headerphoto

La historia de B-CV en sus documentos. El Tajo de las figuras. Fotografías. 4


El tercer bloque corresponde al francés Abate Breuil y a su ayudante el inglés Burkitt. Estos vienen también en 1913 pero estas fotografías aparecerán en su libro Rock paintings of Southern Andalusia con cuyo estudio situaron al Tajo de las Figuras como uno de los lugares emblemáticos de la Prehistoria andaluza.


El abate Breuil en un abrigo

La foto es de Breuil en 1917. En primer plano el dolmen número 4, el de la listona.
 al fondo los casarones de Antonio Ordóñez y el Tajo de las Figuras


Al contrario que los españoles Cabré y Pacheco estos dos ponen su énfasis en la riqueza del entorno geográfico y biológico. Reconocen unas atalayas desde donde se observa un magnífico paisaje y se justifica la presencia humana desde la prehistoria. La proximidad de la Laguna de Landa y su rico ecosistema completarían las condiciones necesarias.


Foto Mergalina. 1924

El cuarto bloque es para Cayetano Mergelina. Quizás el más extenso en sus juicios el aspecto antropológico que en 1924 en su libro Los focos dolménicos en la  laguna de la Janda escribía “Todavía, por desgracia, junto a las breñas que forman el famoso cortado es posible reconocer una organización y un vivir esencialmente neolítico. Pastores, gentes pobres, apegados al estrecho rincón en que han nacido, levantan sus chozas del mismo modo que cientos de años antes las levantara el pueblo constructor de los dólmenes… El ajuar de estas chozas es también interesante. Junto a cacharros de cerámica corriente traída del pueblo cercano, es dado ver el dornillo o cuenco de madera de chaparro hecho de una sola pieza y hábilmente trabajado, recipiente muy usado en la región… En algún rincón, el camastro hecho con ramas ahorquilladas, estrecho, como conviene a lo reducido de la choza, y cubierto de estera de palmito. La impresión que causan estas habitaciones, sobre todo cuando se entra en ellas después de trabajar en el descubrimiento de los dólmenes, es imborrable. No parece sino que, después de visitar las tumbas, se penetra en el poblado neolítico, tal es el poder de persistencia de lo viejo, que imponen, un medio idéntico, una organización de vida parecida y el abandono más completo”.  Además de fotos relativas a este aspecto le hizo varias a los dólmenes que los propietarios y fuerzas vivas del pueblo no le dejaron investigar.



Las tres fotos son sobre los dólmenes del Celemín. De Mergalina en 1924.



El quinto bloque está dedicado a Andrés Mañez Ordóñez, el nieto de Antonio Odóñez, el dueño de aquel casarón y cabras cuando se descubrió en 1913 la cueva. Su amigo Martí Mas Cornellá, el mayor especialista en estas pinturas escribió sobre él: “Conocí a Andrés una mañana del 14 de julio de 1985, en mi primera visita al Tajo de las Figuras. Aquel mismo día me invitó a comer un gazpacho en el Cortijo de la Herrumbrosa. Por la tarde continuamos estudiando las demás cavidades del conjunto rupestre. Andrés era un hombre honesto, inteligente, observador, curioso… Entre 1985 y 1993 pasamos largas temporadas, cada año, investigando las pinturas prehistóricas… Analizábamos juntos las figuras, buscábamos nuevas cavidades y prospectábamos Sierra Momia. Sus comentarios eran siempre sugerentes y originales… La sociedad actual le debe a Andrés haber protegido y cuidado el arte rupestre del Tajo de las Figuras, de Sierra Momia, de Benalup en definitiva, en una época en que estaba lejos de ser puesto en valor, como se dice ahora… Conocía palmo a palmo el lugar en donde nació. Se interesaba por los animales, las plantas… Amaba a su familia y a sus amigos, entre los que creo llegamos a contarnos”. 


0 comentarios: