headerphoto

XXV ANIVERSARIO DE LA SEGREGACIÓN DE BENALUP-CASAS VIEJAS. Planteamiento 1

El 20 de marzo próximo se cumplirán 25 años de que el BOJA publicara  que Benalup era un pueblo oficialmente independiente. El hito será contemplado desde distintos puntos de vista y percibido de formas totalmente distintas. Ya lo decía Campoamor: “En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.



Así para unos pasará desapercibido, para otros lo relacionarán levemente con la Vaquilla que es lo que les importa. También hay sectores que consideran que es una gran ocasión para celebrar el pistoletazo de salida del reciente desarrollo del pueblo, progreso que es admirado por todos los visitantes que vienen al pueblo. También los hay que consideran que no hay nada que celebrar, que fue una oportunidad fallida y que no hubo logros colectivos, solo individuales y partidistas. 



Mi cristal es poliédrico y da imágenes más complejas. Como no creo que exista el blanco y negro absoluto, la gama cromática de grises resultantes me resulta más real. Y me parece que es el momento oportuno y adecuado para reflexionar sobre el evento y sobre todo sus antecedentes, porque en ellos encontramos las causas de sus características. Por eso huyendo de todo tipo de maniqueísmo, estando convencido de que ésta se produjo por mucho más que los aciertos o desaciertos de una persona o dos, o partido, sino que es un proceso que viene desde la misma formación como pueblo,  voy a dedicarle al evento de los XXV años de Independencia cuatro secciones. 



La primera, y más extensa, dedicada a los antecedentes. Empezando en el poblamiento disperso, me detendré en el proyecto de 1821, para luego extenderme en el siglo XIX. Un repaso por la segunda república y el franquismo, me llevará a la transición y el momento donde se culminó el proceso de Segregación. Otra sección se la quiero dedicar a documentos y fotos. Tengo algunos, albergo la esperanza, iluso de mí, de que me mandéis otros. La tercera sección se la voy a dedicar a los personajes de esta Segregación, por el momento tengo pensado hacerle una semblanza a Bernardo Cózar Romero, a José Suárez Orellana, Alfonso Pérez Blanco, Ángel Guillén Benítez, Nicolás Vela Barca, la Coordinadora y Francisco González Cabaña y Juan Cornejo. Por último estoy preparando una cuarta sección  con colaboraciones de la gente. He pedido artículos con motivo de este XXV. De momento llegan a la decena, esperemos que vengan más. Los publicaré en riguroso orden de llegada.



En definitiva, se trata de una mirada a este evento desde la historia de Casas Viejas, que es precisamente el título de este blog. Da la sensación, a mí al menos, como si hubiera un poco de pudor y resquemor a hablar sobre el tema. Tengo para mí que toda la parafernalia, término que no tiene ningún matiz peyorativo, montada en torno a las medallas honoríficas que se llevan otorgando hace ya unos años corresponde a un intento de rebajar la tensión política que provocaba la celebración de la Segregación. El año pasado una periodista merodeó en torno al tema del término conseguido y desde la fontanería de alguna institución se le instó a que no tocará ese tema, pues era un asunto político, partidismo barato.



Ya dije al principio del artículo que da toda la impresión que el asunto va a pasar por más pena que gloria para la mayoría de la población de Benalup-Casas Viejas. Les he mandado a mucha gente que yo creía que tenía muchas cosas que decir una invitación para que haga un artículo para este blog sobre el asunto, lo mismo que desde Brezo y Castañuela estamos tratando de organizar una mesa redonda sobre el asunto para el día 18 en la posada Casas Viejas, la mayoría no ha respondido. No saben, no contestan. 



Respetando y la mayoría de las veces entendiéndolo, como no puede ser de otra forma, el posicionamiento individual de cada uno ante el asunto, yo creo que hay que aprovechar este 25 aniversario para intentar comprender cómo y por qué se le asignó a Benalup un término tan poco natural y tan injusto, cuál fue la razón que el proceso concluyera una vez consolidada la democracia y establecido el sistema de partidos en Cádiz y la Janda. Me gustaría que nos acercáramos al fenómeno por el cual el movimiento independentista siempre ha sido liderado y protagonizado por una minoría ilustrada o educada, manteniéndose, salvo casos excepcionales en la transición, al margen de ese proceso las clases populares. También será interesante entender las relaciones entre las oligarquías casaviejeñas y asidonenses y como ambas intentan manejar al resto de la población en función de sus intereses políticos y económicos. Pero me parece que la cuestión más interesante es intentar aproximarnos a entender como si el proceso de la independencia o segregación se inició en 1821, como dejó establecido meridianamente Antonio Morillo, no es hasta 1991, 170 años después cuando se consigue. Creo que para ello es necesario poner en el tablero la derrota que sufrió el mundo de los campesinos de Casas Viejas. 



En fin un viaje más que interesante que le tiene la guerra declarada al fomento del catetismo y fatalismo, utilizando las armas del debate, de la reflexión, del conocimiento y de la cultura. Parafraseando a Antonio Machado escribiré: “Cuidaos de quien os aconseje que no os metáis en Historia, porque eso es que quiere hacer la Historia sin vosotros". Somos lo que somos, o aquello en lo que la historia nos ha convertido. ¿O no?

0 comentarios: