headerphoto

Paneles informativos de B-CV. Valores patrimoniales. 3

Foto de Manutrillo
El segundo panel introductorio se sitúa en la oficina de turismo. Se titula Valores Patrimoniales. Suelo decir cuando me preguntan si este pueblo es bonito, que quizá urbanísticamente no tenga los encantos de otros pueblos vecinos como Vejer, Alcalá o Medina, debido a que se formó en torno al problema agrario en el siglo XIX, por tanto, es un pueblo nuevo. Pero los alrededores aglutinan una serie de atractivos que lo sitúan a la cabeza de España en valores patrimoniales.
Evidentemente, como decíamos en la otra entrada de esta serie, la explicación hay que buscarla, en la situación. Al sur del sur, en la zona de transición de la zona templada y cálida, entre dos continentes, entre dos mares, el frio y grande Atlántico y el pequeño y caliente Mediterraneo. Dentro de Andalucía y la provincia de Cádiz también tiene una posición privilegiada, pues se encuentra entre la sierra, la antigua laguna de la Janda y las playas amplias y arenosas de esta parte del Atlántico. De ahí deriva su riqueza natural, su gran biodiversidad. Pero esta diversidad y riqueza no sólo es física, sino que también su posición le ha permitido que por aquí pasaran desde los primeros pobladores de la historia hasta los emigrantes actuales pasando por los fenicios, los romanos, los árabes, los visigodos y luego el mundo cristiano. 



En la primera parte del panel, a la izquierda se habla sobre esta diversidad natural, centrándose en las dos orillas separados por un estrecho que desgraciadamente nos separa, más que nos une. Dice así: “ En 2006 la UNESCO aprobó la inclusión en la Lista Mundial de Reservas de la Biosfera de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo (RBIM), promovida por la Junta de Andalucía y el Reino de Marruecos.
La RBIM tiene como objetivo fomentar la conservación de la biodiversidad y el uso sostenible de los recursos por parte de las poblaciones locales. La reserva gestiona un millón de hectáreas de ambas orillas impulsando la cooperación de sendos países, acercando dos territorios que comparten numerosos aspectos de su patrimonio natural y cultural. Es la primera reserva en contar con un mar dentro de sus límites.
La RBIM abarca algunos de los espacios naturales más emblemáticos de las provincias de Cádiz y Málaga en Andalucía y de las provincias de Tánger, Tetúan, Larache y Chaouen en el norte de Marruecos. Entre ellos se encuentran el Parque Natural de los Alcornocales y su homólogo en la zona marroquí, el Parque Regional de Bouhachem, que comparten características ambientales similares.
La riqueza natural compartida entre ambas orillas proviene en gran medida de la posición de frontera zoológica y ruta migratoria entre los continentes europeo y africano y que determina el enriquecimiento en especies ya sea de paso o nidificantes estacionales. La separación física que supone el Estrecho y las circunstancias históricas y culturales han determinado no obstante las diferencias entre ambas orillas y han favorecido la biodiversidad natural y cultural existente en la actualidad.
Entre las especies de fauna destaca en la zona marroquí la presencia de 40 especies de mamíferos entre los que destacan el jabalí y la nutria comunes a ambas orillas, además de la mona rabona. Se han identificado un total de 117 especies de aves nidificantes con distintos grados de amenaza como el alimoche o el águila real. Entre los reptiles existe una gran riqueza de especies de serpientes y tortugas, concentrando la zona norte de Marruecos el 50 por ciento de los anfibios del país.
Ambas orillas del Estrecho comparten un 75 por ciento de su flora vascular, destacando la presencia de formaciones endémicas de pinsapo así como encinas, alcornoques y una gran variedad de formaciones de matorral y pastizales.
El estrecho de Gibraltar es el único contacto entre el Mediterráneo y el Atlántico y por el pasan especies migratorias como el atún rojo. También podemos encontrar cetáceos cómo delfines, calderones, cachalotes, orcas o incluso rorcuales comunes”. 



Pero las semejanzas no solo son físicas, también humanas. Agustín Coca y Manutrillo realizaron un documental sobre el descorche a ambos lados del estrecho. Se llamaba Nosotros los hombres del corcho. En la introducción dice: “La Reserva Intercontinental de la Biosfera Andalucía- Marruecos contiene enormes masas de alcornoques que han sido apropiados por sus habitantes. Son el producto de la modelación desde el saber y el sudor de colectivos que han construidos estos socioecosistemas. Este documental pone en valor uno de los recursos etnográficos emblemáticos en el PN Los Alcornocales y en el SIBE Jbel Bouhachem: la saca del corcho, los procesos técnicos productivos asociados, las formas de organización del trabajo, los saberes.... Las distinciones, similitudes y especificidades que se dan a uno y otro lado del Estrecho de Gibraltar nos hablan del valor indiscutible de unos bienes que forman parte de la riqueza patrimonial de estos territorios”.

0 comentarios: