombros la estatua de La Dolorosa de la iglesia al río Barbate. Los seguidores se metían en el río, arrojaban agua al aire para simular lluvia y rezaban para que lloviera... Incluso los escépticos estaban de acuerdo sobre los resultados positivos de estas peregrinaciones otoñales; pero también se daban cuenta de que el cura esperaba la aparición de nubes procedentes del mar antes de pedir la asistencia divina. Además, los escépticos poseían un buen número de tradiciones folklóricas que contrarrestaban las leyendas milagrosas de cada santo y santuario existente en la vecindad". Como curiosidad pongo lo que transcribe Mintz sobre lo que piensa Juan Pinto sobre la religión en Los anarquistas de Casas Viejas para que se pueda comparar con el audio real. 
Juan Pinto: No diré si la Iglesia es verdad o mentira. Todo lo que puedo decir es que debe haber un espíritu en el mundo que nos haya traído a la vida. Pero de esto no se deduce que Dios nos mantenga vivos. Dios no hizo la iglesia ni nada más. La iglesia fue construida por un albañil. Los santos los hizo alguien que supo cómo hacerlos. Ahora creo que debe haber control sobre todo si queremos evitar los malos pensamientos. Pero si los curas fueran a trabajar, en vez de hacer de curas y no hacer nada, sería mejor. Deberían ir a trabajar como cualquier otro. Sólo están en la iglesia en dos horas. El resto del tiempo deberían tener un trabajo, pero no tienen nada qué hacer. Si hubieran menos sacerdotes también sería mejor, ¿no es cierto?"



Transcribo los audios: 
J.M.- ¿Los domingos van a misa?
Juan Moreno.- Los domingos van a misa les pagan unas perrillas. El señorito les paga. Como están colocados en sus fincas tienen la obligación de ir a  misa. Los obreros no vienen a misa, vienen los entregados de los señoritos. Los obreros no. ¿Los obreros como van a ir a la iglesia? Los señoritos critican de que los obreros no vayan a la iglesia. ¿Cómo van a ir a la iglesia si ustedes no los miran? Si ustedes no los miran en la calle como van a venir a la iglesia a sentarse
J.M.- ¿Qué piensas de la iglesia?
Juan Pinto.- Yo digo como usted de los toros. Si hubiera menos curas sería mejor.
J.M.- ¿La gente aquí dice que la iglesia es mentira?
Juan Pinto.- Yo no digo que sea verdad o mentira. Yo digo que un espíritu habrá en el mundo que nos ha traído. De ahí no va a partir que Dios nos traiga vivos. Dios no ha hecho la iglesia. La iglesia la ha hecho un albañil. Y los santos uno que sabe hacerlos. Ahora yo creía que eso será para respetar los malos pensamientos. Pero los curas si fueran para trabajar sería mejor. Hay que estar dos horas, vale, el demás tiempo trabajando. Yo no digo que eso sea malo. Yo no huyo. Yo fui a misa el otro día. Me afeisté y fui a la misa de mi hermana.
J.M.- Se dice que la misa es mentira, ¿por qué no dice la verdad?
Juan Pinto.- Yo no digo que echen mentira. No los entiende uno, como hablan latín, no lo entiendo, como si hablan en inglés
J.M.- ¿Conoce como se hace la cruz?
Juan Pinto.- Si para presinarse. Yo lo hago poco, pero sé que la gente lo hace. Yo me meto, me siento allí y ya está y me paso de largo y no voy al agua
El tiempo que yo he estado en el campo no he ido a esas cosas. He tenido que estar metido en el campo para criar a mis siete hijos y no me ha dado tiempo a escuchar historias, ni nada.
J.M.-¿Recuerdas el último día que fueron a pedir agua?
Juan Pinto.- El último día no, de muchas veces sí. Iban al río con un santo, San Elías, que es el que tenía que traer el agua. Se llevaba tanto tiempo sin llover, pues todo el mundo pedía agua. Cuando sacaban el santo era cuando el cura sabía que venía agua. Y aquel día lo sacaba y casi siempre llovía al llegar a la iglesia. Pues ya el pueblo confiaba en San Elías. San Elías era del Cuervo y creían en él, porque llovía. Si tu dices yo quiero pipas y te las dan. Por eso creían la gente. Querían agua y como el santo la ha arrimado, eso es que San Elías es Dios, que es el que nos ha traído el agua.
J.M.-¿Por qué se quitaban?
Juan Pinto.- Ya no creían porque lo oyen por la radio. La radio dice que llueve por tal sitio. Ya para que quieres San Elías, si sabes que dicen agua en Canarias, al otro día está aquí el agua. Ya no hace falta llevar el santo aquí. Creían porque no había radio. Eso era antes, como las brujas...

Informante.- A la iglesia no voy porque estoy cojo, al bar si me voy poquito a poco. Que viva María, que viva Rosario, que viva Santo Domingo que lo ha fundado.
Foto Mintz

sociedadreligionpopular.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV