headerphoto

La historia de B-CV en sus documentos. El Tajo de las Figuras. Fotografías 3

Primera expedición 17-4-1913. Arriba a la derecha Victorio Molina, el práctico y José Espina.
Abajo Antonio Pérez Balnco, los dos hermanos Vela y Rafael Bernal

En esta sección de documentos de la historia de B-CV las fotografías no van a tener un protagonismo especial. Sólo aparecerán cuando la naturaleza de ellas sea tan importantes que así me lo aconseje. Este es el caso de las fotografías existentes sobre el Tajo de las Figuras. El descubrimiento al mundo científico del Tajo de las Figuras no sólo va a significar la primera vez que la zona aparece en los medios de comunicación o el pistoletazo de salida para el estudio de la prehistoria de la provincia gaditana, también proporciona las primeras fotografías que poseemos de la zona. Y como son realizadas por estudiosos venidos de fuera se convierten en unos interesantes documentos históricos.
En burra el práctico, luego los dos hermanos Vela Morales, en el caballo blanco
Antonio Pérez Blanco y a la derecha a pie Rafael Bernal. En el primer plano a la izquierda José Espina Calatriu. 

Voy a dividirlas en cinco bloques. El primero corresponde a la expedición que José Espina organizó para el conocimiento de aquellas pinturas en los lugares conocidos con los nombres tan significativos del Peñón del Tajo de las Figuras o Sierras de las Momias, aunque también era conocido con el nombre de Tajo de la Segura. Rafael Bernal médico asidonense se puso en contacto con su colega José Espina, médico y propietario de Casas Viejas para que hiciera posible la visita del experto cura gaditano Victorio Molina. José Espina contactó a su vez con los dos propietarios del terreno los hermano Juan y José Vela, que se hicieron acompañar a su vez de Antonio Pérez Blanco y del guarda de campo o práctico que trabajaba con ellos. De la importancia dada a esta excursión es una señal que Victorio Molina hiciera venir a ella a un  fotógrafo  de Cádiz. Fechas más tarde Victorio le da una copia de la foto a  Rafael Bernal para que se la dé a José Espina. Es lo que aparece en la tercera foto. 

"A mi distinguido compañero y muy querido amigo Don José Espina Calatriu.
Recuerdo de la excursión al Tajo de Figuras que le dedico su att Rafael Bernal. 17-4-1913"

La comunicación que hizo Victorio Molina a la Real Academia de la Historia después de esta expedición condujo a los prehistoriadores  españoles Eduardo Hernández Pacheco y Juan Cabré a conocer las pinturas de la Laguna de la Janda. En este bloque todas las fotografías son de Juan Cabré, menos la última que es de Hernández Pacheco. Vienen de Madrid y les llama la atención como en la zona se vive en condiciones parecidas a las del Neolítico, por ello ponen su atención en los casarones y las chozas que abundan en la choza. 

En la fotografía de Juan Cabré Aguiló de 1913 observamos un primer plano del casarón de
Antonio Ordoñez Camacho, al fondo la Cueva del Tajo de las Figuras y el corral de cabras


 Hernández Pacheco comenta “No debe haber cambiado mucho el aspecto del país de los tiempos prehistóricos a los actuales”. Juan Cabré y Eduardo Hernández Pacheco en  Pinturas Prehistóricas del extremo sur de España (Laguna de la Janda) dicen: “Al pie del tajo hay un amontonamiento de grandes peñascos de arenisca, entre los que brota una fuente. Junto á ella están edificadas unas cabañas de cabreros, con sus paredes de piedras trabadas toscamente con barro; otras chozas tienen las paredes de ramaje; los techos están construidos con los carrizos y espadañas que con tanta abundancia crecen en la laguna. Las puertas son de corcho, y por su aspecto y construcción tienen gran analogía con las cabañas de los pueblos salvajes y seguramente guardarán alguna reminiscencia de las que habitaron los hombres de la edad de piedra”

En la foto de Cabré aparecen las dos niñas  Francisca y María Ordóñez Moreno. María casó con Manuel Mañez, el cual, más tarde, tuvo que vender el pedazo de tierra donde vivía, lo que hoy es el Tajo de las Figuras para hacer frente al impuesto de la contribución que le exigía el Ayuntamiento de Medina. 
Otra fotografía de Cabré del mismo lugar. El padre de las dos niñas aparece sentado en el ángulo inferior derecho.
Es Antonio Ordóñez Camacho, casado con Concepción Moreno. 
La foto de Cabré también es de 1913. Buscando pinturas rupestres Cabré y Pacheco
 se topan con este cazador y "su secretario" a los que fotografían, junto a sus perros de caza. 





0 comentarios: