Casas Viejas en 1906. El affaire Cantalejo. 2

En 1906, como durante mucho tiempo antes y después, Medina estaba muy lejos de Casas Viejas y los poderosos abusaban de la impunidad que le otorgaba su posición y el aislamiento y la marginalidad de la “aldea”. El caso de las obras en la calle San Juan que hizo José Cantalejo para incluir dentro de su propiedad una fuente que siempre había sido pública ejemplifica muy bien esta característica general. 




Resulta que José Cantalejo Grimaldi, un antiguo concejal asidonense y propietario de varias fincas en Casas Viejas como el actual bar de Ricardo, confitería y casa de las Alcántara o del patio de su nombre y de los actuales Jardines de Murillo, se apropió de la fuente de Cristobillas o las fuente de los muertos para uso particular de su huerto. 



Los primeros que denuncian la apropiación indebida son los peritos de Casas Viejas. Así en un escrito dirigido al alcalde pedáneo le comunican: “Los que suscriben peritos prácticos de albañilería de esta aldea denuncian  a usted la obra de reforma de fachada que se está verificando en la casa nº6 de la calle San Juan por el vecino de la misma Don José Cantalejo. Sin autorización competente. Casas Viejas 30 de octubre de 1906". Pero como Casas Viejas estaba muy lejos de Medina y Cantalejo tenía mucho poder pasó cerca de un año, la obra se quedó realizada, hasta que varios vecinos encabezados por Pedro Romero Parrado, denunciaron el caso al juzgado municipal y se abrió el expediente oportuno. En un principio la denuncia no sólo no tiene efecto, sino que se ataca a Pedro Romero Parrado, como se en este escrito que Antonio Del Río, el alcalde pedáneo envía al alcalde de Mediana”En esta fecha pongo oficio al Exctmo señor Gobernador Civil de la Provincia dándole conocimiento de que ha sido citado el vecino de esta Aldea Pedro Romero Parrado para que diga en que sitio se han hecho obras sin título para ello y denunciando al Juzgado municipal como me interesada V.D en su atenta comunicación fecha 11 del corriente. Dios guarde a VD. Muchos años. Casas Viejas a diciembre 16 de 1906”



Pero ante el abuso y el atropello que representaba cerrar la calle e incluir la fuente en su huerta la presión popular y las denuncias de Pedro Romero dieron sus frutos. Y así ocho meses más tarde, el caso cambia radicalmente de rumbo. 



En las actas capitulares del Ayuntamiento de Medina de  20-7-1907 se puede leer: “Dada cuenta del expediente a instancia de don Pedro Romero Parrado y otros vecinos de la aldea de Casas Viejas, sobre la fuente denominada de los Muertos, se acordó como propone la Comisión municipal de Policía urbana que se practique sobre el terreno una inspección ocular por una Comisión del Ayuntamiento compuesta de los Señores Don José Sánchez Reyes, alcalde presidente, y concejales Don Francisco Lozano Candón, don Manuel Benítez Ricardo y don Salvador Hidalgo y Pardo de Figueroa (Márquez de Negrón)"



José Cantalejo Grimaldi reconoce su error un mes más tarde, reconociendo que el manantial pertenece al común de los vecinos y se compromete a instalar una fuente que vierta sus aguas a la calle pública. El carnaval de 1908 recoge el incidente y el intento de apropiación indebida. Esta resolución es la que explica el recodo que existe en la calle que permite el acceso público al manantial.  

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV