El carnaval como periódico del año. Carnaval recuperado 1978-1983.Las Cencerrás. 6

Los ecos del pueblo 1979
"El control social en la Andalucía rural no se operaba por medio de regulaciones gubernamentales y supervisión policial, sino por medio de sanciones sociales a rumores y otras formas de crítica y censura públicas. Por Carnaval, las conductas dudosas se pregonaban en público en forma de canciones." (Mintz). La cencerrá es una especie de broma o fiesta que esconde una ácida crítica a los que se unan en matrimonio en condiciones no aceptadas socialmente, bien porque uno de la pareja sea viudo o muy mayor. 


Tres son las causas por las que se realiza la cencerrá y por las que no está bien vistos por la sociedad civil este tipo de matrimonio. Por un lado, influye la tradición cristiana de la sexualidad que veía mal que los viudos se casaran para disfrutar sexualmente. Por otra parte, apuntan los antropólogos que desde el punto de vista social significaba una competencia para miembros más jóvenes y además económicamente podía significar que los hijos del primer matrimonio tuvieran que repartir herencia o la perdieran. Tanto las autoridades civiles como eclesiásticas han prohibido secularmente estas bromas.  En el Ayuntamiento de Medina bajo la dictadura de Primo de Rivera se aprobó un bando el 2 de febrero de 1926 prohibiendo las cencerradas. Ya que se decía que esta práctica era “una bárbara costumbre”, con la que se hacía“escarnio y afrenta del matrimonio” que, según se decía, era un “acto sagrado, legal y natural”, según recoge Diego Caro en su libro de Historia de Medina.“La cencerrá” es una tradición de gran raigambre popular que ha estado vigente en España hasta hace muy poco tiempo. En B/CV se estuvo dando hasta en los años ochenta. En este contexto el carnaval se hacía eco de las cencerradas que hubiera en estos años. En este post vamos a analizar las de 1979 y 1982.

El carnaval como periódico, como anuario, fijo su atención en el año de 1979 en la boda de Mendez. Lo cuenta así Mintz en Coplas de Carnaval. “En 1979, en Benalup, varios graciosos cuplés saludaron la boda de un viejo de 80 años y una mujer de etnia gitana. De tres de las versiones incluidas aquí, una es sumamente directa, otra incluye imágenes cómicas y la tercera emplea folklore andaluz.
La boda de Méndez


Tuvimos una boda 
el año pasado 
que todo el pueblo 
mucho ha comentado.
Con mucha ilusión 
el Méndez se casa 
ya más que ochentón.  
El Balilla hizo 
de cura y padrino 
como sería todo 
yo ya me imagino.  
Pero lo mejor 
fue aquella noche 
haciendo el amor.
Ella se prestaba a todo 
por si él afloja la “guita” 
pero no lo consiguió 
y con sus castas 
al viejo mandó.

(Ecos del Pueblo, 1979) (i)


Una noticia graciosa
el pueblo entero escuchó
que en la tienda del Balilla
había surgido el amor.
El Méndez a una gitana
en matrimonio se unió,
y cuando llegó la noche
habría que verlos a los dos.
El tiene ochenta años
no sabemos si atacó,
pero algo le fallaría
cuando ella lo abandonó.
Y es que la artillería
en “tó” la noche no disparó.

(Dormilones, 1979)


Cuando el Méndez y la gitana
se conocieron y se "juntaron"
en la tienda del "Balilla"
con mucha gracia lo celebraron.
Ella le decía "Juanito"
tómate ya dos copas de menta
y tu verás en la cama
la calentura que a ti te entra
dice un antiguo refrán 
que morirá con la "pinga" tiesa
todo el que no sea calé
y con gitanas se acuesta
como eso sea verdad
el día que el menda se muera
tendrán que hacerle la caja
con un boquete en la”tapaera”.
(Los Travoltas 1979)


La primera escrita por Angelín y Pepe el Colmena es la mejor rimada y estructurada. La segunda copla escita por Diego Mateo y dirigida la agrupación por Baltasar Montes de Oca la más popular y se relaciona con la vieja tradición carnavalesca de aprovechar incidentes sexuales para sacar la vertiente más sarcástica de la fiesta. La tercera está escrita por Paco Ríos y aunque parte del mismo suceso, no se queda en él, imaginando lo que pasaría el día que muriera el Méndez.



Seguimos con Mintz y sus coplas de carnaval: "Cuatro años más tarde, en 1982, un soltero mayor edad conocido por el apodo familiar de Gallinito decidió  casarse, por lo que tuvo que afrontar, en su propio patio, los burlones sonidos de la cencerrada y las irritantes canciones, incluyendo el siguiente cuplé del maestro, Ángel Guillén, cantado por su comparsa Los Primaveras.

El soltero que se arrepintió de casarse  
con la "solterona"
porque dijo el gachó que tenía
el "chumino" como una fregona.
Sin embargo cambió de opinión
al entrarle pirula rabiosa.
Mi amada, ¡cuánto te quiero!
cásate por todas tus castas,
que tengo la "mamanduca"
tan tiesa como una estaca.
Deja, Rosa, que te toquen
cencerros y panderetas,
pero el toque más bonito
es el toque de "retreta".
Te lo pienso de dar yo
de un sopletazo con mi trompeta 
.
          (Comparsa Primavera, 1982)
Jesús Máñez y su murga Los hijos de la Ramona ofrecieron otra versión de la ocasión:

Por fin con aquella vieja,
Gallinito se casó
y le entró hasta diarreas
del gustazo que le dio.
Le tocaron los cencerros
por tres noches de sequía
y el pobre del Gallinito
el sueño no lo cogía.
Y la vieja le decía:
--Paquito, anda y ve al Cuartel
--Espera un poco cariño
porque ahora la tengo en pie.

(Los Hijos de la Ramona, 1982)
En este caso, la esposa, sin embargo, no era una figura marginal del pueblo (como lo fue la gitana ridiculizada hacía tres años). La pareja se negó a aceptar las risas sin protestar, tal como recuerda el compositor Jesús Máñez:
[Esto es] de un viejo que se casó con una vieja, y entonces le tocaron los cencerros unas cuantas noches, como hacían los antiguos. Cuando se casaba un viudo, le tocaban los cencerros durante tres noches, y, hasta que el que se había casado no invitaba al personal, a los que le tocaban los cencerros, le estaban tocando los cencerros todas las noches, hasta que los invitaban. Y entonces les saqué el couplet  ése como algo que sucedió (de veras), vamos.
["¿Qué pasó? ¿Lo invitaron a alguna copa?"] ¡Qué va! Él no llegó a invitar. Él lo que hizo es llegarse al cuartel y denunciarnos a todos.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV