headerphoto

El carnaval como periódico del año. Carnaval recuperado 1978-1983. La visita de Felipe González en 1978. 8

Uno de los acontecimientos más importantes del año 1978 fue la visita que con motivo de la campaña electoral de la Constitución de 1978 hizo Felipe González a Benalup. Era un medio día de noviembre. Venía acompañado de José Rodríguez de la Borbolla y Manuel Chaves. Un joven Felipe González visita Benalup en campaña electoral pidiendo el sí para el referéndum de la Constitución a celebrar el 6 de diciembre de 1978.
Eran años de oposición a la UCD de Adolfo Suárez, todavía quedaba un poco lejos octubre del 82 en que por primera vez gana las elecciones y accede a la presidencia del gobierno. Venía acompañado por José Rodríguez de la Borbolla, que luego sería Presidente de la Junta de Andalucía y por Manuel Chaves,  Ministro de Trabajo en el primer gobierno de Felipe González  y Presidente de la Junta de Andalucía, posteriormente.



En las fotos aparecen también  algunos miembros del PSOE local, José L. Pérez Ruiz, Benito Enrique José Gómez, José Coronil, Antonio Orellana…   Era domingo a mediodía; Felipe González y la comitiva que le acompaña,  recorren las calles céntricas del pueblo y dirigen unas palabras a militantes y simpatizantes en la Casa del Pueblo que estaba en la calle Cañuelo, en un local alquilado a Manuel Pérez.



Se cuenta la anécdota de que Felipe perdió un bolígrafo en esta visita. Paco Rios, el letrista de los Travolta,  utiliza la visita de Felipe González y la pérdida del bolígrafo para ironizar y fantasear con cuestiones sexuales de forma picante:
El día que vino Felipe
en todo el pueblo fue una locura
hubo hombres y mujeres
que se prendaron de su hermosura
No sólo las muchachitas 
se le acercaron dándole besos
sino que muchas casadas
se le agarraban en el pescuezo
a mi me han dicho de una
que a don Felipe le cogió el lápiz
y se le escapó un suspiro
cuando lo notó tan grande
que el boli de su “mario”
dice que no la relaja
y echa mano al de Felipe
cuando tiene que echar una firma.   

Por su parte los Dormilones recogen el acontecimiento de otra forma distinta. La letra denota la admiración y la alegría porque un político tan querido y admirado viniera a visitar el pueblo:
Nadie aquí imaginaba
que nos iba a visitar, 
un domingo por la mañana
ese hombre tan popular.
A las claritas del día
ya no se podía ni andar,
de tanta gente que había
para su mano estrechar.
En nuestra Casa del Pueblo
ya no se cabía más,
la gente emocionada
uno un beso le dio,
y cuando Felipe hablaba
creo que uno se desmayó.

Los dos cuplets se centra en la alta expectación que levantó la visita del líder del socialismo. Hay muchas anécdotas sobre aquella ocasión. A mí me ha impresionado siempre  como en la casa de una familia de tradición anarquista, muy castigada por la represión subsiguiente a los sucesos y a la Guerra Civil se prohibió taxativamente a las hijas que salieran ese día a la calle el día que Felipe González visitó Benalup. La anécdota refleja que aunque en esa época ya se estuviera en democracia y el carnaval ironizara con la visita del político la huella profunda de la represión sufrida, era como la sombra del ciprés, bastante alargada.

0 comentarios: