headerphoto

Maratón de lectura de los anarquistas de Casas Viejas


El lunes 11 se llevará a cabo la magnífica idea de realizar un maratón de lectura del libro Los anarquistas de Casas Viejas de Jerome Mintz.
Dice el Facebook del Ayuntamiento: “El día 11 de enero, fecha exacta en la que ocurrieron los hechos, se va a celebrar un maratón de lectura, en la Biblioteca Municipal, de manera ininterrumpida que comenzará, a partir de las 9:00 horas hasta las 15:00 horas, en horario de mañana, con la participación de los alumnos de 5º y 6º de primaria de los CEIP Tajo de las Figuras y Padre Muriel, y los alumnos de 1º de la ESO del IES Casas Viejas. La sesión de tarde comenzará a las 16:00 horas, con los alumnos del Centro de Educación de Adultos y todo aquel que quiera incorporarse a la lectura. El objetivo será leer el libro “Los anarquistas de Casas Viejas”, de Jerome Mintz, desde el principio hasta el fin si es posible. Todo ello con la finalidad de rendir homenaje a las víctimas y acercar la historia reciente de nuestro pueblo a la gente de a pie”. 
Carla, Isabel, Jerome y Aarón 



Como sabéis me dedico a la enseñanza y sé que la curiosidad de niños y adolescentes es insaciable. La pregunta que más se va a escuchar el lunes es: ¿quién era este hombre? ¿qué hacemos aquí? ¿Por qué se hace esto? 



Creo que el maratón de lectura constituye un acto de restitución y agradecimiento por todo lo que Jerome Mintz ha hecho por los casaviejeños. Pero además se hace en el templo de la cultura, en la biblioteca, en el centro cultural que lleva su nombre. Repitámoslo, que me gusta. Centro Cultural Jerome Mintz. Pero la trascendencia va más alla, hasta tal punto que si Vetusta, Mágina o Macondo están ligadas para la eternidad a Clarín, Muñoz Molina y García Márquez, Casas Viejas lo está a Mintz por mor de los libros.




Los anarquistas de Casas Viejas es el mejor y fundamental libro escrito sobre los sucesos de Casas Viejas. Lo dice gente tan importante como Julián Casanova:“ El libro básico para la insurrección de Casas Viejas es el de Jerome R. Mintz, los anarquistas de Casas Viejas…”o Gerard Brey:“constituye la indispensable obra de referencia sobre casi un siglo de la historia social”.   Pero además  hay que apuntar en el haber los cambios que este libro generó en la metodología histórica. “Es, como no, una obra maestra de la historia oral”. (Geoffrey W. Conrad y Alvin H. Rosenfeld).  O como dicen Ángeles Pérez y Carmen Morente:” Y, por último, todo este esfuerzo documental es completado con la utilización de las fuentes orales; con multitud de entrevistas a los protagonistas implicados en los acontecimientos. Horas de reflexiones, datos, comentarios, basados en el recuerdo, en la memoria sobreviviente, que atraviesan el libro de Jerome R. Mintz”.   



Las primeras versiones de los sucesos se caracterizaban por su falsedad y fueron propagadas a través de la prensa. Será Miguel Pérez Cordón, al que siguieron Sénder, Guzmán,… quien inicie el ciclo de la imposición de la verdad. Desde el punto de vista historiográfico, al igual que le había ocurrido a los primeros periodistas que llegaron al pueblo,  los analistas de estos acontecimientos utilizaban  fuentes oficiales del estado por  eso sólo se conocía una versión  sesgada y sectaria, ello ocurre  hasta que aparece Mintz en 1965. El Americano a través de sus investigaciones contribuye a dignificar el papel  de los campesinos, de las víctimas, las grandes olvidadas, pero sobre todo, utilizando la información aportada por estos y otras fuentes escritas pone los cimientos para la reconstrucción y conocimiento, no solo de los hechos, sino también de todo el mundo de estos campesinos de Casas Viejas. 



Por ello con la llegada de Mintz en 1965 se inicia una nueva etapa en la concepción, percepción y conocimientos de los sucesos y su mundo. El camino sería largo y no exento de obstáculos, polémicas, tergiversaciones, manipulaciones… hasta llegar a la situación actual. Porque además del resultado y el legado dejado con sus investigaciones, el mérito de su obra también reside en las enormes dificultades y obstáculos que tuvo que solventar para llevarlo a cabo. Hubo que superar la desconfianza lógica y mutua entre un catedrático de antropología que vivía en una urbanización que no se podía ir andando y unos campesinos tradicionales andaluces. El idioma fue un gran acicate. Me gusta contar que una de las primeras veces que Mintz vino a Benalup en la pensión pidió jabón (soap en inglés) para lavarse, pero le llevaron sopa. A estas barreras había que unirle la resistencia que el franquismo tanto el sociológico como el oficial, representado sobre todo por el desden de aquellas élites y por los obstáculos que la Guardia Civil, le puso a su trabajo. A ello hay que unirle los problemas religiosos.  Jerome Mintz era judío y fue una de sus características que más escondió en su estancia en Benalup. Tanto él como su familia. Cuando Carla Mintz vino en el 2007 su madre Isabel le preguntó si ya nos habíamos enterado de que eran judíos.
Betty Mintz y Koby Tavel. Esposa y nieto de Jerome.  Foto actual.



Conozco la obra de Mintz, nunca buscó agradar a las autoridades, ni le interesaba el Benalup oficial, puso su objetivo en el Benalup real, el cotidiano, en su esencia. Por eso no ha sido fácil que se le reconozca su labor y su legado. Los poderosos no se lo perdonaron nunca. Todavía hay quien sostiene que solo le interesaban los tópicos y eso que estuvo viniendo a Benalup  más de 20 años y terminó sabiendo de nuestra historia y sociedad más que nadie. En fin, el tiempo pone a cada uno en su lugar y  aquí estamos esperando que mañana se haga el maratón de lectura sobre su libro en el centro cultural que lleva su nombre.  



Hay mucha gente que la única foto que tiene de su abuelo o de su madre se lo debe al americano, también la hay que tienen hasta películas sobre su familia, pero sobre todo, hay un pueblo que a través del estudio de su historia, de la recuperación de sus raíces, de la puesta en valor de sus avatares e hitos históricos le han ayudado a recuperar su dignidad y su autoestima que otros arrebataron y dejaron por los suelos. Por eso mañana los alumnos del centro de adultos y los de 5º, 6º y 1º de ESO de Casas Viejas (y quien quiera participar) van al centro cultural Jerome Mintz a leer una de las obras cumbres de la historiografía mundial; LOS ANARQUISTAS DE CASAS VIEJAS. ¡Qué gran idea!


Arriba y abajo presentación y popurrit de la comarparsa el americano, una de las mejores iniciativas que se han hecho en este pueblo para recuperar y homenajear el legado de Mintz.

 

0 comentarios: