Entradas

Mostrando entradas de enero 4, 2015

Las víctimas como protagonistas

Imagen
En los cientos de ocasiones que los Sucesos han salido a la palestra pública el protagonismo ha recaído en Rojas, Azaña, los anarquistas, los socialistas, los republicanos, las guardias de asalto, los diputados, los franquistas… muy pocas veces los protagonistas verdaderos han sido las víctimas. En el centro que se inaugura mañana estos lo son; recordemos el nombre; Espacio conmemorativo de la memoria de las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas.

Un lugar para la memoria

Imagen
Está confirmado el ECCV se abre el domingo a las 12.00 horas. Para muchos benalupenses la apertura de este espacio conmemorativo implica un desahogo, un alivio, una alegría… no sólo por lo que significa de restitución para la dignidad de las víctimas y del pueblo general, sino también por el desconsuelo que se producía siempre que un visitante preguntaba por algo relacionado con los Sucesos. Parecía un sin sentido que uno de los lugares más emblemáticos de la historia contemporánea española no tuviera nada que recordara lo que fue llamada la tragedia de la Segunda Repúlica.

Las víctimas mortales de los Sucesos de Casas Viejas. IV.- La razzia de las siete de la mañana. 5. Consideraciones generales y precedentes. a

Imagen
Nos encontramos ante uno de los actos centrales y más sanguinarios de estos Sucesos. A las cuatro la mañana termina el asalto con la quema del casarón y la muerte de sus ocupantes. Las fuerzas del orden se retiran. En la pensión San Rafael (hoy bar Tato) se establece el cuartel general, allí se cena y se sigue bebiendo. Poco antes de las siete de la mañana se encontraban en la fonda, Luis Barberán Madueño, el guardia de asalto herido Madras, los enviados del gobernador civil Arrigunaga, Gessa y Suffo, los médicos Ortiz y Hurtado, el alcalde pedáneo Bascuñana, varios paisanos cuya identidad se desconoce y los oficiales de Asalto y Guardia Civil.

Velatorio

Imagen
Esta fotografía tiene historia. Vista así, sin saber quien aparece y que están haciendo tiene una dimensión totalmente distinta a cuando se averiguan esas cuestiones. Es una de las muchas que tardamos mucho tiempo en averiguarla y sabíamos que se trataba de algo especial, ya que había una serie de unas 15 fotografías sobre el mismo plano, pero en distintas secuencias. Pepe González estableció que la casa era la de los Cortabarra en la calle Nueva, el mismo lugar que la famosa foto de las chozas, pero una década más tarde. Luego nos enteramos de que se trataba de un velatorio.

A vuelta con las deudas. Por José Luis Gutiérrez Molina

Ya se está convirtiendo en una tradición el artículo de José Luis Gutiérrez Molina por estas fechas sobre los Sucesos de Casas Viejas. En esta ocasión lo ha publicado en andaluces.es. Recomiendo su lectura, obviamente.

Espacio conmemorativo de la memoria. El largo camino

Imagen
Desde el 11 de enero de 1933 hasta el 11 de enero 2014 que se va a inaugurar el espacio conmemorativo de la memoria de las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas ha pasado mucho tiempo, hecho que ni ha sido gratuito, ni fortuito, ni exento de dificultades. Desde el principio se impuso el miedo, el silencio, el tabú, el olvido, la polémica, la utilización partidista. Desde que el mismo 11 de enero de 1933 gran parte de la población huye a la Morita y otros campos cercanos hasta la polémica por el nombre del hotel huertos de la libertaria, pretendido, en el 2005, por colocar un punto de inflexión.

Andrés Múñoz, el torero de Casas Viejas

Imagen
Andrés Muñoz Ladrón de Guevara, había nacido en 1907, vivía en la calle Nueva número 2, lo que hoy  es calle Doctor Rafael Bernal. Su madre era Manuela Ladrón de Guevara. Casado con Isabel Fernández Armenta, tenía un hijo Juan Manuel y era el segundo hermano mayor de un total de seis (José, Mercedes, Francisco, Ana María y Teresa). A finales de la segunda república se significa políticamente y entra a militar en la Falange Española, ocupando el puesto de Secretario local.

La plantilla del bar de Pepe

Imagen
En 1968, el asidonense José Candón, afincado hacía muchos años en Benalup, deja de trabajar en el Bar Román y abre el suyo propio. Lo hace en la calle don Manuel Sánchez y, esta decisión, le traería alguna incomprensión de los vecinos, que pensaban que el bar estaba muy lejos del centro del pueblo.